lissettej - AlCohOLiSmO
   
  lissettej
  Inicio
  RECETAS DOMINICANA
  El CuerPo HuMaNo
  PLANTAS Y REMEDIOS CASEROS
  Trucos de belleza
  Vitaminas y Minerales
  PRIMEROS AUXILIOS
  ETICA MEDICA
  TIPOS DE ENFERMEDADES
  VIH/SIDA
  ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL (ETS)
  ENFERMEDADES MENTALES
  ENFERMEDADES GENETICA
  EL EMBARAZO
  TU BEBE
  ABORTOS
  COMPORTAMIENTO Y CONDUCTA HUMANA
  SeXo , sExUaLiDaD y SeNsUaLiDaD
  DROGAS
  AlCohOLiSmO
  Bulimia Y Anorexia
  Obesidad
  eXaMeNeS Y pRuEbAs mEdIcA
  EDUCACION SEXUAL
  RELACION DE PAREJAS
  LA VIOLENCIA
  SEXO AL DESNUDO
  AmOr Y SeXo..
  Solo para mujeres...
  PARA MUJERES
  PARA HOMBRES
  HOMBRES VS. MUJERES*
  LIBRO DE VISITANTES
  MIS FOTOS

lissettej copyrigth derechos reservados 2011






El alcohol


El alcohol es una sustancia depresora del sistema nervioso central; además de tener efecto sobre el cerebro y variar algunas de sus funciones (coordinación, atención, memoria...), su uso continuado también afecta a otros órganos como el riñón, el hígado o el sistema circulatorio. Inicialmente, los efectos del alcohol son sutiles, pero pueden ser peligrosos porque una persona bajo sus efectos no es un buen juez de su conducta.



Beneficios y peligros del alcohol



Se dice que los excesos de las cosas buenas son malos, y en el caso del alcohol, es especialmente cierto.

Beber demasiado alcohol causa una larga lista de serios problemas de salud, incluyendo infartos, diversos cánceres y ataques al corazón, así como el alcoholismo, que es una enfermedad en sí misma.

Por otro lado, cualquier estudio sobre el alcohol ha demostrado que su consumo moderado tiene efectos beneficiosos para la salud.

Investigaciones llevadas a cabo en el año 1999 demuestran que el consumo moderado de alcohol (básicamente de vino tinto) disminuye el riesgo de embolia, pero consumir elevadas cantidades de alcohol aumenta el riesgo de ataques.




Efectos adversos del alcohol:

El consumo exagerado de alcohol o determinados abusos pueden comportar enfermedades como: cirrosis hepática, pancreatitis, cáncer de labio, de boca, de laringe, de esófago y de hígado.

A la larga, beber excesivamente puede tener consecuencias en la salud como: pérdida del apetito, deficiencia vitamínica, mala digestión de alimentos, problemas de piel, impotencia sexual, obesidad, problemas del sistema nervioso central, pérdida de memoria, desórdenes psicológicos.



El consumo de alcohol durante mucho tiempo incrementa:

  • El riesgo de tener un accidente automovilístico.
  • Las distracciones en el trabajo.
  • La tendencia al homicidio o al suicidio.
    • El riesgo de dañar al feto durante el embarazo.






    Alcohol-hombre y alcohol-mujer


    Los criterios comunes mínimos permiten considerar como unidad de medida del consumo de alcohol los gramos, y se establece la conveniencia de diferenciar el consumo en función del sexo.


    ¿El alcohol afecta de la misma forma a hombres y mujeres?

    La ciencia ratifica que el alcohol perjudica más a la mujer.

    La ciencia ha dedicado buena parte de interés a esta cuestión, y a veces ha adjudicado esta enfermedad al hombre, pero las estadísticas demuestran que el consumo del alcohol entre las mujeres aumenta e incluso supera el de los hombres.

    Desde las primeras investigaciones se supo que las mujeres y los hombres no metabolizan el alcohol de la misma forma, y que éste daña más el hígado y el corazón de las mujeres. Una investigación de la Facultad de Medicina de Mount Sinaí (Nueva York) confirma que uno de los tres enzimas que descomponen el alcohol es dos veces más eficaz en los hombres que en las mujeres. También es importante remarcar que la tolerancia al alcohol por parte de la mujer es menor que para el hombre.


    Si una mujer bebe lo mismo que un hombre, los daños pueden ser superiores.

    La diferencia de sexo determina muchas diferencias en los efectos del alcohol, y está directamente relacionada con el daño cerebral, que en las mujeres es más elevado en el caso de una concentración alta de alcohol en la sangre.

    Estudios basados en imágenes de resonancias magnéticas han demostrado que el consumo excesivo de alcohol encoge el cerebro, sobre todo la materia blanca, y aumenta el fluido cerebroespinal en él. Hace dos años se pudo constatar que en el caso de las mujeres pasa algo similar, pero que las mujeres perdían un 11% de materia gris, frente al 5,6% que pierden los hombres.


    Riesgos del alcohol

    A nivel psicológico:
    • Pérdida de memoria
    • Dificultades cognitivas
    • Demencia alcohólica
    A nivel orgánico:




    Bebida alcohólica

     

Las bebidas alcohólicas son bebidas que contienen etanol (alcohol etílico).

Atendiendo a la elaboración se pueden distinguir entre bebidas producidas por fermentación alcohólica (vino, cerveza, hidromiel, sake) en las que el contenido en alcohol no supera los 18-20 grados, y las producidas por destilación, generalmente a partir de un producto de fermentación (licores, aguardientes, etc.)



 







Alcoholismo


El alcoholismo es una enfermedad que consiste en padecer una fuerte necesidad de ingerir alcohol, de forma que existe una dependencia física del mismo, manifestada a través de determinados síntomas de abstinencia cuando no es posible su ingesta. El alcohólico no tiene control sobre los límites de su consumo y suele ir elevando a lo largo del tiempo su grado de tolerancia al alcohol.

Es una enfermedad crónica y se considera una adicción de las más habituales y peligrosas, ya que por lo regular termina con el fallecimiento de quien la padece. La afección se caracteriza por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas, lo cual ocasiona problemas físicos, mentales, emocionales o sociales, entre otros.



El alcoholismo consiste en un consumo excesivo de alcohol de forma prolongada con dependencia del mismo.
Es una enfermedad crónica producida por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas, lo cual interfiere en la salud física, mental, social y/o familiar así como en las responsabilidades laborales.




 

Consideraciones

El alcohol es la droga más antigua y de mayor uso en el mundo. Se estima que 15 a 20% de las consultas recibidas por los médicos de cabecera son atribuibles al alcohol o a sus consecuencias; el abuso de esta sustancia puede originar serios problemas de salud, incluso cirrosis (destrucción del hígado), demencia y daño a los músculos del corazón (cardiomipatía).



Los alcohólicos tienen mayor riesgo de accidentes, especialmente cuando están ebrios (borrachos). El alcoholismo afecta seriamente la relación del alcohólico con su familia, limita las aspiraciones profesionales del individuo y, sin no se recibe tratamiento a tiempo, finalmente ocasiona la muerte.


Causas

No se ha identificado una causa específica que genere la dependencia al alcohol. Sin embargo, se han propuesto algunos factores que pueden contribuir a que ésta se genere como son: las amistades, algún familiar alcohólico, ansiedad, baja autoestima, estrés, infelicidad, entre otros.




CAUSAS

El alcoholismo es un tipo de drogodependencia.

Hay dos tipos de dependencia en esta adicción: la física y la psicológica. La dependencia física se revela por sí misma, cuando se interrumpe la ingesta de alcohol, con síntomas muy claros como la tolerancia, cada vez mayor, al alcohol y enfermedades asociadas a su consumo.

 

El efecto directo del alcohol en el sistema nervioso son la depresión, como resultado de la disminución de la actividad, la ansiedad, tensión e inhibiciones. Incluso un pequeño nivel de alcohol dentro del cuerpo enlentece las reacciones. La concentración y el juicio empiezan a empeorar. En cantidades excesivas, el alcohol produce una intoxicación y envenenamiento.

