lissettej - DROGAS
   
  lissettej
  Inicio
  RECETAS DOMINICANA
  El CuerPo HuMaNo
  PLANTAS Y REMEDIOS CASEROS
  Trucos de belleza
  Vitaminas y Minerales
  PRIMEROS AUXILIOS
  ETICA MEDICA
  TIPOS DE ENFERMEDADES
  VIH/SIDA
  ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL (ETS)
  ENFERMEDADES MENTALES
  ENFERMEDADES GENETICA
  EL EMBARAZO
  TU BEBE
  ABORTOS
  COMPORTAMIENTO Y CONDUCTA HUMANA
  SeXo , sExUaLiDaD y SeNsUaLiDaD
  DROGAS
  AlCohOLiSmO
  Bulimia Y Anorexia
  Obesidad
  eXaMeNeS Y pRuEbAs mEdIcA
  EDUCACION SEXUAL
  RELACION DE PAREJAS
  LA VIOLENCIA
  SEXO AL DESNUDO
  AmOr Y SeXo..
  Solo para mujeres...
  PARA MUJERES
  PARA HOMBRES
  HOMBRES VS. MUJERES*
  LIBRO DE VISITANTES
  MIS FOTOS

lissettej copyrigth derechos reservados 2011
          Droga

Una droga es toda materia prima de origen biológico que sirve para la elaboración de medicamentos, siendo el principio activo la sustancia responsable de la actividad farmacológica de la droga. Otra acepción es la referida a las sustancias de abuso.



Condiciones para que una sustancia sea considerada "Droga"

Para que una droga sea considerada como tal ha de cumplir estas características:

  • Ser sustancias que introducidas en un organismo vivo son capaces de alterar o modificar una o varias funciones psíquicas de éste (carácter psicotrópico o psicoactivo).
  • Inducen a las personas que las toman a repetir su autoadministración por el placer que generan.
  • El cese en su consumo puede dar lugar a un gran malestar somático o psíquico (dependencia física o psicológica).

 

Clasificación

Las drogas han sido clasificadas según múltiples sistemas de categorización, predominando, en la actualidad, las clasificaciones en función de sus efectos farmacológicos. 

Entre los diferentes tipos de clasificación empleados a lo largo del tiempo destacan los siguientes:


 

Según los efectos producidos en el sistema nervioso central

La clasificación de las drogas según los efectos que producen a nivel del sistema nervioso central constituye el sistema de clasificación más aceptado en la actualidad (frente a la distinción entre drogas duras y blandas o legales e ilegales).

Según éste las distintas sustancias podrían clasificarse en una o varias (drogas mixtas) de las siguientes categorías:

 



Ejemplos de Clasificación de algunas Sustancias según sus Efectos sobre el
Sistema Nervioso Central
Sustancias Depresoras del SNC Sustancias Estimulantes del SNC Alucinógenos
Alcohol Cocaína LSD
Opiáceos (Heroína, Morfina, etc.) Anfetaminas Psilocibina
Benzodiacepinas Nicotina Peyote
Barbitúricos Xantinas (Cafeína, Teína, etc.) Drogas de síntesis
Cannabis y derivados    
Inhalantes    




Según su nivel de adicción

Droga Potencial de adicción
1 Nicotina 100/100
2 Metanfetamina fumada 98.53/100
3 Crack 97.66/100
4 Metanfetamina inyectada 94.09/100
5 Valium (Diazepam) 85.68/100
6 Metacualona 83.38/100
7 Secobarbital 82.11/100
8 Alcohol 81.85/100
9 Heroína 81.80/100
10 Anfetamina vía Oral (Crank) 81.09/100
11 Cocaína 73.13/100
12 Cafeína 72.01/100
13 PCP (Fenciclidina) 55.69/100
14 Marihuana 21.16/100
15 Extasis 20.14/100
16 Setas alucinógenas 17.13/100
17 LSD 16.72/100
18 Mescalina 16.72/100

De esta lista al menos tres son de venta legal en las tiendas y son de uso corriente en la sociedad occidental: la nicotina del tabaco, el café y el alcohol. También se puede conseguir con receta: el Valium, donde curiosamente su alto poder de adicción contrasta con los estudios de quienes creen que es un placebo. La consideración legal de éstas es sin duda muy diferente de las del resto de la lista.



Drogas duras y blandas

La clasificación entre drogas duras y blandas es una forma poco precisa y arbitraria de designar a las drogas que en la actualidad se encuentra en desuso.

En su origen esta distinción pretendió servir para distinguir las drogas altamente adictivas que comportan serios daños a la salud (duras), de las poco adictivas, que no presentan un riesgo grave para quien las consume (blandas).

A pesar de ello esta distinción es aún empleada tanto en el discurso oficial como en el habla informal:

Curiosamente, algunas drogas blandas como el cannabis y el khat están prohibidas en la mayoría de los países, mientras que drogas duras como el alcohol pueden ser adquiridas (aunque con restricciones) en la mayor parte del mundo. Esta paradoja ha causado controversia.

La distinción entre drogas duras y blandas es importante en la política de drogas de los Países Bajos, entre otros estados, donde ciertas drogas blandas gozan de la tolerancia oficial, aunque casi siempre están sujetas a restricciones en cuanto a su comercio, producción y consumo.

 

Drogas legales e ilegales

Consiste en la clasificación de las sustancias en función de las restricciones legales establecidas en cada estado particular respecto al consumo, producción y venta de las diferentes sustancias. 


Así, en la mayor parte de los países
occidentales las drogas se clasifican según la normativa legal, del siguiente modo:


Tipos de drogas y su efecto

Nombre de Droga:

Alcohol

Tipo de Droga:

Depresivo

Datos para los Padres:

Veinticinco por ciento de los estudiantes en octavo grado admiten haberse intoxicado por lo menos una vez.

Otros Nombres:

Cerveza, vino, licor, booze

Forma de Consumo:

Oral

Efectos:

Adicción (alcoholismo), mareos, nausea, vómitos, resacas, dificultad de expresión, sueño interrumpido, problemas motores, conducta agresiva, problemas al embarazo, depresión respiratoria y muerte (en dosis altas).



Nombre de Droga:

Anfetaminas

Tipo de Droga:

Estimulante

Datos para los Padres:

El uso crónico puede causar psicosis con síntomas de esquizofrenia.

Otros Nombres:

Speed, uppers, ups, hearts, black beauties, pep pills, capilots, bumble bees, Benzedrine, dexadrine, footballs, biphetamine

Forma de Consumo:

Oral, inyectado, jalado o fumado.

Efectos:

Adicción, irritabilidad, ansiedad, presión alta, paranoia, psicosis, depresión, agresión, convulsiones, pupilas dilatadas, mareos, falta de sueño, falta de apetito, malnutrición, altos riesgos al VIH, hepatitis y otras enfermedades contagiosas si es inyectado.


Nombre de Droga:

Meta-anfetaminas

Tipo de Droga:

Estimulante

Datos para los Padres:

Algunos usuarios no duermen por 3 a 15 días.

Otros Nombres:

Speed, meth, crank, crystal, ice, fire, croak, crypto, white cross, glass. "Ice" es el nombre que se le conoce en las calles para el tipo que se fuma.

Forma de Consumo:

Oral, inyectado, jalado o fumado.

Efectos:

Adicción, irritabilidad, agresión, hipertermia, derrames cerebrales, paranoia, psicosis, convulsiones, toxicidad en el corazón y los vasos sanguíneos, alucinaciones, arritmia, formicación (la sensación de que insectos andan por debajo de la piel).