El alcohol también afecta a otros sistemas corporales. Puede aparecer una irritación del tracto gastrointestinal con erosiones en las paredes del estómago debidas a las náuseas y vómitos. Las vitaminas no se absorben bien, y esto ocasiona deficiencias nutricionales en los alcohólicos de larga evolución. También ocasiona problemas en el hígado (cirrosis hepática).

El sistema cardiovascular se ve afectado por cardiopatías. También puede aparecer una alteración sexual causando una disfunción en la erección del pene en el hombre y una desaparición de la menstruación en la mujer. El consumo de alcohol durante el embarazo puede causar problemas en el desarrollo del feto, produciendo el llamado síndrome fetal del alcohol.

El desarrollo de la dependencia del alcohol puede ocurrir entre los 5 y 25 años siguiendo una progresión. Primero se desarrolla la tolerancia alcohol. Esto ocurre en personas que son capaces de consumir una gran cantidad de alcohol antes de que se noten los efectos adversos.

Después de la tolerancia aparecerán los lapsus de memoria. Más tarde aparece la falta del control de beber, y la persona afectada no puede permanecer sin beber, lo necesita para desarrollar su vida diaria.

El problema más serio de los bebedores son las complicaciones físicas y mentales. Algunas personas son capaces de conseguir un control sobre su dependencia en las fases tempranas antes de la total pérdida del control.

No hay una causa definida del alcoholismo pero hay factores que pueden jugar un papel en su desarrollo. Es más probable el desencadenamiento de un alcoholismo en las personas con algún familiar alcohólico que en otras que no lo tienen. No se conoce la razón, que puede encontrarse en anomalías genéticas o bioquímicas.

 

Entre los factores psicológicos se incluyen: la necesidad de consuelo para la ansiedad, conflictos en las relaciones personales, baja estima personal, etc...

Los factores sociales incluyen: la facilidad de consumo de alcohol, la aceptación social del consumo de alcohol, estilos de vida de stress, etc...

 

La incidencia en la dependencia del alcohol está aumentando. Las estadísticas varían pero aproximadamente un 7% de adultos en Europa están afectados.

 



 
Manifestaciones

Los afectados pueden presentar algunas de las siguientes características:

  • Beber alcohol dos o tres veces a la semana
  • Tomar solo o a escondidas
  • Dejar pendientes compromisos o actividades por beber
  • Necesidad de tomar alcohol para estar tranquilo
  • Llegar con frecuencia a la embriaguez
  • Tener problemas familiares, sociales o laborales debido a las consecuencias de beber
  • Problemas sexuales en el hombre (alteraciones en la erección)
  • Falta de menstruación (sangrados mensuales en la mujer)
  • Alteraciones en el tracto gastrointestinal (agruras, sangrado, dolor)
  • Anemia (palidez)
  • Desnutrición




Características

Hasta el momento no existe una causa común conocida de esta adicción,aunque varios factores pueden jugar un papel importante en su desarrollo y las evidencias muestran que quien tiene un padre o una madre con alcoholismo tiene mayor probabilidad de adquirir esta enfermedad.

Ello puede deberse, más que al entorno social, familiar o campañas publicitarias, a la presencia de ciertos genes que podrían aumentar el riesgo de alcoholismo.

Algunos otros factores asociados a este padecimiento son la necesidad de aliviar la ansiedad, conflicto en relaciones interpersonales, depresión, baja autoestima, facilidad para conseguir el alcohol y aceptación social del consumo de alcohol.




Dipsomanía o alcoholismo episódico

Los especialistas consideran que hay dos tipos de dependencia al alcohol,una psicológica, más relacionada con problemas afectivos y de relaciones personales que el adicto ha sufrido a lo largo de su vida, y otra física que se revela, entre otras cosas, porque en el momento en que la persona interrumpe la ingesta de alcohol se presenta el “síndrome de abstinencia”, caracterizado por temblores en dedos, lengua y extremidades, sudoración, taquicardia (aceleración del pulso), ansiedad, irritabilidad, náuseas, vómito, falta de apetito, insomnio e incluso alucinaciones visuales o auditivas (delirio).

Asimismo, cabe señalar que dentro de la dependencia física al alcohol se distinguen dos formas distintas de beber, una continua, en la que el enfermo necesita consumir a menudo o diariamente bebidas embriagantes, y otra episódica, llamada dipsomanía, en la que se alternan etapas de abstinencia relativamente prolongadas (el enfermo pueden durar una semana o más sin beber) con severas recaídas.

De acuerdo con la décima revisión a la Clasificación estadística internacional de enfermedades y problemas relacionados con la salud (CIE-10), en su apartado dedicado a los trastornos ocasionados por el uso de drogas y sustancias psicoactivas, la dipsomanía se agrupa dentro de la categoría de padecimientos que generan síndrome de dependencia.

La dipsomanía difiere de una borrachera ocasional (intoxicación aguda) y del consumo perjudicial de alcohol (cuando hay consumo continuo de bebidas pero éste puede abandonarse) debido a que se presentan tres o más de los siguientes aspectos en un lapso de 12 meses:

      .Deseo intenso o compulsión por consumir alcohol.

  • Disminución de la capacidad para controlar o interrumpir el consumo de bebidas embriagantes.
  • Presencia de síndrome de abstinencia durante los períodos en que se abandona la sustancia estimulante, mismo que genera nuevas recaídas.
  • Aumento progresivo en la cantidad o concentración de las bebidas para conseguir los mismos efectos que originalmente se producían con dosis más bajas (resistencia al alcohol).
  • Abandono progresivo de otras fuentes de placer o diversiones, a causa del consumo de la sustancia.
  • Persistencia en el consumo de alcohol a pesar de las consecuencias perjudiciales que ocasiona física y mentalmente.

Diversos especialistas coinciden en que mientras la persona que padece alcoholismo continuo o crónico, al estar intoxicada diariamente, actúa de manera "pasiva", es decir, desgasta sus relaciones sociales paulatinamente y expone a su organismo a daños severos generados por su manera de beber, el dipsómano, en contraparte, tiene comportamiento social que durante la abstinencia puede parecer normal, pero en los episodios de alcoholización se vuelve "explosivo", no controla su conducta y es violento, de modo que suele involucrarse en peleas y percances automovilísticos en los que peligra su vida.

 



CONCENTRACIÓN DEL ALCOHOL EN LA SANGRE

El alcohol es una substancia depresiva que diminuye el funcionamiento del sistema nervioso. Éste comienza a afectar al cuerpo rápidamente.

El alcohol entra al torrente sanguíneo desde:

  • el estómago, en donde se absorbe una cantidad pequeña.
  • el intestino delgado, donde se absorbe la mayoría del alcohol.

La sangre transporta el alcohol a todo el cuerpo.

En el hígado El alcohol se convierte en agua, dióxido de carbonoy energía, a la razón de ½ onza de alcohol puro por hora.

En el cerebro El proceso de razonamiento se disminuye conforme el alcohol afecta a las neuronas. Entre más alta sea la concentración del alcohol, mayor será el número de neuronas afectadas.

Los efectos duran hasta que TODO el alcohol ha sido procesado. Esto tarda aproximadamente una hora y media por 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1 cóctel en una persona de 75 kg.

 

 

EFECTOS DEL ALCOHOLISMO

Podemos considerar que existen dos tipos de intoxicación debida al consumo de alcohol cada una con características diferentes:

 
INTOXICACIÓN AGUDA:

Es la ocasionada por la ingestión masiva de alcohol. La absorción de este alcohol por el organismo esta determinada por :

  • La graduación: concentración de alcohol en la bebida. •La composición química de las bebidas: puede favorecer la absorción del alcohol. •La presencia de comida en el estomago. •El peso del sujeto: menos peso, más absorción. •El sexo: las mujeres son más sensibles. •La habituación: estados avanzados de alcoholismo reducen la tolerancia al alcohol.

Una vez absorbido el alcohol, es metabolizado en una compleja serie de reacciones. Los efectos, según la cantidad, pasan por:


1. FASE PRODRÓMICA

( 0,25 gr./l -0,3 gr./l ) Cuando el individuo percibe un cambio en su estado mental. Determinados tests psicomotores y aptitud revelan ALTERACIONES que afectan la percepción de los sentidos y una disminución de los reflejos.


2. EXCITACIÓN

( 0,3 gr. / 1,5 gr./l ) Perdida de la inhibición y perdida del autocontrol con parálisis progresiva de los procesos mentales más complejos. Este es el primer estado que puede comportar cambios de personalidad.



3. INCOORDINACIÓN

( 1,5 gr. /l - 3 gr./l) : Temblor, confusión mental, incoordinación motriz: generalmente, la persona acaba durmiéndose.

4. COMA Y MUERTE (+3 gr./l).




INTOXICACIÓN CRÓNICA:

Provocada por intoxicaciones agudas repetidas o excesivo y continuado consumo de alcohol. La enfermedad dependerá del hábito de beber de cada individuo.

El beber consistentemente y en forma sostenida puede con el transcurso del tiempo causar síntomas de supresión durante los períodos de no tomar y un sentido de dependencia, pero esta dependencia física no es la única causa del alcoholismo.

Estudios sobre las personas con
enfermedades crónicas quiénes han tomado medicamentos para el dolor durante mucho tiempo han encontrado que una vez que estas personas resisten el
proceso de retiro físico, a menudo pierden todo deseo para los medicamentos que habían estado tomando. Para desarrollar alcoholismo, otros factores generalmente juegan un rol, incluyendo la biología y la genética, la cultura y la psicología.

 

SEÑALES DE PELIGRO

Un problema relacionado al alcohol se desarrolla rápido, especialmente en gente joven. Cualquiera de estas características es indicativo de un problema potencial.



Existe un problema si tú o alguien que conoces:

TOMA PARA SOPORTAR presiones de la escuela, la vida o escapar de los problemas.

MANEJA en estado de ebriedad.

TOMA MÁS Y MÁS para obtener él mismo niveles de ebriedad.

EXPERIMENTA FRECUENTE DEPRESIÓN, irritación y enojo sin tener una causa aparente.

TOMA SEGUIDO hasta el punto de intoxicación.

ES HERIDO como resultado de tomar alcohol.

NIEGA la posibilidad de tener un problema con la bebida.

TIENE PROBLEMAS FÍSICOS relacionados al alcohol como son la fatiga, cambio de peso, etc.

VA A CLASES o al trabajo estando ebrio.

TIENE PROBLEMAS con la ley como resultado de tomar alcohol.

EXPERIMENTA OLVIDOS o pérdida de memoria.

DEPENDE DEL ALCOHOL para aliviar el dolor, la tensión, etc.

Lo mejor que puedes hacer por ti es admitir que necesitas ayuda y buscarla lo más rápido posible.

 

Lo mejor que puedes hacer por un amigo es hablarle acerca del problema y conseguirle ayuda profesional.


 

 

Abusar del alcohol: cómo reconocer cuando beber representa un problema

 

¿Estoy bebiendo demasiado?

Sí si usted:
  • Es una mujer que se toma más de siete bebidas* por semana o más de tres bebidas en cada ocasión.
  • Es un hombre que se toma más de 14 bebidas* por semana o más de cuatro bebidas en cada ocasión.
  • Mayor de 65 años y está tomando más de siete bebidas* por semana o más de tres bebidas en cada ocasión.
 
*--Una bebida = una botella de cerveza de 12 onzas ( 4,5 por ciento de alcohol), o una copa con 5 onzas de vino (12,9 por ciento de alcohol) o 1,5 onzas de licor de alcohol destilado de 80 grados.



¿Estoy bebiendo en cantidades grandes?

Sí si usted:
  • Es una mujer que toma más de tres bebidas cada día o de 21 bebidas por semana.
  • Es un hombre que toma más de cinco bebidas cada día o de 35 bebidas por semana.



¿Me estoy arriesgando con el alcohol?

Sí si usted:
  • Bebe y conduce, opera maquinaria o mezcla el alcohol con medicamentos ya sea que se obtengan con prescripción médica o sin ella.
  • No le dice a su cirujano, médico o farmacéutico que usted bebe con regularidad.
  • Está embarazada o tratando de quedar embarazada y bebe (inclusive pequeñas cantidades de alcohol pueden ser nocivas para un niño que no ha nacido).
  • Toma bebidas alcohólicas mientras está cuidando niños pequeños.



¿Mi ingestión de alcohol se habrá convertido en un hábito?

Sí si usted toma regularmente para:
  • Relajarse, aliviar la ansiedad o para poder conciliar el sueño
  • Sentirse más cómodo o cómoda cuando está en reuniones sociales
  • Evitar pensar acerca de cosas tristes o desagradables
  • Asociarse con otros bebedores habituales


¿El alcohol está controlando mi vida?

Sí si usted:
  • Alguna vez se preocupa por tener suficiente alcohol para la noche o para el fin de semana
  • Esconde alcohol o lo compra en distintos lugares para que la gente no sepa qué tanto usted está tomando.
  • Alterna de un tipo de bebida a otro con la esperanza de que esto impida que tome demasiado o que se emborrache.
  • Trata de obtener "tragos" adicionales en un evento social o de tomar bebidas a escondidas cuando los demás no le están mirando.



¿Beber alcohol se habrá convertido en un problema para mi?

Sí si usted:
  • No puede parar de beber una vez que comienza
  • Ha tratado de dejar de beber por una semana o algo parecido pero solo consigue dejar de hacerlo por unos pocos días.
  • No cumple con lo que debe hacer en su trabajo o en la casa por causa de la bebida.
  • Se siente culpable después de beber
  • Se da cuenta de que otras personas comentan acerca de la forma como usted bebe.
  • Se toma una bebida en la mañana para poder comenzar el día después de haber bebido fuertemente la noche anterior.
  • No se puede acordar que pasó mientras estaba bebiendo
  • Ha herido a otra persona por causa de su forma de beber





¿Qué puedo hacer con respecto a beber demasiado?

Trate de disminuir la cantidad a niveles de bebida que son seguros: menos de siete bebidas por semana y menos de tres bebidas por cada ocasión para las mujeres y las personas en estado de edad avanzada; y de 14 bebidas por semana y cuatro por cada ocasión para los hombres.




¿Cómo puedo obtener ayuda para un problema de alcohol?

Si siente que necesita ayuda para disminuir la cantidad puede entrar en contacto con:

 

  • Su médico para que le dé consejo, tratamiento o para que lo remita con un especialista
  • Grupos de apoyo personal (Ver "Otras Organizaciones")
  • Centros para el tratamiento del abuso de substancias (ver "Otras Organizaciones"). Llame para pedir información acerca de programas de tratamiento locales y para hablar con alguien acerca de su problema con el alcohol.


 

 


ALCOHOLISMO EN ADOLESCENTES Y  JÓVENES.

La adolescencia es una época de la vida que marca la transición entre la infancia y el estado adulto. Por lo general, se considera que comienza alrededor de los 12 o 13 años y finaliza hacia los 19 o 20 años. Durante este periodo, se producen grandes cambios y el adolescente verá como se desarrollan en él aspectos como el físico, el intelectual, el social, etc.

La adolescencia es el momento de nuestras vidas en que realmente comenzamos a aprender sobre el mundo que nos rodea y a encontrar nuestro lugar en él. Este aprendizaje implica el intentar nuevas experiencias, algunas de las cuales pueden resultar arriesgadas o incluso peligrosas.