Nombre de Droga:

Ecstasy

Tipo de Droga:

Estimulante

Datos para los Padres:

Es la droga más popular en fiestas nocturnas (llamadas raves) y es la más común de las conocidas como "designer drugs".

Otros Nombres:

XTC, Adam, MDMA

Forma de Consumo:

Oral

Efectos:

Disturbios psiquiátricos como el pánico, la ansiedad, la depresión y la paranoia. Tensión muscular, nausea, visión borrosa, transpiración, palpitaciones elevadas, estremecimientos, alucinaciones, desmayos, escalofríos, problemas para dormir y falta de apetito.


Nombre de Droga:

Ritalin

Tipo de Droga:

Estimulante

Datos para los Padres:

Algunos niños la compran o se la roban a sus compañeros en la escuela.

Otros Nombres:

Speed, west coast

Forma de Consumo:

La pastilla es reducida a polvo y es jalada o inyectada.

Efectos:

Falta de apetito, calenturas, convulsiones y dolores de cabeza severos. Alto riesgo al VIH, hepatitis y otras infecciones. Paranoia, alucinaciones, repetición de movimientos y tareas sin sentido excesivos, estremecimientos, tics musculares.


Nombre de Droga:

Herbal Ecstasy/Efredina

Tipo de Droga:

Estimulante

Datos para los Padres:

Ingredientes principales son la cafeína y la efredina.

Forma de Consumo:

Oral

Efectos:

Palpitaciones elevadas y presión alta. Ataques epilépticos, infartos, derrames cerebrales y muerte.


Nombre de Droga:

Designer Drugs

Tipo de Droga:

Estimulantes

Datos para los Padres:

El cambio estructural de las moléculas de una droga para crear una sustancia nueva resulta en lo que se conoce como "Designer Drugs"

Otros Nombres:

Synthetic heroin, goodfella

Forma de Consumo:

Inyectado, jalado o fumado.

Efectos:

Parálisis respiratoria instantánea. Alta posibilidad de sobredosis por su potencia. Muchos de los mismos efectos de la heroína.


Nombre de Droga:

Cocaína

Tipo de Droga:

Estimulante

Datos para los Padres:

Una droga muy adictiva. Uso frecuente puede producir la paranoia, alucinaciones, agresión, insomnio y depresión.

Otros Nombres:

Coke, snow, nose candy, flake, blow, big C, lady, white, snowbirds.

Forma de Consumo:

Jalado o disuelto en agua e inyectado.

Efectos:

Adicción, dilatación de las pupilas, presión y latidos del corazón elevados. Respiración elevada, ataques epilépticos, infartos, insomnio, ansiedad, inquietud, irritabilidad, temperatura elevada, muerte de una sobredosis


Nombre de Droga:

Crack

Tipo de Droga:

Estimulante

Datos para los Padres:

Una forma barata de la cocaína que puede ser aún más adictiva.

Otros Nombres:

Fumado.

Efectos:

Igual que la cocaína.


Nombre de Droga:

Heroína

Tipo de Droga:

Opiáceos

Datos para los Padres:

Los que usan la heroína rápidamente desarrollan una tolerancia a la droga en forma que necesitan más y más para sentir los efectos o para sentirse bien.

Otros Nombres:

Smack, horse, mud, brown, sugar, junk, black tar, big H, dope.

Efectos:

Adicción. Vocalización poco clara, paso lento, pupilas contraidas, párpados perezosos, problemas con la visión nocturna, adormecimiento, depresión respiratoria o falta de respiración, resequedad de la piel, infecciones epidérmicas. Alto riesgo a VIH, hepatitis y otras enfermedades contagiosas, si se inyecta.


Nombre de Droga:

PCP

Tipo de Droga:

Alucinógeno

Datos para los Padres:

Los cigarrillos de marihuana pueden ser bañados en PCP sin que el fumador se entere.

Otros Nombres:

Angel dust, ozone, rocket fuel, peace pill, elephant tranquilizer, dust.

Forma de Consumo:

Jalado, fumado, oral o inyectado.

Efectos:

Alucinaciones. Experiencias de desdoblamiento, problemas con la coordinación motriz, inhabilidad de sentir dolor, ataque respiratorio, desorientación, temor, pánico, agresión, alto riesgo al VIH, hepatitis y otras enfermedades contagiosas si se inyecta. Muerte.


Nombre de Droga:

LSD (Lysergic Acid Diethyl amide)

Tipo de Droga:

Alucinógeno

Datos para los Padres:

El más común de los alucinógenos. Las pastillas normalmente son decoradas con diseños coloridos o personajes animados.

Otros Nombres:

Ácido, Acid, microdot, tabs, doses, trips, hits, sugar cubes

Forma de Consumo:

Oral o como gelatina/ líquido puesto en los ojos.

Efectos:

Temperatura y presión elevada, falta de apetito, falta de sueño, estremecimientos, alucinaciones crónicas.


Nombre de Droga:

Hongos

Tipo de Droga:

Alucinógeno

Datos para los Padres:

Muchos de los consumidores consiguen las esporas de los hongos por correo.

Otros Nombres:

Shrooms, caps, magic mushrooms

Forma de Consumo:

Masticados o hervidos y tomados como té.

Efectos:

Presión elevada, transpiración, nausea, alucinaciones.


Nombre de Droga:

Inhalantes

Datos para los Padres:

Cientos de productos caseros son jalados o inhalados para drogarse. Todos pueden ser tóxicos.

Forma de Consumo:

Los vapores son inhalados.

Efectos:

Dolor de cabeza, debilidad muscular, dolor en el abdomen, cambios drásticos en el humor, agresión, nausea, sangra la nariz, daño al hígado, el riñón y los pulmones, desequilibrios químicos peligrosos, falta de coordinación, fatiga, falta de apetito, se disminuye la capacidad de oír y la respiración; hepatitis o neuropatía periférica por uso constante.


Nombre de Droga:

Marihuana

Tipo de Droga:

En promedio, la primera vez que los adolescentes la prueban es a los 14 años.

Datos para los Padres:

Weed, pot, reefer, grass, dope, ganja, Mary Jane, sinsemilla, herb, Aunt Mary, skunk, boom, kif, gangster, chronic, 420.

Forma de Consumo:

Fumada o consumida.

Efectos:

Ojos rojos, boca seca, uso de razón limitado o afectado, razón del tiempo alterado, habilidades que requieren concentración o coordinación son afectadas, como manejar un auto; paranoia, ataques de ansiedad intensificados, percepción alterada, se dificulta el asimilar información nueva, problemas con el aprendizaje, la memoria, la percepción y el criterio, problemas con el habla, con escuchar, pensar, atención de información y resolución de problemas.


Nombre de Droga:

Esteroides

Tipo de Droga:

Los que la usan están sujetos a más de un 70% de efectos secundarios dañinos.

Datos para los Padres:

Rhoids, juice

Forma de Consumo:

Oral o inyectado al músculo.

Efectos:

Cáncer del hígado, esterilidad, rasgos masculinos en mujeres, y femeninos en hombres, agresión, depresión, acné, cambios de humor.


Nombre de Droga:

Tabaco

Datos para los Padres:

De cada 5 estudiantes en el doceavo grado, uno fuma a diario.

Efectos:

Adicción, problemas con el corazón, la laringe, el esófago, la vejiga, el páncreas, el riñón y la boca, cáncer pulmonar,enfisema y bronquitis crónica, aborto espontáneo, niños nacen pesando poco.

 

DEPENDENCIA 

Cuando alguien siente o cree que no puede vivir sin una sustancia, y la utiliza en forma permanente y de manera compulsiva. 

L
a dependencia a las drogas es una de las formas de consumir drogas. Pero no es ni la única ni la más habitual, desarrollar una dependencia con las drogas es haber llegado a los últimos peldaños de una escalera que se ha comenzado a subir mucho tiempo antes, de manera gradual, casi siempre sin conciencia de ello y por diversos motivos los cuales generalmente son desconocidos o no aceptados por la persona. 

Algunos autores se refieren a una dependencia física y a una dependencia psíquica. 

Aquí, nos referimos al individuo integro, considerando que de ambas maneras prevalece en la persona la compulsión e imperiosa necesidad de consumir la droga. 
 

DEPENDENCIA:  " Sino lo tomo, me muero "   " No importa que sean las 4 de la mañana, ¡¡tengo que conseguir   un quiosco abierto, urgente!! "  " Hablaré en la conferencia, únicamente, si tomo unos tragos...."  " Vamos a ganar el partido porque ya hice, como siempre, lo que  necesito...."  

En estos casos estamos hablando de adicción a las drogas, la adicción es la conducta que alguien tiene, en este caso, con respecto a una sustancia o droga. Entonces nos referimos a la drogadenpencia o drogodependencia.

 



TOLERANCIA

Es un estado de adaptación al consumo de una sustancia con cierta dósis, la cual tiende a ser aumentada paulatinamente para obtenerse los efectos que producía en un comienzo del consumo. 

Es el acostumbramiento del organismo a una cierta toxicidad. 

Con el aumento de la tolerancia se puede ir escalando desde el uso hacia el abuso para llegar posiblemente a la dependencia. Sin embargo, el punto culmine de la tolerancia es diferente para cada persona y varia también con cada sustancia, etc.  


TOLERANCIA:
  " Comencé en la adolescencia probando 1 pitada, al cabo de unos meses fumaba de 1 a 3 cigarrillos por día, ahora que soy adulto fumo mas de 1 atado por día ".  "Juan tiene "cultura alcohólica" toma varias copas e inclusive mezcla bebidas, hasta que llega a ponerse "alegre".  "Empezó probando marihuana, después siguió con cocaína, ahora esta incursionando con heroína". 




SOBREDOSIS 

Es una o varias dosis mayores en cantidad consumida en forma repentina sin que haya sido aumentada paulatinamente efectos entonces serán shockeantes.  

El organismo no pudo producir el acostumbramiento  a una toxicidad mayor. Dependiendo de los niveles de mayores dosís, de la persona y del tipo de sustancia, una sobredosis puede ser mortal. 



 

SINDROME DE ABSTINENCIA 

Cuando una persona ha llegado a ser dependiente de una sustancia, tiene una relación con la misma. El consumo es contínuo y las dósis, según los casos, son administradas en períodos de tiempos más o menos cortos. Cuando por alguna razón la administración de dicha sustancia es suspendida , durante determinado tiempo, se produce un cuadro psicofísico denominado "síndrome de abstinencia". 

Los signos y síntomas que el síndrome representa pueden ser muy variados y puede derivarse hasta en un cuadro clínico de gravedad. 

 

Drogas, alcohol y adolescencia

Los adolescentes abusan de una variedad de drogas, tanto legales como ilegales. Las drogas legales disponibles incluyen las bebidas alcohólicas, las medicinas por receta médica, los inhalantes (vapores de las pegas, aerosoles y solventes) y medicinas de venta libre para la tos, la gripe, el insomnio y para adelgazar.
 
Las drogas ilegales de mayor uso común son la marihuana (pot), los estimulantes (cocaína, "crack" y "speed"), LSD, PCP, los derivados del opio, la heroína y las drogas diseñadas (éctasis). 

El uso de las drogas ilegales está en aumento, especialmente entre los jóvenes o adolescentes. La edad promedia de la que usa marihuana por vez primera es 14, y el uso del alcohol puede comenzar antes de los 12. 

El uso de la marihuana y el alcohol en la escuela superior (high school) se ha convertido en algo común. 

El uso de las drogas esta asociado con una variedad de consecuencias negativas, que incluyen el aumento en el riesgo del uso serio de drogas más tarde en la vida, el fracaso escolar, el mal juicio que puede exponer a los adolescentes al riesgo de accidentes, violencia, relaciones sexuales no planificadas y arriesgadas y el suicidio.
 
Los padres pueden ayudar en la educación a temprana edad acerca de las drogas, estableciendo comunicación, siendo ejemplo modelo y reconociendo desde él las otras comienzan si hay problemas desarrollándose. 



Las señales principales del uso de alcohol y del abuso de drogas por los adolescentes pueden incluir:

  • Físicas: fatiga, quejas continuas acerca de su salud, ojos enrojecidos y sin brillo y una tos persistente.

  • Emocionales: cambios en la personalidad, cambios rápidos de humor, irritabilidad, comportamiento irresponsable, poco amor propio o autoestima, carencia de juicio, depresión y una falta general de interés.

  • Familia: el comenzar argumentos, desobedecer las reglas, el retraerse o dejar de comunicarse con la familia.

  • Escuela: interés decreciente, actitud negativa, faltas al deber, calificaciones bajas, ausencias frecuentes y problemas de disciplina.


Problemas Sociales:
amigos nuevos a quienes no les interesan las actividades normales de la casa y de la escuela, problemas con la ley y el cambio hacia estilos poco convencionales en el vestir y en la música.

Algunas de estas señales de aviso pueden también ser señales indicativas de otros problemas. Los padres pueden reconocer las señales de problemas pero no se espera que ellos hagan el diagnóstico. 

Una manera eficaz para los padres demostrar su preocupación y afecto por el adolescente es discutir francamente con éste el uso y abuso de las bebidas alcohólicas y de las otras drogas. 

El primer paso que los padres deben de dar es el consultar con un médico para estar seguros de que las señales de aviso que descubren no tengan causas físicas. Esto debe de ser acompañado o seguido por una evaluación comprensiva llevada a cabo por un psiquiatra de niños y adolescentes. 

Partiendo del concepto de la Teoría de los Sistemas, se considera que en la familia del adicto, el alcoholismo o drogadicción no es un estado de uno de los miembros de la familia, sino que es un estado de la familia completa, pues este problema se ha convertido en un tema central de su existencia, insertándose en casi todos los aspectos de la vida familiar. 

Hablamos de una enfermedad bio-psico-social y la familia se encuentra afectada en las mismas áreas: algunos miembros padecen de enfermedades psicosomáticas relacionadas a la tensión constante en la que viven, emocionalmente se pueden sentir perturbados por sentimientos de: angustia, temor, enojo, resentimientos, desesperación, culpa, vergüenza, impotencia

 

El rol de los padres frente a las drogas

En nuestra sociedad, ningún adolescente está exento de la tentación de caer bajo el flagelo de la droga. Para prevenirse, es importante que los padres inculquen valores a sus hijos desde pequeños, pero, por sobre todo, que no dejen de escucharlos.

ACEPTEMOS A NUESTROS HIJOS

En lo más profundo, el alcohol, las drogas, la música, la ropa, el peinado, o la forma de hablar de los jóvenes son diferentes maneras de expresar rebeldía. Así se manifiesta el proceso de crecer: como la búsqueda de una identidad propia y separada de los padres. Esta rebeldía contra los valores paternos lleva a la propia valoración: así creciste vos, así ha sido siempre.

El problema aparece cuando los chicos eligen una forma de rebeldía que los lastima, destruye su autoestima y, eventualmente, puede matarlos.

Disfrutá de tus hijos: escuchalos atentamente cuando te hablan, aceptalos y no te desanimes.

HABLÁ CON ELLOS

Aunque no lo hagas bien, tratá. Si lo intentás, tus hijos van a captar tu mensaje: sabrán que son importantes para vos, que sus conflictos te preocupan, que los querés y que estás escuchándolos atentamente. 