Los jóvenes a esta edad anhelan la excitación en una forma que la mayoría de los adultos encuentran difícil de comprender, sobre todo las actividades excitantes que pueden resultar peligrosas. Afortunadamente, la mayoría de los jóvenes buscan estas sensaciones en la música, el deporte u otras actividades que precisan de gran cantidad de energía pero que conllevan un escaso riesgo físico real.






ALCOHOLISMO EN LA ADOLESCENCIA



Consideraciones Generales. Por que beben lo adolescentes?

En el ámbito global, es importante tener en cuenta que ha habido un cambio considerable en las costumbres sociales que favorecen de alguna manera el consumo de alcohol. Por un lado, se tiende hacia las Macrosociedades, donde cada vez se da más una pérdida de valores, y por otro los/as adolescentes tienen hoy una mayor independencia económica en líneas generales, que les permite entrar de lleno en la Sociedad de consumo.

En definitiva, podríamos decir que tanto el alcohol como otras drogas, están en nuestra Sociedad porque cumplen determinadas funciones, entre las que están, la de servir de elemento de integración para unos/as jóvenes y de evasión para otros/as.

Esta situación se da debido a una serie de variables, como crisis de valores, violencia intrafamiliar, además de una serie de cambios que vive el adolescente como crisis de identidad, conformación de grupos, cuestionamiento de la autoridad, desarraigo de los padres y búsqueda de ideales, entre otros, los cuales conducen al adolescente a actuar inadecuadamente, apropiándose de modelos que lo perjudican, por lo cual, se presentan altibajos por el estado de confusión que viven, conduciéndolos al alcohol, como medio de evasión de sus problemas, pensando que con este se encuentra la solución, sin darse cuenta que se esta convirtiendo en un adicto.

Según la O.M.S. cada año crece el numero de adolescentes que consumen bebidas alcohólicas en el mundo entero.

Para los adolescentes el alcohol es como un quitapenas que permitirían esquivar los limites que la realidad impone y acceder a un mundo que ofrecería mejores condiciones y sensaciones.


A partir de aquí podríamos constatar que la mayoría de los/as adolescentes no solo beben por placer, sino, por otras múltiples razones que se podrían agrupar en dos procesos:

1. La búsqueda de efectos agradables. El encontrarse a gusto, búsqueda de una mayor capacidad de relación, etc.

2. Elementos de presión social, el bombardeo de la publicidad y la oferta, etc.



Para cada uno de estos procesos existen una serie de factores que podríamos diferenciar en:

* De tipo Social

  • La dificultad de asumir algunas realidades cotidianas.- La adolescencia es un momento particularmente vulnerable en la vida de una persona, por ser el momento de “transición” entre la perdida de los padres como educadores principales y la búsqueda o el encuentro de otras nuevas figuras, deseos y sensaciones. A todo esto se suma enfrentamiento con un mundo que cada vez se les va haciendo mas complejo.

El papel que hace del alcohol compañía habitual en las relaciones sociales. Las evidencias sugieren que el hecho de que los compañeros de un adolescente consuman alcohol es un sólido indicador de que él o ella beberá alcohol

La publicidad, dirigida de una manera especialmente agresiva a los jóvenes.-

  • La aceleración del ritmo de vida.

* De tipo Familiar

  • El consumo de alcohol dentro de la familia es siempre referencia para los/as adolescentes y afecta sobre todo en el adelanto de la edad del consumo por parte de estos.

Los adolescentes beben menos y tienen menos problemas relacionados con el alcohol cuando los padres aplican una disciplina uniforme y expresan sus expectativas claramente Los hijos de padres alcohólicos tienen más probabilidades de empezar a tomar durante su adolescencia y a desarrollar desórdenes de uso de alcohol.·
 
Las investigaciones más recientes sugieren que hay menos probabilidades de que los niños beban alcohol si los padres forman parte de sus vidas y participan en sus actividades y cuando tanto los niños como los padres indican que tienen una relación estrecha. Los jóvenes cuyas familias tienen ya un historial de abuso de alcohol, están en "mayor riesgo" que otros para desarrollar problemas relacionados con el alcohol puesto que al ver a sus padres y/o demás familiares, se acostumbran y creen que el consumir bebidas embriagantes es un buen habito característico de los adultos.

· * De tipo Grupal

  • Normalmente se bebe en grupo para divertirse y ser aceptado, y en alguna medida para mantener una relación grupal.

* De tipo Individual

- Problemas de socialización.

  • Dependencia afectiva.

  • Problemas de personalidad.

  • Iniciación sexual: es posible que en nuestra cultura actual el alcohol juega algún papel en este sentido para los adolescentes en tanto “se es grande” por estar “tomando alcohol” o por estar borracho. Por otra parte el alcohol “suelta la lengua” y “da ánimos” para “encarar” el juego de seducción inicial.

Otras veces se acude al alcohol por curiosidad, por el afán de experimentar, de conocer aquello de lo que se habla y que tan peligroso parece. También para facilitar el contacto y la comunicación en las relaciones sexuales, pero por el contrario, esto no solo no lo facilita, sino que lo dificulta y aporta efectos contrarios a los buscados. Otra de las formas de acercarse al alcohol por parte de los adolescentes es para participar de la sociedad de los adultos, cuyas actitudes se toman como referencia en numerosas situaciones cotidianas.

Los adolescentes beben alcohol para tener una excusa para involucrarse en conductas no aceptadas socialmente y poder “echarle la culpa al alcohol”, así por ejemplo, si alguno hace algo que pueda ser percibido como infantil, agresivo o peligroso y que pudiera tener una respuesta negativa de sus compañeros, tiene “un pretexto”, algo a que atribuir la conducta inaceptable. En estos casos, el alcohol es usado como una carta abierta para hacer lo que a uno le plazca.

Generalmente, el adolescente tiene dificultades en saber cual es su límite, y pocas veces tiene conciencia de cuando tiene que parar de beber. Con el tiempo, la forma de beber de los adolescentes ha cambiado considerablemente. Los jóvenes consumen alcohol intermitentemente y sin apenas diferencia en los sexos, la mujer ha alcanzado al varón. Se bebe mas los fines de semana y las bebidas preferidas por los adolescentes son la cerveza, las bebidas destiladas y los combinados. Se busca una rápida intoxicación y se ocupa casi la totalidad del tiempo libre en beber.

Incluso el alcohol está presente en otro tipo de actividades que podrían ser susceptibles de ser en cierto modo alternativas al consumo, como por ejemplo en excursiones y acampadas, celebraciones deportivas, etc. El consumo se da en todas las capas de la sociedad.

El alcohol es una droga socialmente aceptada, como ya hemos dicho en otros puntos, y esta droga daría, desde la consideración de los jóvenes, la fuerza y el valor necesarios para los primeras encuentros sexuales tan deseados y tan temidos.

Entonces, se arman de un escenario: la discoteca, el monte o en cualquier parque o lugar donde hacer el denominado “botellón”, en el cual beber para así poder, a través de este acto, estar en un estado de embriaguez o borrachera, sentirse grandes y pensar que están haciendo cosas de personas adultas.

Las bebidas alcohólicas en los jóvenes resulta un problema mas grave que en el caso de las personas de mas edad; se trata de problemas nuevos que van de mal en peor; y dado que los jóvenes representan el futuro y que las pautas de comportamiento se establecen en las primeras etapas de la vida, hay que tomar medidas. De lo contrario, esos problemas contribuirán a un deterioro general de las normas de comportamiento entre los adultos del mañana.
 
Una solución para quienes no quieran caer en el habito de la " bebida ", es el saber rechazar y convencerse de que esto en vez de traer beneficios trae muchos riesgos a corto, mediano y largo plazo. Para los que definitivamente, no pueden evitarlo deben concientizarse para reducir los riesgos de accidentes, violencia y delitos que ocurren en estado de embriaguez.



Según la institución Alcohólicos Anónimos existen algunas señales que indican abuso de bebidas alcohólicas en los jóvenes:

* Físicas: fatiga constante, ojos enrojecidos, y malestar general.

* Emocionales: cambios en la personalidad, cambios rápidos de humor, comportamiento irresponsable, baja autoestima y depresión.

* Familia: desobediencia de reglas, mal comportamiento y falta de comunicación con esta.

* Instituciones educativas: bajo rendimiento académico y problemas de disciplina.

* Problemas sociales: amigos nuevos, a quienes no les interesan las actividades normales de la casa y las instituciones educativas, problemas con la ley cambio hacia estilos poco convencionales en el vestir, música, etc.

El problema de que los jóvenes consuman alcohol no radica en que algunas veces lo hagan; sino que esto se vuelva un acto repetitivo hasta el punto de depender de él para todo y no poderlo después manejar. Y también que lo hagan cuando realmente deba ser, sin adelantarse al momento.

los jóvenes aún no se han conscientizado de los riesgos que trae el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, ellos piensan que esto es algo normal y no una enfermedad que se puede presentar en el transcurso de la vida lo cual acarrea funestas consecuencias. Además el consumo constante de licor hace parte de la cultura de nuestro país, por lo que los menores de edad tienen fácil acceso a él y beben incluso bajo el consentimiento de sus padres.

Sin embargo no se puede generalizar en cuanto a que todos los jóvenes presenten o puedan presentar tendencia al alcoholismo, no importa ni raza, ni sexo, ni edad; este es un problema que aqueja a cualquier persona pero está en cada cual asumir una actitud responsable hacia la bebida.


 

2.-EFECTOS DEL ALCOHOLISMO EN EL ADOLESCENTE

La mayoría de los adolescentes han consumido alcohol por lo menos una vez en su vida y, quizá, haya tomado demás en alguna ocasión.

Esto puede ser normal, pues el que un adolescente tome bebidas alcohólicas son caracteres típicos de su edad, al igual que lo son los conflictos generacionales, la confrontación de ideas y actitudes y todo lo típico de esa edad.

Pero cuando el joven lo hace con frecuencia y sin medida, y su vida se ve afecta en términos de su desempeño y calidad, entonces el muchacho ya es un alcoholico.



Las características de un alcohólico adolescente, además de todas las comunes a todas las personas, son:

Alcoholismo en la adolescencia
Repetidamente se levanta y llega tarde al colegio, a clase, a algún entrenamiento, etcétera.

Alcoholismo en la adolescencia
Falta a clase o se escapa del salón con frecuencia.

Alcoholismo en la adolescencia
Su rendimiento académico se deteriora.

Alcoholismo en la adolescencia
Presenta problemas de retención y de juicio

Alcoholismo en la adolescencia
Inicia pleitos frecuentes con sus amigos y discute constantemente.

Alcoholismo en la adolescencia
Descuida su apariencia, muestra desaliño inusual.

Alcoholismo en la adolescencia
Es hostil con los que le rodean.

Alcoholismo en la adolescencia
Se aísla de la familia, tiene cambios bruscos de humor.

Alcoholismo en la adolescencia
Se ve involucrado en peleas, robos.

Alcoholismo en la adolescencia
Cambia muy seguido de amigos.

Alcoholismo en la adolescencia
Tiene dificultad para conciliar el sueño.

Alcoholismo en la adolescencia
Presenta nerviosismo, irritabilidad. Se irrita de manera descontrolada por situaciones relativamente sencillas.

Alcoholismo en la adolescencia
Constante manipulación.

Alcoholismo en la adolescencia
Llega a casa con aliento alcohólico o masticando chicle o pastillas de menta.

Alcoholismo en la adolescencia
Constantemente encuentra excusas para quedarse en casa de algún amigo.

Alcoholismo en la adolescencia
Persiste en sentirse deprimido.

Alcoholismo en la adolescencia
No encuentra gusto en las diversiones y actividades propias de su edad.

Alcoholismo en la adolescencia
Baja de peso considerablemente.

Alcoholismo en la adolescencia
Falta de apetito, no le encuentra sabor a los alimentos o come en exceso, especialmente alimentos dulces.

Alcoholismo en la adolescencia
Presenta problemas de falta de concentración.

Alcoholismo en la adolescencia
Desorientación en el tiempo, espacio o en relación a las personas.

Alcoholismo en la adolescencia
Deterioro general de su estado físico.

Alcoholismo en la adolescencia
Irregularidades en la menstruación.

Alcoholismo en la adolescencia
Tos crónica, fatiga, falta de vitalidad.

Alcoholismo en la adolescencia
Desinterés o apatía por lo que antes le entusiasmaba, como practicar algún deporte.

Alcoholismo en la adolescencia
Protege exageradamente su habitación y sus cosas personales o parece esconderse.

Alcoholismo en la adolescencia
Se niega constantemente a decir con quién va o a dónde va.

Alcoholismo en la adolescencia
Utiliza lentes de sol inadecuadamente, se cubre demasiado aun cuando el clima sea caluroso.

Alcoholismo en la adolescencia
Continuamente solicita dinero, su mensualidad repentinamente empieza a ser insuficiente sin que existan mayores gastos.

Alcoholismo en la adolescencia
Su lenguaje incluye el uso de la jerga relacionada con las drogas.

Alcoholismo en la adolescencia
Entre sus pertenencias se encuentran objetos relacionados con el uso de droga como pipas, varas de incienso, papeles para cigarros.

Alcoholismo en la adolescencia
Desaparición de botellas de alcohol o disminución del contenido en las mismas.

Alcoholismo en la adolescencia
Incidencia de accidentes y daño a su persona.

La lista podría ser interminable, por lo que es recomendable que los padres estén alerta y agreguen mucho sentido común y suspicacia para saber detectar un comportamiento anormal de una rebeldía juvenil.






 

Los adolescentes que comienzan a beber a temprana edad corren un grave riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, sufrir accidentes, depresiones y suicidios.

Yo aguanto mucho, a mí no me pasa nada, Qué ¿le sacas o tienes miedo?, si no te lo tomas no te aceptamos en el grupo...

El consumo de bebidas alcohólicas por adolescentes y casi niños o niñas, ha aumentado considerablemente y esto se refleja en las estadísticas, que nos revelan que los accidentes son las primera causa de muerte en jóvenes entre los 10 y los 19 años de edad.

Entre las muertes accidentales están las que se producen en la vía pública, al manejar o transitar bajo los efectos del alcohol. Pero también ocasiona otro tipo de accidentes mortales, como las intoxicaciones por alcohol, los ahogamientos, el suicidio, la muerte por violencia o por quemaduras, entre otros.

Y es que además de las características de esta etapa de la vida en las que predominan la rebeldía, los retos, el gusto por acudir a los antros y a fiestas, la confusión en el proceso de desarrollo físico, de identificación personal, de adaptación a la familia, a la escuela y a la sociedad y otras, una de “las pruebas” que los jóvenes sienten que deben pasar ” para demostrar que ya son “grandecitos” es la ingerir bebidas alcohólicas.

El problema es que además de que no comprenden el riesgo que esto significa para su vida, su salud y su integridad física y emocional, ya que pueden llegar a perder la vida y hasta la libertad, tampoco comprenden que el alcohol, no los va a hacer mejores, ni les va a solucionar ningún problema, al contrario les va a generar otros muchos más y aquellos que los retan a que lo consuman, no son sus verdaderos amigos, ya que cuando estén en problemas o enfermos, ellos no van a tomar su lugar para evitar lo que se puede pasar o sufrir.

Otro problema es que generalmente los adictos jóvenes al alcohol, también desarrollan adicción por otras drogas.

Así, para evitar que un joven se convierta en un alcohólico:

- Debe informarse bien sobre sus efectos y consecuencias en el consumo.
- Debe evitar tomar en grupos de “amigos”, por cualquier motivo.
- Debe valorar su condición individual y en cuanto sienta los primeros síntomas como mareo, dejar de tomar.
- Debe estar en comunicación con sus padres y estos no deben promover que sus hijos aprendan a tomar.