TUS HIJOS NECESITAN SABER QUE PUEDEN CONFIAR EN ELLOS. No dejes que la charla acabe en discución, Si es necesario, esperá hasta calmarte. Aunque no te hagan saber si te escucharon o no y creas que no estás llegando a nada, no te desanimes. Seguír tratando. 

Hablá abiertamente sobre el valor de la honestidad, de la confianza en uno mismo y de la responsabilidad para tomar la decisión acertada. Explicales siempre en qué razones basás tus normas y nunca uses un tono amenazante.


CUIDÁ QUE TUS ACTOS REFLEJEN LO QUE ESPERÁS DE ELLOS.

Si escuchas a tus hijos (si realmente los escuchás y sabés leer entre líneas), podés aprender mucho de lo que digan: sobre ellos, sobre el mundo, sobre las drogas. Y también sobre vos mismo.

"El SÍ más elemental es hablar con el corazón. El NO más importante es no hablar solamente vos."

Aunque a veces lo nieguen, muchos padres no se atreven a hablar con sus chicos de drogas, porque sospechan que ellos saben más sobre eso que muchos adultos.

Pero lo que vos no sepas podés preguntarlo. Compartí tus dudas con los maestros y profesores de tus hijos. En su ámbito, ellos enfrentan problemas similares. Juntos pueden resolver muchos interrogantes y encontrar una vía de acción común y complementaria. 

 


COMO PADRES
No existe escuela que nos enseñe a criar hijos; sin embargo una cosa es segura: si estás bien informado, estás en mejores condiciones de ayudarlos.

Hay algo que todos sabemos por experiencia: lo peor que podemos hacer ante un problema es esquivarlo. No por eso dejará de existir. En relación con tus hijos, la alternativa a no hablar de un tema significa que escucharán a otro.

La droga existe, y aunque no nos guste, está aquí, a nuestro alrededor y como padres debemos estar preparados para enfrentarla.

En la actualidad, el consumo de drogas somete a nuestras familias y comunidades a presiones desconocidas hace unos años atrás.

La prevención del uso indevido de drogas comienza desde la concepción de tu hijo y continúa durante

toda su crianza. Hay que aprender a aceptar las características principales de cada hijo, su particular ritmo de crecimiento, sus habilidades, límites e inclinaciones, aunque no sean las que uno hubiese deseado.

SI TENÉS DUDAS, BUSCÁ AYUDA (NO ESPERES HASTA QUE TU HIJO TENGA UN PROBLEMA)

Hay padres que por falta de información o por suponer que nunca van a verse metidos en ese problema deshechan hablar de drogas con sus hijos. Pero hablar es la mejor actitud, aún admitiendo que no se tienen todas las respuestas. No dudes en buscar apoyo si ves que el problema te supera.

CON AMOR Y COMPASIÓN

Muchos pueden ayudar en la prevención del uso de drogas: escuelas, instituciones, profecionales, gobierno. Y es muy importante que lo hagan. Pero ninguno de ellos puede reemplazarte, porque vos no tenés reemplazo para tus chicos. Ese es tu propio valor. Nadie, además, tiene más que perder. Todo consiste en mantenerte cerca, con amor y compasión. Ese es tu poder.

Como conclusión colocamos una frase que resume esto: "Caundo se mueren tus padres, tedicen huérfano; cuando se muere tu esposo te dicen viuda; pero cuando se muere tu hijo, no tiene nombre. Las drogas matan, hablá de las drogas con tu hijo."

 

FORTALECER LA UNIDAD FAMILIAR, TENIENDO EN CUENTA LA IMPORTANCIA DE:

CONOCER MEJOR A SUS HIJOS:

Comprender su comportamiento en cada una de las etapas del crecimiento para entenderlos, orientarlos y apoyarlos de manera que puedan lograr su normal desarrollo.

CONOCER LOS AMIGOS DE SUS HIJOS

Los grupos a los que pertenecen y las actividades que realizan, porque ellos pueden ejercer presión para inducirlos a la experimentación, o al contrario pueden apoyarlos para que digan "NO" a las drogas.

 

Test para saber si su hijo utiliza drogas

La drogadicción es un fantasma que alimenta los temores de todos los padres de un adolescente. Para saber si realmente hay motivos para preocuparse, conteste estas preguntas...


Para el correcto análisis de este test debe tenerse en cuenta que algunos de estos síntomas pueden aparecer en jóvenes que no se drogan. Sólo si suma más de cinco respuestas positivas conviene estar atento o solicitar ayuda profesional.

Considere las siguientes preguntas y responda si o no :

1) ¿Su hijo parece retraído, deprimido, cansado y descuidado en su aspecto personal? ¿Ha dejado a sus antiguos amigos?

2) ¿Lo nota hostil y falto de cooperación? ¿Se han deteriorado las relaciones de su hijo con otros miembros de la familia? ¿Tiene actitudes beligerantes ante sus reclamos?

3) ¿No le va bien en la escuela? ¿Ha empeorado las notas, o la asistencia es irregular? ¿Ha perdido interés por los pasatiempos, los deportes u otras actividades? ¿Han cambiado sus hábitos para comer o dormir?

4) ¿Usa desodorantes o perfumes para tapar algún olor ambiental? ¿Tiene las pupilas dilatadas? ¿Tiene los ojos rojos? ¿Tiene conversaciones telefónicas o encuentros con desconocidos? ¿En su casa faltan objetos de valor? ¿Tiene su hijo una necesidad creciente de dinero? ¿Está más pálido de lo habitual?

5) ¿Encuentra Ud. cajitas de fósforos agujereadas en el centro o el lomo del envase, o algún otro artefacto que serviría para fumar la colilla de un cigarrillo sin filtro hasta el final sin quemarse?

6) ¿Tiene, su hijo, papel para armar cigarrillos (en cajita o sueltos)?

7) ¿Utiliza colirios? ¿Tiene manchas de cigarrillo en los dedos?

8) ¿Tiene feo olor, incluso en la vestimenta y en las sábanas?

9) ¿Posee elementos que permitirían "picar" la droga (como por ejemplo hojas de afeitar, tarjetas duras o cuchillos)?

10) ¿Tiene elementos que permiten aspirar la droga (como por ejemplo bolígrafos sin tapas ni tanque, tubitos, pajitas o billetes enrollados)?

11) ¿La nariz le sangra o gotea a menudo? ¿Tiene dificultades para hablar?

12) ¿Ha detectado cigarrillos de tabaco desarmados (dado que se suele utilizar el filtro, jeringas y algún recipiente pequeño -como cucharas o tapitas de bebidas- para preparar la droga?

Advertir los síntomas del uso de drogas y alcohol requiere estar muy alertas. A veces resulta difícil establecer la diferencia entre el comportamiento normal de los jóvenes y el comportamiento causado por las drogas.

MARIHUANA : Es una hierba de color verde con matices de marrón. Cuando se fuma despide un olor dulce, similar al del "PATCHOULI".

COCAÍNA : Es un polvo de color blanco, de gusto generalmente amargo, que adormece la lengua con el contacto.

 

¿Problema o enfermedad?

El tema de las adicciones es todavía hoy escasamente comprendido, y se mantienen sobre él muchos y profundos mitos que dificultan no sólo su comprensión, sino la recuperación de las personas que lo padecen.

La sociedad en general mira el abuso de drogas y la drogadicción como un problema estrictamente social. Tendemos a creer que las personas que abusan de las drogas o son adictos pueden dejar de usar drogas si lo desean.
 