Pero en caso de que los jóvenes presenten los siguientes signos, es conveniente solicitar ayuda profesional para controlar a tiempo el problema:

- Cuando han perdido interés en sus actividades y aficiones normales.
- Cuando quieran aislarse, alejarse de la familia y estar solos todo el tiempo.
- Cuando estén irritables y manifiesten mucha ansiedad.
- Cuando sin motivo disminuyan sus calificaciones escolares.
- Cuando tomen dinero de los padres o las botellas de alcohol desaparezcan de la despensa.
- Cuando lleguen tarde durante varias veces y con aliento u olor a alcohol.
- Cuando descuiden su higiene y presentación personal.
- Cuando comenten y presuman por su aguante al tomar bebidas alcohólicas.




 
EL ALCOHOL EN LOS ADOLESCENTES

Bueno, ¿qué hacemos esta noche?.

Normalmente cuando los jóvenes hacen esa pregunta un viernes o un sábado, incluso un jueves, el 50% de la respuesta, al menos en la mayoría de los jóvenes está ya contestada:

a) Ir a tomar unas copas si la economía lo permite

b) Si se está escaso de dinero, un botellón es la segunda opción.






El otro 50% de la pregunta, se refiere al sitio, discoteca, pub o cualquier espacio allá donde puedan reunirse con los suyos, charlar, beber, reír, beber, divertirse, beber, conocerse, beber, reírse más, beber más, hablar menos, beber más, bailar más, beber más...

La accesibilidad de los jóvenes a las bebidas alcohólicas es cada vez mayor, a pesar de las prohibiciones impuestas de su venta a menores. La edad media de inicio en el consumo de alcohol entre los escolares, según los datos de la encuesta sobre drogas a la población escolar 1998 (Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas), es de 13.6 años, y la edad media de inicio de consumo semanal se sitúa en los 14.9 años, según esta fuente las chicas registran mayor prevalencia de consumo de alcohol, aunque en cantidades menores.

El 84.2% de los escolares ha consumido alcohol en alguna ocasión y el 43.9% consume al menos una vez a la semana. En cuanto a los episodios de embriaguez el 41% de los escolares se han emborrachado en alguna ocasión y el 23.6% en el último mes.

Un 80% de las muertes registradas entre adolescentes se deben a causas violentas y dentro de ellas las relacionadas con drogas o alcohol representan el 50%, existiendo un mayor porcentaje de suicidios en los adictos a estas sustancias.

Además, se consideran los factores familiares de gran importancia en el inicio y curso clínico de la adicción al alcohol y otras drogas, ya que hasta un tercio de los niños tienen su primera oferta de consumo de bebida alcohólica dentro del ambiente familiar, por lo que la implicación de la familia tiene gran importancia en todo programa terapéutico.


Pero, ¿por qué beben los adolescentes?. Existen diversas razones que se resumen en los siguientes puntos:

• Es un modo de "ponerse alegre", "alcanzar el punto".

• Forma de búsqueda de afiliación, con imitación de conductas, con consumo que a veces se impone desde el propio grupo de amigos en el que se participa.

• Presión social, a veces producida desde la publicidad.

• Desinhibición, superación de la vergüenza.

• El consumo actuaría como un modelo de imitación y expresividad de la edad adulta.

Además, debemos añadir que la adolescencia es un periodo especialmente vulnerable para el consumo excesivo de alcohol, ya que aumenta la independencia de los padres y se imitan actitudes y comportamientos de los adultos. El adolescente también tiende a intentar “romper las reglas” establecidas e ir en contra de los padres, y a veces lo hace usando alcohol de forma excesiva y peligrosa.

Debido a que el inicio del uso del alcohol es tan temprano, los programas de prevención deben empezarse en el colegio, en los cursos de primaria.

Se ha comprobado que cuanto menos peligrosa crea el adolescente que es una bebida o una droga, más pronto se iniciará su uso. Por ello es importante que los niños conozcan los peligros del alcohol a cualquier edad, y evitar decir cosas como “tu aún eres pequeño para beber”, o “cuando seas mayor podrás beber”.

Hay que recordar que la cerveza, la sidra, el vino y los licores todos tienen alcohol, y sólo se diferencian en la concentración, y que si se mezcla el ron o whisky con refrescos no se reduce la cantidad de alcohol, es decir, que si cuatro chicos se beben 1 litro de ron mezclado con 2 litros de cola en 2 horas, se beben ¼ de litro de ron cada uno.

También es importante que la sociedad no idealice el abuso de alcohol y que no sea aceptado ni tolerado como a veces sucede en la TV o en canciones, que tienen mucha influencia en los jóvenes. Tampoco hay que extender la idea falsa de que “todos los chicos lo hacen”. La tarea educativa de prevención se debe hacer desde la familia y el colegio, pero también desde la sociedad en general y los medios de comunicación.

Pero, ¿Que?, ¿Cuánto? y ¿Cómo consumen nuestros adolescentes?:

• Los períodos de bebida se suelen concentrar durante el fin de semana o en períodos festivos, lo que ello conlleva a alteraciones del orden público o a accidentes de tráfico.

• Suelen beber cerveza entre semana y bebidas de alta graduación (combinados) durante los fines de semana. Estas últimas son las preferidas de los jóvenes.

• Consumen alcohol fuera de casa y en espacios donde se producen las relaciones sociales entre los jóvenes.

• Por último, sus creencias predominantes sobre el alcohol siguen destacando sus “efectos positivos”, los cuales hemos visto anteriormente, dejando los aspectos negativos “para los demás” y pensando “eso no me pasará a mí”.

Una vez analizadas las causas de por qué consumen alcohol los jóvenes y el modo en que lo hacen, conviene recordar qué efectos tiene el alcohol sobre ellos:

• El alcohol produce múltiples problemas físicos y psicológicos aunque se tome “sólo los fines de semana”.

• Como tiene efecto directo sobre el cerebro reduce la concentración y los reflejos, afectando el rendimiento escolar del adolescente.

• También produce síntomas físicos ya que afecta al hígado y al estómago, aumenta el riesgo de muerte o invalidez por accidente de tráfico, y aumenta el riesgo de contactos sexuales precoces y así los embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

• Además, si el alcohol se usa como forma de disminuir la ansiedad social, el adolescente se acostumbra a manejar su ansiedad y sus problemas utilizando alcohol, y no aprende a resolverlos por sí mismo.

• Por ello el alcohol detiene o retrasa el desarrollo psicológico normal del adolescente.

El alcohol es una sustancia con un efecto sobre el cerebro que produce una respuesta en los circuitos del placer afectando los neurotransmisores. Actúa de forma parecida a como lo hacen los tranquilizantes (como el valium® y otras pastillas para dormir), pero con un efecto más rápido. El uso repetido intermitente, y la búsqueda del efecto placentero producen cambios en el cerebro que perpetúan el uso y pueden desembocar en el abuso y la dependencia.

A continuación, conviene definir qué se entiende por abuso de alcohol: un uso repetido del mismo que produce consecuencias negativas. Para que se considere abuso se debe presentar al menos una de las siguientes consecuencias:

• a nivel escolar, académico o laboral (no poder rendir al nivel normal en el colegio o el trabajo por haber usado alcohol)

• a nivel físico (uso de alcohol cuando es peligroso, como conducir un vehículo o usar maquinaria peligrosa)

• a nivel legal

• a nivel social o interpersonal (irritabilidad con los padres, peleas con amigos, pérdida de relaciones sociales, etc).

Los adolescentes pueden tener problemas serios con el alcohol aunque no desarrollen “dependencia” al alcohol (la dependencia al alcohol es lo que se conoce como alcoholismo, pero el abuso también crea problemas).