Ya que no lo hacen, su imagen en el imaginario social se transforma en una especie de construcción hecha a partir de antivalores que los ubica como seres marginales y peligrosos. Sin embargo, esa imagen no tiene en cuenta a miles de personas que están sujetas a adicciones como los psicofármacos, el alcohol, etc., y no presentan ese perfil.

El abuso de drogas y la drogadicción son un problema de salud pública que afecta a muchas personas y tiene amplias repercusiones sociales. Es necesario ayudar al público a reemplazar estos mitos y antiguas creencias erróneas sobre el abuso de drogas y la drogadicción con información científica, para demostrar que estamos hablando de una enfermedad crónica, recurrente y tratable.

La drogadicción comienza con el abuso de drogas, cuando un individuo decide conscientemente usar drogas. Pero la adicción no es solamente uso de drogas, ni siquiera su abuso. Las drogas interfieren con el funcionamiento normal del cerebro creando fuertes sentimientos de placer, y tienen efectos duraderos sobre el metabolismo y la actividad del cerebro. 

En algún momento, ocurren cambios en el cerebro que pueden convertir al abuso de drogas en adicción, una enfermedad crónica y recurrente. Las personas adictas están sujetas a un uso compulsivo de la sustancia, y no pueden dejar de usarla por sí mismos. Necesitan un tratamiento para poder terminar con este comportamiento compulsivo.

 

Prevenir que tu adolescente consuma drogas

Cuando se trata del consumo de drogas es mucho mejor prevenir desde el principio que luego tratar una adicción. Pero ¿cómo pueden los padres prevenir o impedir que sus hijos adolescentes consuman drogas?

Es complicado, y la última decisión sobre si consumir drogas o no solo puede ser tomada por nuestros hijos, pero sí podemos ayudar a que sean responsables y sepan las consecuencias del posible consumo. Y también darles armas para rechazar. 


Promover conductas sanas

La prevención en adicciones clásica dependía casi exclusivamente de la información, tanto para los adolescentes, como para los padres y docentes. Esta información se refería a los tipos de drogas que existían, como se consumían y que efectos producían. 

Este tipo de prevención concluyó por ser en algunos casos una propaganda más que una estrategia preventiva. 

Actualmente el paradigma de la prevención, su filosofía, es la promoción de conductas sanas, objetivo que sólo se puede lograr abordando al individuo desde su más temprana infancia. En esa etapa se forma su sistema de creencia, su sistema de control, sus pautas de interacción, sus valores morales y su socialización. 

Es en este punto donde las instituciones (como la familia, la escuela etc.,) ocupan un papel preponderante en la formación de un sujeto libre de conductas marginales, sujeto apto para la convivencia en sociedad. 

La clave de la prevención es la capacitación de los padres y docentes, es por esto que a continuación enumeraremos algunos mínimos lineamientos para que puedan empezar. 

 

La mejor prevención empieza por casa

Hace poco tiempo las relaciones entre padres e hijos estaban teñidas por una filosofía sumamente Normativa, basada en la puesta de límites, pero muy poco diálogo. 

Hoy parece que esta generación se ha ido al extremo opuesto. Actualmente la filosofía es sumamente Nutritiva, prepondera lo emocional por sobre lo normativo, tenemos niños pequeños conduciendo los hogares, con todo lo que esto implica. 

Por otro lado, el cambio en el lugar de la mujer dentro de la sociedad generó otro enemigo para la educación de nuestros hijos: la culpa de estar afuera de la casa, trabajando. Esta culpa nos hace claudicar a la hora de poner un límite. Hoy encontramos padres excesivamente permisivos que confunden amor con "dejar hacer".

  

La pareja, un trabajo en conjunto

Es necesario que nos pongamos de acuerdo. Los lineamientos en casa tienen que ser parejos, no podemos decirles "no" y el otro progenitor al mismo tiempo decir "si". Los desacuerdos maritales se ven reflejados en el síntoma de un hijo. 

El pondrá a prueba a la pareja. Desde bebé, el niño detecta las fisuras entre los padres y las aprovecha para poder hacer lo que él quiere. Esto le da el poder de fracturar a la pareja, cuestión que lo deja en la indefensión y el pánico. 

 

Sugerencias para las diferentes etapas

  • De 0 a 3 años: El bebé en sus primeros meses de vida depende exclusivamente de nosotros, no sólo para comer, dormir y vestirse, sino para comunicarse. Pasados los primeros tres meses de vida, somos nosotros con nuestras actitudes los que le iremos comunicando al bebé quién determina los tiempos de dormir, de jugar, de comer, etc. 

    También irá decodificando el tipo de pareja que tienen sus padres, si están integrados o fracturados.

    Pongámonos de acuerdo.
    Enseñémosle a esperar.

    Tantos juguetes, logrará contactarse con alguno?
    Esa abuela que lo cuida, ¿continúa con los 
    lineamientos de los padres? 

  • De 3 a 6 años: Dediquémosle tiempo para jugar y charlar, enseñémosle que es en el seno familiar donde se resuelven las dudas los miedos y las dificultades.
    Mostrémosle que él también es responsable de algunas cosas en casa, no esperemos a la adolescencia para que se haga la cama, etc., en ese 
    momento será más difícil.

    La escuela, será el lugar en donde este niño empezará a vivir en sociedad. Testeemos cómo lo hace. Es necesario integrar a la escuela en la alianza educativa. No mostremos fracturas con la institución.
    Comencemos a informar al niño sobre la diferencia entre lo nutritivo y lo tóxico, comenzando por los 
    alimentos, las golosinas y las actividades en general. 

  • De 6 a 10 años: En esta etapa comienzan a consolidarse y fijarse las normas de la familia en la psiquis del niño. Seamos lógicos, coherentes y constantes. No es necesario poner límites con violencia. 

    El límite con amor es fundamental y efectivo. Veamos que el balance entre privilegios y responsabilidades sea viable. Si ponemos una penitencia, ¡cumplámosla!.
    Es importante familiarizarse con las amistades de nuestros hijos; el contexto social en algunos momentos será definitorio.

    La comunicación en esta etapa va cobrando aún mas relevancia. Es importante que nuestro hijo sepa que cuenta con nosotros. Escuchemos, transmitamos mensajes claros, seamos modelos del buen comportamiento, recordemos que la comunicación no es sólo verbal. Pensemos que la hora de cenar o de almorzar son espacios ideales para la comunicación, no los desaprovechemos mirando TV. 

  • De 13 a 15 años: Muchos jóvenes comienzan en esta época a utilizar drogas. Conozcamos los amigos de nuestros hijos. Contrastemos la influencia del entorno, reforcemos normas y modelos a imitar.
    Expliquémosle que el efecto desfavorable de las drogas se ve con el tiempo. 

    El uso de drogas es inmanejable, aunque hoy el mensaje social sea otro. Informémosles que es ilícito y que "no todos lo hacen".

    Enseñémosle a nuestro hijo a decir "no". Entrenemos situaciones supuestas en las que recibirá este tipo de propuestas y cómo hacer para rechazarlas sin sentirse un "tonto".

    Estemos atentos a sus actitudes: si estas comienzan a cambiar bruscamente, consultemos a un centro de rehabilitación.
    Estas actitudes podrían ser: llegadas tarde a casa, cambios de humor repentinos, dormir demasiado, cambiar de amistades, bajo rendimiento escolar, etc.

     

  • De 15 a 18 años: Adelante con los lineamientos. Van a surgir situaciones cada ves mas difíciles, ya que las horas no supervisadas cada vez son mayores. Estimulemos a nuestro hijo para que haga actividades de acción social, deportivas, culturales, es importante reducir el tiempo libre.
     