Los adolescentes con alto riesgo de desarrollar abuso de alcohol incluyen aquellos con historia familiar de abuso de alcohol, adolescentes con depresión, o con autoestima baja, o aquellos que no se sienten aceptados en su grupo. Las drogas de las que los adolescentes abusan con más frecuencia son legales como el alcohol o el tabaco, o ilegales como la marihuana.

Pero, ¿Cómo se pueden reconocer los síntomas del abuso de alcohol en los adolescentes?.

Los padres deben saber que el alcohol produce unos síntomas durante la intoxicación y otros durante el periodo de abstinencia. Las señales principales del abuso de alcohol en adolescentes son:

Físicas: fatiga, múltiples quejas sobre la salud física, ojos enrojecidos y con un brillo característico, vómitos.

Emocionales: cambios en la personalidad, cambios bruscos de humor, irritabilidad, comportamientos irresponsables y arriesgados, baja autoestima, tristeza o depresión, desinterés general en actividades que antes les gustaban.

Familiares: riñas más frecuentes, desobediencia de las normas, mentiras repetidas, estar retraido o no comunicarse con la familia, secretos excesivos (respecto a amigos, sitios donde van, no poder entrar en su habitación, etc).

Escolares: disminución del interés por el colegio, actitud negativa, no ocuparse de hacer los deberes, disminución de las calificaciones, ausencias dl colegio, problemas de disciplina.

Sociales: amigos nuevos a los que no les interesan las actividades normales de la familia y el colegio, problemas con la ley, cambio hacia un estilo poco convencional de vestir o de gustos musicales, tatuajes o piercings excesivos.

Algunas de estas señales de aviso pueden indicar otros problemas.

Los padres deben reconocer que existe un cambio en el comportamiento, humor, relaciones, rendimiento escolar, y hábitos de su hijo o hija. Se debe hablar con sinceridad y claridad con los hijos sobre nuestra preocupación sobre su posible uso de alcohol. No nos debe tranquilizar una respuesta negativa si no se encuentra una causa al cambio de comportamiento.
 
Una respuesta airada o frases como “no confiáis en mí”, “me estáis espiando”, ante nuestras preguntas indican un excesivo recelo del adolescente y deben inducir sospechas. Una vez que se sospecha abuso de alcohol, debe realizarse una visita al médico de cabecera, que realizará una evaluación. Existen también sistemas para la detección de alcohol en el aliento que se pueden tener en casa para hacerse por sorpresa. Si se confirma el abuso de alcohol deberán acudir a un especialista.

El tratamiento del abuso de alcohol en adolescentes necesita de un equipo especializado. Lo primero es que se consiga la abstinencia completa del uso de alcohol y otras drogas como cannabis, en su caso.

Si esto no se consigue pronto debe acudirse a un equipo específico de especialistas en abuso de sustancias (tipo Proyecto Hombre), donde además de psicoterapia individual y de grupo para el adolescente, se da apoyo e indicaciones concretas a los padres. También pueden usarse medicinas para reducir el uso de alcohol. Además deben tratarse los problemas psiquiátricos asociados al abuso de alcohol, con una combinación de medicación, manejo conductual, y apoyo a los padres.

Para prevenir el abuso de alcohol en los adolescentes hay que conocer los factores de riesgo que aumentan la posibilidad de que se presente éste problema., aunque el abuso de alcohol está extendido por todos los estratos socioeconómicos y culturales, y no se limita a un tipo de familias concreto.

Factores de Riesgo en la familia

a) Ambientes familiares caóticos o con abuso de alcohol o drogas en los padres, o padres con un trastorno psiquiátrico

b) Problemas serios en la educación de los hijos por los padres en niños con temperamentos difíciles o problemas de conducta

c) Falta de vínculo afectivo entre hijos y padres, y falta de cariño

Factores de riesgo en el colegio

a) Comportamiento excesivamente tímido o agresivo del niño en clase

b) Fracaso escolar

c) Incapacidad para manejar situaciones adversas (no saber decir no)

d) Amistades con otros chicos con problemas de conducta o legales

e) Consentimiento implícito o tolerancia al uso de alcohol en el colegio, los amigos, o la comunidad

f) Disponibilidad y tolerancia al uso de alcohol en el barrio, y la creencia de que el uso de alcohol es inofensivo aumentan el número de jóvenes que empiezan a usarlo.

Factores Protectores

a) Lazos fuertes con la familia

b) Los padres que están al tanto de las actividades, aficiones y amistades de sus hijos, y que forman parte de la vida de sus hijos previenen el uso de alcohol por sus hijos.

c) Éxito académico en los adolescentes

d) Participación y lazos con instituciones sociales como las familias, el colegio, y organizaciones religiosas

 






Alcohol en el embarazo

Todo lo que una embarazada coma y beba afecta a su bebé. Si bebe alcohol, esto puede dañar el crecimiento de su bebé, pudiendo desarollar problemas emocionales y físicos que quizás lo acompañen por el resto de su vida. Los niños que nacen con problemas muy serios causados por el alcohol tienen síndrome fetal alcohólico (SFA), el cual puede causar una inmensa cantidad de serias consecuencias.

Ellos estarán en riesgo de:

· Nacer más pequeños.
· Tener problemas al comer o al dormir.
· Tener problemas para oír o ver.
· Tener problemas al seguir instrucciones y al aprender a hacer cosas simples.
· Tener problemas al prestar atención y al aprender en la escuela.
· Necesitar maestras y escuelas especiales.
· Tener problemas al relacionarse con otras personas y en controlar su comportamiento.

Puede ser difícil dejar de beber. Si éste es su caso, puede necesitar ayuda. Hable honestamente con su médico acerca de sus hábitos de bebida.




El alcohol, principal causa de defectos congénitos en el embarazo

Si bien los expertos recomiendan no consumir ni una gota de alcohol durante la gestación, e incluso desde antes de buscar el embarazo, aún el 25% de las mujeres sigue bebiendo cuando se entera que está esperando un bebé.

La razón es que el alcohol pueden producir complicaciones físicas, psíquicas, conductuales, alteraciones en el aprendizaje y posibles secuelas a lo largo de la vida que son absolutamnete prevenibles si las embarazadas hicieran el esfuerzo de dejar las copas de lado durante algunos meses.

Entre los defectos que puede ocasionar se encuentran las malformaciones faciales tales como aperturas oculares pequeñas y labio leporino o paladar hendido. También puede presentar un tamaño pequeño para su edad gestacional, problemas de succión o alteraciones en otros órganos.

En cuanto al desarrollo puede verse afectado por una mala coordinación, conducta hiperactiva o discapacidades del aprendizaje como retardo en el habla y en el lenguaje.

Además, el alcohol es una de las causas más frecuentes de retraso mental en los pequeños. Puede estar relacionado con un bajo cociente intelectual, deficiente capacidad de razonamiento y dificultades para dormir

Es lógico que ante semejante panorama los entendidos recomienden abstenerse por completo del consumo de alcohol durante el embarazo. Hay quienes defienden un consumo moderado, mientras que otros lo desaconsejan tajantemente pues no existe una medida “inofensiva”.

Por si acaso, es preferible hacer un pequeño esfuerzo y prevenir cualquier posible problema.


 

Alcohol

Cuando una mujer embarazada bebe alcohol, llega rápidamente al feto. La sangre del bebé tiene la misma cantidad de alcohol que la sangre de la mujer. En un adulto, el hígado descompone el alcohol. Pero el hígado de un bebé todavía no es capaz de hacerlo. Por lo tanto, el alcohol es mucho más nocivo para un feto que para un adulto. Cuanto más bebe una mujer embarazada, mayor es el peligro para su bebé.

¿Tiene usted problema con la debida?

 

 

 

 

 

 

¿Usa o abusa del alcohol? A veces no es fácil notar la diferencia. Si no está segura, hágase las siguientes preguntas:

 

 

T ¿Cuántos tragos necesita para sentirse animada? (TOLERANCIA)

A ¿Se ha sentido IRRITADA por otras personas criticando su forma de beber?