    El ocio debe ser creativo. Comuniquémonos con los padres de sus amigos, para así poder armar una red de contención.
    Estemos en comunicación con la escuela y procuremos que la Institución también esté interesada en la prevención del consumo de sustancias.



Cómo prevenir el consumo de drogas por los hijos 

¿Qué tipo de mensajes utilizar cuando hablemos sobre drogas?

Debe resaltar las ventajas de no consumir drogas antes que enfatizar lo negativo de su consumo.

Es más efectivo utilizar mensajes sencillos y simples, que incluyan ejemplos cercanos al estilo de vida familiar, que no mostrar situaciones extremas y poco comunes para enfatizar los riesgos del consumo.

Drogas y adolescentes
 Se debe cuidar el lenguaje utilizado, huyendo de términos excesivamente técnicos así como de palabras de argot, que, en un principio parece que nos acercan a los destinatarios, pero que pueden crear una confusión sobre nuestro papel con relación a ellos.
 
Es importante que el padre y la madre sean conscientes de su papel educativo con relación a los hijos. Aunque la cercanía es positiva el papel de padre o madre nos sitúa en una posición diferente a un amigo o compañero y esto debe también ser trasmitido a través del lenguaje utilizado.


¿Es suficiente con transmitir y manejar adecuadamente la información?

La información por sí sola, aunque es un instrumento al servicio de la prevención, no basta, ni siquiera constituye la base fundamental de la actuación de padres y madres. Para que determinada información influya en un comportamiento, ésta debe englobarse en un proceso activo de aprendizaje.

Por lo tanto, solo con hablar a los hijos sobre las drogas o los problemas relacionados con sus usos no se realiza todo lo posible en el ámbito familiar para prevenir los consumos. Es necesario que las actuaciones de padres y madres tengan un carácter educativo.

 

¿Qué relación tiene el consumo de drogas con el tiempo libre de nuestros hijos?

Los momentos de ocio y de tiempo libre son de especial importancia como factores relacionados con los consumos drogas. La ocupación del ocio y el tiempo libre puede ser un factor de riesgo o un factor de protección hacia los consumos de drogas, según la utilización que hagamos de los mismos.

Como factor de riesgo, porque es en estas situaciones en las que se producen, con más frecuencia, las primeras ofertas y contactos con las sustancias, tanto con las drogas legales como con las ilegales. 

Además, la oferta de recursos de ocio que existe en las sociedades desarrolladas pasa principalmente por centros en los que la diversión viene condicionada al consumo de drogas: bares, pubs, discotecas. Este tipo de recursos dificulta la ocupación adecuada del tiempo de ocio.

Pero, sin embargo, no es tan cierto que la oferta recreativa existente actualmente sea limitada, ni para los jóvenes ni para los adultos. La cantidad de recursos culturales (lecturas, cines, teatros, TV., radio, conciertos), deportivos (deportes de competición, deportes de aire libre, artes marciales…), para viajar y de talleres de formación sobre diferentes aspectos (música, baile, pintura, bricolaje, escritura, fotografía…) es en nuestros días muy superior a la existente en otros tiempos.




¿Podemos ejercer algún tipo de influencia en la ocupación del tiempo libre de nuestros hijos?


Los padres, como agentes educativos, deben dedicar sus esfuerzos a la búsqueda de recursos alternativos al consumo y a la motivación a los hijos para su utilización. Fomentar centros de interés que canalicen las necesidades de búsqueda de sensaciones y experiencias en los jóvenes y les dificulten su interés por el tema de las drogas, es una contribución interesante y una importante aportación en la actuación preventiva.

La coherencia que muestren los padres entre los mensajes que dirijan a los hijos sobre la ocupación del ocio (también en otros temas), y la conducta que manifiesten, debe ser siempre completa. No se puede pretender que los hijos desarrollen hábitos adecuados en la ocupación del ocio y el tiempo libre, si en la familia lo que se aprende son hábitos inadecuados en su ocupación: abuso de TV, falta de actividades deportivas o culturales… Una vez más, se pone de manifiesto el papel de la familia y de los padres como modelos de imitación de comportamientos por parte de los hijos y por lo tanto su papel preventivo. 

¿Cuándo y cómo negociamos los horarios de salida y asignación de dinero?

Hijos y drogas Con respecto a las salidas de los hijos, surgen algunos aspectos que suelen crear tensión y discrepancias en el ambiente familiar. Son los horarios de salida y llegada a casa y la asignación de dinero o "paga" que se recibe.

Para establecer criterios en ambos temas se suele emplear el recurso de comparar con otras familias lo que éstas establecen. Así, se marcan los horarios y las asignaciones teniendo en cuenta las que disfrutan los amigos o compañeros.

Como primer criterio puede ser utilizado ya que nos ofrece un primer punto de partida, además, posibilita el sentimiento de que se pertenece a un grupo que tiene normas similares, pero no hay que olvidar que a la hora de establecer las normas que regulan la convivencia familiar, la negociación debe presidir toda nuestra actuación. 

Tanto la asignación como el establecimiento de horarios son conceptos con los que se juega para regular el sistema de refuerzos que posibilitarán el establecimiento y mantenimiento del sistema de normas en la familia.
 
Es decir, si el joven es capaz de cumplir con las normas que previamente negociadas se han establecido, mostrando una conducta responsable, habrá que acompañarla con un grado mayor de independencia y libertad: mayor libertad de horario y mayor autonomía en la gestión del dinero.

Por el contrario, un comportamiento irresponsable deberá traducirse en la supresión de refuerzos: menor libertad de horarios y menor autonomía para gestionar sus recursos económicos. Tiene que existir una coherencia entre el comportamiento de joven y los refuerzos que recibe.

 



Descubrir consumo drogas por los hijos

¿
Y si descubrimos utensilios de consumo y señales físicas?

Entre sus pertenencias aparecen instrumentos y restos de los consumos que realiza: cucharillas, pipas especiales, jeringuillas, papel de aluminio, botellas vacías, restos de sustancias… y signos físicos en su organismo: señales de pinchazos, alteraciones en el tabique nasal… 

¿Qué es lo primero que tenemos que hacer si tenemos cierta seguridad de que consume?

Lo primero que hay que conseguir es el reconocimiento por parte del mismo de su situación de consumo.Hijos y drogas Para ello mantener una postura serena y tranquila, que no incapacite para tomar decisiones importantes será el primer requisito a tener en cuenta.
 
La angustia provocada por la sensación de impotencia no conduce más que a la pérdida de control de la situación y al desgaste de energías, necesarias para afrontar adecuadamente el problema. 

¿Tan mal lo hemos hecho?

En primer lugar es necesario desechar cualquier tipo de sentimiento de culpa. El hecho de que exista un problema de consumo de drogas en la familia no significa que la responsabilidad de tal consumo recaiga directamente en los padres, ni significa que se hayan equivocado en su actuación con respecto a la educación de sus hijos. 

Como hemos visto el consumo de drogas es un fenómeno multifactorial en el que influyen un conjunto de factores entre los cuales se encuentra la familia. Por tanto, no es aconsejable actuar bajo este sentimiento, ni utilizarlo para agredir a otro (al cónyuge o al propio afectado) y liberarse así uno mismo de su carga. 

¿Que actitud mantenemos ante nuestro hijo si tiene un problema de drogas y no lo reconoce?

La actitud que la familia manifieste ante las situaciones de consumo sistemático por parte de los hijos tiene que ver con la consecución del reconocimiento de consumo por parte del consumidor.

Es necesario que el drogodependiente vea una actitud de firmeza en los padres y de exigencia en el reconocimiento de este consumo. No es conveniente que se demuestre una actitud de fracaso, ni de impotencia ante el problema, sino de energía y posibilidad de abordaje siempre que se cumplan unas condiciones que son las que se están exigiendo.

Drogas y adolescentes Esto no debe implicar una actitud autoritaria, ni de falta de comprensión de la situación y del drogodependiente. El diálogo sobre las evidencias con las que se cuenta para asegurar ese consumo y la disposición a prestar apoyo deben ser manifestados en todo momento de una manera abierta y constante. 

¿Y si no nos ponemos de acuerdo entre los distintos miembros de la familia?

Las posturas que manifiesten los distintos integrantes de la familia, especialmente los cónyuges, deben estar coordinadas e ir en un mismo sentido. Siempre teniendo en cuenta las diferencias de puntos de vista de cada uno, así como de caracteres, es importante llegar a un consenso ante la postura definitiva sobre el nivel de exigencias que la familia va a plantear al miembro consumidor. 

Si no existe esta unión, éste puede aprovechar esta situación identificándola como debilidad y mantenerse en posturas cerradas y de poca aceptación de cambio. Puede ser conveniente que la familia considerándola de forma amplia, ya que en ocasiones los abuelos y parejas de los consumidores desempeñan un importante papel, se reúna para tomar una postura común antes de plantear el diálogo con el hijo consumidor y llegar a acuerdos conjuntos.




Hablar de drogas con  los hijos adolescentes 


¿Podemos transmitir en la familia pautas que faciliten el inicio en el consumo de drogas?

Existen consumos de determinadas sustancias que por su carácter legal están muy extendidos en nuestra sociedad, siendo muy comunes, también, encontrarlos en el entorno familiar.

Nos referimos a los consumos de tabaco, alcohol y psicofármacos. Consumos que precisamente porque socialmente tienen una aceptación y un reconocimiento diferente al de otras sustancias, su consumo es también admitido en el ámbito familiar de forma habitual, incluso delante de los hijos.Hijos y drogas

La familia, por su carácter educativo antes reconocido, tiene una responsabilidad en estos temas, y los padres deben tomar conciencia de que con estos comportamientos posibilitan un modelo de imitación y un aprendizaje en las pautas de inicio en el consumo de drogas.

No estamos diciendo que haya que eliminar completamente el consumo de drogas legales en la familia, ya que estamos sujetos a patrones de uso ya establecidos. 

Se trata, más bien, de analizar estas situaciones y ejercer algún control sobre ellas (oferta de sustancias a los pequeños, consumos abusivos de drogas legales, frecuencia y cantidad de uso de alcohol en las celebraciones familiares…). 

¿Es conveniente hablar con nuestros hijos sobre las drogas?

La información es una estrategia fundamental en la prevención del consumo de drogas. Es importante hablar con los hijos. El diálogo y la comunicación son elementos básicos de una buena actuación preventiva en la familia y el campo de las drogas no va a ser distinto. 

Si en el entorno familiar se acostumbra a hablar y a dialogar, si la comunicación forma parte del estilo de vida familiar, no será difícil incorporar en él el tema de las drogas.

Sin embargo, si por el contrario, el diálogo no tiene un peso importante en la vida familiar, los intentos por parte de los padres de abordar el tema de las drogas tendrán peor acogida, convirtiéndose, en ocasiones, en meros interrogatorios. Es necesario para poder hablar sobre drogas, crear previamente un clima familiar que facilite la comunicación y el diálogo y que invite a consultar dudas y exponer experiencias sobre éste y otros temas.



¿Cómo hablamos de drogas si no tenemos información?

 La primera tarea de los padres será estar informados sobre las drogas y sus consumos, sin que esto signifique que deban ser especialistas en la materia.Adolescentes y drogas

Pero la información debe cumplir unas exigencias para asegurar que tenga un carácter preventivo: debe ser OBJETIVA, VERAZ y REALISTA. Al hablar sobre sustancias no se deben dramatizar los efectos de las mismas. 

El “recurso al miedo” no solo no es eficaz, sino que en ocasiones resulta contrapreventivo. Tampoco es conveniente banalizar los consumos o ciertas formas de los mismos.

En ocasiones nuestros hijos tendrán más información que nosotros sobre determinados aspectos referidos a estos temas. Ellos esperan un interlocutor válido, informado, que represente una cierta autoridad en el tema, no solo por ser su padre o madre, también por el nivel de conocimiento que posea sobre la materia.
 
Si se ofrecen mensajes o datos no contrastados, basados únicamente en opiniones, se perderá la capacidad de representar credibilidad ante ellos. Si damos una opinión debemos exponerla como tal, no como un dato contrastado.

Para todo ello no es necesario que los padres se conviertan en expertos, cuentan con la ayuda de profesionales que prestan su apoyo y asesoramiento. 

¿Es diferente la información que se utiliza en función de la edad de nuestros hijos?

Si, debe estar adaptada a la edad, la capacidad de comprensión, la experiencia previa y las expectativas de los hijos. No se puede hablar de la misma forma ante cualquier interlocutor. Es importante tener una información previa del nivel de experiencia que se tiene y adaptar nuestros mensajes a éste. 

Como norma general, cuando hablemos con los más pequeños lo haremos sobre drogas legales, pudiendo abordar con los mayores el tema de las ilegales. ¿En qué momento hablar sobre drogas? No sólo hay que hablar ante la demanda explícita por parte de los hijos, hay momentos (programa de TV., situación de consumo en la calle…) que pueden propiciar nuestra intervención.
 
Pero es muy importante responder siempre ante estas demandas. Los padres deben convertirse en un referente de primer orden en la obtención de información sobre drogas para contrarrestar otras fuentes de información en ocasiones no adecuadas.
 
Para ello deben mostrar su total disponibilidad para atender cualquier pregunta o cuestión y no rechazarlas incluso en situaciones comprometidas.

Pero tampoco es necesario lanzar mensajes de forma continuada e indiscriminada con el propósito de que tengan mayor efectividad. Los mensajes repetitivos, utilizados de esta forma, terminarán por no captar la atención de los destinatarios, perdiendo así su eficacia.

El momento elegido para hablar con los hijos sobre drogas, así como sobre otros temas, es una variable importante que no se debe descuidar. Hay que buscar momentos idóneos, en los que se establezca un lugar adecuado (sin ruidos ni interrupciones), un clima en el que no haya tensiones y donde se piense que el destinatario va a estar receptivo. 

Los momentos en los que se dan situaciones de consumo de drogas (por ejemplo cuando el hijo llega a casa bajo los efectos del consumo de alcohol u otra sustancia) no es un momento adecuado ya que su capacidad de análisis y valoración está alterada. Es más oportuno esperar a otro momento para comentar esta situación.



Mi amigo o amiga consume drogas 

Si te consideras que eres un buen amigo/a y te preocupas verdaderamente de lo que le pasa a tus amigos/as, de su estado de ánimo, de cómo le van las cosas y si se encuentra bien o mal, también te preocuparás de su salud y de si consume drogas.


Ser un/a amigo/a interesado/a en los demás implica estar a su lado en determinadas ocasiones. Si un amigo/a consume, hay que estar atento a las señales de alerta (desfasa más veces de las que quisiera y después tarda más tiempo en recuperarse de los efectos, gasta más dinero y sin control del que quisiera, consume drogas en mayor cantidad y con mayor frecuencia de lo que quisiera,...).Amigos y drogas


Es necesario conservar un grupo de amistades y aficiones de ocio al margen del consumo de drogas. Esto evita que te líes demasiado, te aísles solo con un grupo determinado de personas y tener otras opciones. 

Cuando todo tu círculo de amigos/as consume, uno/a da por hecho que consumir es "normal" y que no corre riesgos. Esto no es así, ya que una persona que consume cualquier droga tiene que asumir una serie de consecuencias negativas y no deseables para su salud


Si notas que su consumo aumenta; empeora la relación con los/as amigos/as, familia, profesores,... haz que reflexione sobre cuál es la parte de su responsabilidad. Muchas veces las personas que consumen se vuelven excesivamente irritables, fatigados, con somnolencia, pérdida de apetito,... lo cual le puede ocasionar trastornos en su vida diaria.


La vida es una continua toma de decisiones entre si y el no. Dentro de mí, está la capacidad de decidir lo que quiero hacer y lo que no. Existen diferentes tipos de SI como existen diferentes tipos de NO. Aprende a utilizarlos y haz que las demás personas los conozcan.


Si notas que tu amigo/a necesita ayuda profesional, no dudes en planteárselo de manera adecuada. No lo hagas cuando esté bajo los efectos de alguna droga. Elige un momento y lugar indicado y de manera tranquila plantéale tu preocupación y tus deseos y ganas de ayudar. Seguro, que él o ella te agradecerá que estés a su lado y le ofrezcas tu ayuda.


Tienes que dejar claro a tus amigos/as aquellas circunstancias cuando un NO es un NO. En la conducción de cualquier vehículo, cuando hay riesgo o aparecen alteraciones psicológicas continuadas (depresiones, paranoias, ansiedad,...) o hay estados de ánimo o emocionales fuera de lo normal; cuando hay alteraciones físicas continuadas (taquicardias, bajadas de tensión, etc...); cuando hay alteraciones físicas preexistentes; si está a tratamiento o bajo los efectos de algún medicamento.


Si tienes pareja, respeta sus decisiones. Ten en cuenta la voluntad y opinión del otro. Evita malos rollos. En ocasiones surgen cuestiones como: ¿Tendría que probar las drogas para entender a las personas que las consumen? NO. ¿Tengo que aguantar que se ponga de esta manera (pesado, irritable, violento,...) estando conmigo? NO. ¿Siempre que salimos tengo que acabar liándola y metiéndome en problemas? NO.



La personalidad del adolescente  
y el consumo de drogas y alcohol 
Adolescentes susceptibles de caer en problemas de adicción

Los adolescentes tímidos pueden recurrir al alcohol y las drogas buscando la desinhibición  y, además, pueden tener mayor  dificultad para rechazar una invitación de un colega a probar drogas o negarse a hacer lo que hacen los demás.

Los jóvenes sin voluntad se caracterizan por ser muy  influenciables y además por su escasa energía.

Los chicos apáticos o aquellos que no muestran interés por nada, pueden encontrar en el consumo de drogas un aliciente que les permita salir de su apatía.

Los adolescentes que tienen una baja tolerancia a la frustración pueden recurrir al alcohol o las drogas como una forma de evadirse de la realidad y superar los malos momentos.

Los adolescentes con baja autoestima y problemas de inseguridad.  Los que han experimentado de forma persistente el fracaso escolar.

 Los adolescentes hiperactivos que tiene una constante necesidad de experimentar sensaciones nuevas y aventuras intensas.

Los chicos con problemas emocionales o trastornos de conducta durante la infancia.

Los jóvenes ansiosos y deprimidos, que pueden encontrar en las drogas y el alcohol un alivio temporal de sus síntomas.



Problemas de sueño y el consumo de drogas 

¿Y si observamos problemas para conciliar el sueño y cambios en la alimentación?

Si se dan consumos sistemáticos, se producen cambios en sus hábitos de sueño, normalmente caracterizados por dificultades para conciliarlo.

En cuanto a los hábitos alimentarios, estos también cambian. Normalmente se reduce su apetito y se alteran las horas y tipo de alimentación, en lugar de hacer comidas completas se prefiere comer en menor cantidad en horarios diferentes al resto de la familia.Drogas y adolescentes


¿Y si hemos observado cambios en su aspecto físicos y de salud?

Su estado de salud general va empeorando, apareciendo síntomas de diferentes tipos de trastornos, acompañados de una negativa para acudir a la consulta médica. Su imagen corporal sufre cambios como consecuencia del empeoramiento de su estado de salud y al estilo de vida que lleva a cabo: adelgazamiento, cansancio, palidez…


Nunca tiene dinero, gasta mucho. ¿Estará consumiendo drogas?

Aumenta el gasto del dinero sin poder justificar en qué se ha gastado. Asimismo, puede contraer deudas y pedir dinero prestado a amigos y familiares.



¿Es normal que nos preocupemos si se producen salidas de casa repentinas? Además miente más que habla...

Cuando se hace necesario adquirir la sustancia acude a los lugares habituales para su obtención de forma repentina y sin avisos, permaneciendo largos periodos de tiempo fuera de casa, recibiendo en ocasiones llamadas telefónicas que intenta mantener en secreto. Suele mentir de forma generalizada para esconder ante los demás el tipo de vida y de actividades que lleva a cabo. 

Ultimamente ha cambiado mucho, parece otra persona, ¿no será que está consumiendo?

El drogodependiente suele presentar una imagen pobre de sí mismo, una baja autoestima.

También se pueden presentar cambios bruscos en el estado de ánimo. Según la situación en la que se encuentre (bajo los efectos de la sustancia o bajo su abstinencia) así fluctuará su estado de ánimo, presentando altibajos sin explicación aparente. 

 ¿Cómo dejar las drogas?
Las drogas cobijan a todas los estratos sociales. Grandes "personalidades" son o han sido drogadictos, personajes que han ocupado elevados cargos y posiciones. Algunos han muerto como consecuencia de ese vicio.

Desafortunadamente, y sumado a que la ayuda es muy superficial, la ciencia ha creado una gran barrera para la recuperación del drogadicto, así vemos cómo algunos sicólogos y médicos, como equivocados sinceros,  afirman que la drogadicción es una enfermedad que produce cambios químicos en el cerebro y que al igual que el alcoholismo, son ENFERMEDADES INCURABLES





¿Cómo puedo dejar de abusar del alcohol y las drogas?

El primer paso para romper con una adicción es entender que usted puede tomar control de lo que hace. Usted no puede controlar todas las cosas que pasan en su vida o la mayoría de lo que las demás personas hacen, pero usted si tiene control sobre como usted reacciona ante ello. Entonces use ese control. 



A continuación están los siguientes pasos para romper con su adicción:
  1. Comprométase a dejarlas. Una vez que usted decida dejar de usarlas haga un plan para asegurarse de que lo hace realmente.
  2. Consiga ayuda de su médico.Su médico le puede dar apoyo y le puede ayudar a encontrar un tratamiento que se ajuste a sus necesidades. Su médico también puede tratar los síntomas de abstinencia y demás problemas que usted pueda tener a medida que se recupera de su adicción.
  3. Consiga apoyo. Pídale apoyo a su familia y amigos. Usted también puede entrar en contacto con una de las "Otras organizaciones" que están anotadas más abajo. Estos grupos pueden darle las herramientas y el apoyo que usted necesita para romper con su adicción y seguir adelante con su vida.

 

 


Ayuda profesional y tratamientos contra las drogas 

Cuando existe el reconocimiento del consumo por parte del afectado y se está dispuesto a recibir ayuda es importante saber que existen centros especializados en la atención a los problemas de consumo. Drogas e hijosLos tratamientos exigen la condición de que exista voluntariedad por parte del afectado, ya que su implicación en el programa es una condición imprescindible para su rehabilitación.

Estos recursos cuentan con la familia para el desarrollo de los programas asistenciales, ya que está ampliamente aceptado el papel que la familia desempeña en el proceso de rehabilitación de drogodependientes. 

 

 


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
El ejercicio físico es necesario para la salud.