C ¿Le parece que debería DISMINUIR su forma de beber?

E ¿Alguna vez ha bebido a primera hora de la mañana para tranquilizarse o sacarse una resaca? (REVELACIÓN)

 

2 puntos si su respuesta a la primera pregunta es más de dos tragos.

1 punto por cada “si” a las otras preguntas.

 

Si su puntaje total es 2 o más, usted puede tener un problema con el alcohol. Hable con su médico acerca de sus hábitos de bebida. él o ella puede ayudarla a decidir si usted tiene un problema.
 
El doctor la referirá para recibir orientación o tratamiento si es necesario. También podría pensar en ponerse en contacto con un programa de abuso de sustancias. Estos grupos pueden ayudarla a encontrar alguien con quién hablar acerca de su problema y brindarle soporte cuando trate de dejar de beber. Consulte con sus páginas amarillas locales.

No se sabe cuánta cantidad de alcohol hace falta para dañar al feto. Una cerveza, una medida de licor, un cóctel o un vaso de vino contienen aproximadamente la misma cantidad de alcohol.

Todas las bebidas representan un riesgo. Lo mejor es no beber nada de alcohol durante el embarazo.

Beber en cualquier momento del embarazo puede causar problemas. El alcohol aumenta la posibilidad de tener un aborto espontáneo o un bebé prematuro. El abuso de alcohol durante el embarazo es la causa más frecuente del retardo mental.

Beber mucho durante el embarazo puede causar el síndrome de alcoholismo fetal. Este es el patrón de serios problemas físicos, mentales y de conducta en bebés que fueron expuestos al alcohol durante el embarazo. Fumar, usar drogas y mala alimentación también juegan un papel en la severidad en que un bebé es afectado por el síndrome de alcoholismo fetal.

El SFA es fácilmente prevenible. Sólo hay que evitar la ingesta de bebidas alcohólicas durante el embarazo.




Síndrome alcohólico fetal (SAF)


 No se conoce si hay una cantidad mínima de alcohol que se pueda consumir durante el embarazo para que no tenga efectos negativos sobre el feto, tampoco hay un periodo del embarazo en el que se pueda beber alcohol sin que sea perjudicial, por eso, es muy recomendable evitar las bebidas con alcohol durante el embarazo y también si estás buscando quedarte en estado, pues puedes estar embarazada y no saberlo durante unas semanas, en las que el futuro bebé estaría también ingiriendo alcohol.


Los fetos que han estado expuestos al alcohol durante el periodo prenatal, pueden sufrir el Síndrome alcohólico fetal (SAF). Afirman que las lesiones producidas por el alcohol son mucho más graves que las de algunas drogas.

El SAF se caracteriza por unos rasgos faciales anormales, retraso del crecimiento, problemas del sistema nervioso central, alteraciones craneofaciales y articulares, discapacidades físicas, problemas de atención y de aprendizaje, incluso puede provocar la muerte del feto. El niño que ha estado expuesto al alcohol, padece lesiones irreversibles físicas y mentales para el resto de su vida.

Cada mujer metaboliza el alcohol de diferente manera y varía según la edad, si se consume con la comida o en ayunas, etc. Algunos investigadores consideran que un vaso de vino no tiene riesgos para el feto, pero otros afirman que lo mejor es no probar ni gota durante la gestación, pues el consumo esporádico de bebidas alcohólicas puede producir ARND, formas incompletas del SAF, es decir, sufren algunos síntomas clínicos del síndrome alcohólico fetal pero no todos.

Las lesiones que provoca el alcohol al feto son más graves cuando el consumo se realiza en el primer trimestre del embarazo, pues es cuando se está formando el sistema nervioso, por eso recomiendan que desde antes de quedar embarazada, se tengan hábitos saludables en la alimentación. Aunque también en la segunda mitad del embarazo se producen muchos mecanismos neurológicos más sofisticados, así que se desmienten algunas creencias de que en los últimos meses de embarazo el peligro para el feto es menor. El alcohol pasa muy fácilmente la barrera placentaria y aunque para la mamá es fácil eliminarlo, para el bebé no lo es.

El Síndrome alcohólico fetal es prevenible, sólo hay que prescindir del alcohol desde el momento en que deseas quedarte embarazada. Y si lo estás y has ingerido este tipo de bebidas, cuanto antes las abandones mejor, aún así, no dejes de comunicárselo a tu médico. Pero no sólo las madres tienen que prevenir el SAF, el papá también desempeña un importante papel a la hora de ayudar a la futura mamá a que se abstenga a beber alcohol, y si es necesario, evitar eventos o situaciones sociales que inviten a ello.


 


¿Cómo se puede reducir el consumo de alcohol?


Hay muchas maneras de ayudarse a dejar de beber. Una persona que bebe demasiado puede sentir que le es imposible reducir su consumo de alcohol. Si el hábito de beber ha sido demasiado intenso y prolongado, puede ser difícil reducir el consumo, en parte porque siempre es difícil cambiar los hábitos.

La persona puede incluso no estar convencida de si desea o no dejar de beber. Por ello puede ser útil reducir el consumo de riesgo a niveles de consumo más seguros como fase previa a alcanzar la abstinencia total que debe ser la meta a alcanzar cuando exista una adicción al alcohol.


Cómo reducir el consumo de alcohol paso a paso

Mantenga un registro, ya sea diario o semanal, de todo el consumo de alcohol.


Piense en la forma de hacer más fácil la reducción del consumo de alcohol. Alguna de las siguientes recomendaciones pueden serle útiles:

  • Dejar de beber alcohol durante la semana, o los días laborales.

  • No mantener alcohol en casa.

  • Sustituir la segunda bebida por agua, cerveza sin alcohol, café o un refresco.

  • Coger otro camino desde el trabajo, para evitar la tentación de entrar en un bar.

  • Sustituir bebidas de alta graduación por otras de menor contenido de alcohol.

  • Empezar a beber más tarde para tomar menos consumiciones.

  • Visitar a la familia en vez de beber con los amigos.


  • Buscar otras maneras de emplear el tiempo libre.

Esta lista, que podría ser mucho más larga, debe adaptarse a las necesidades y características de cada persona y debe incluir todas las posibilidades realistas. Ponga en práctica estas u otras sugerencias y evalúe el progreso con un amigo o una persona allegada.





¿Por qué debo decir no al alcohol?

El alcohol es una droga y usted puede hacerse adicto a este. El alcohol cambia la forma como su mente y su cuerpo trabaja. Incluso una cerveza puede disminuir sus reacciones y confundir su forma de pensar. Esto significa que todo lo que requiere concentración y coordinación - como manejar- es peligroso cuando usted se ha tomado un trago.

El alcohol también cambia la forma como usted actúa. Puede hacer que usted pierda las sensaciones que previenen que usted haga cosas que usted sabe que contraen riesgo o que son peligrosas. Esto puede hacer que usted tome malas decisiones; por ejemplo, tener sexo sin protección, o manejar cuando usted sabe que no debería hacerlo. Usted puede pensar que esto no le va a pasar a usted, pero todo mundo conoce alguien que dijo lo mismo y que salió herido.




¿Cómo sé si tengo un problema?

Beber es un problema si le causa problemas en sus relaciones interpersonales, en el colegio o en actividades sociales o si afecta la manera como usted piensa y se siente.

Hágase las siguientes preguntas para determinar su usted tiene un problema con el alcohol. Si usted responde "Sí" a cualquier pregunta, es posible que usted tenga un problema con el alcohol.

  1. ¿Algunas veces usted bebe más de lo que quería?
  2. ¿Ha tratado de disminuir la cantidad que usted bebe y ha fallado?
  3. ¿Usted pierde la memoria (se le dificulta recordar las cosas que pasaron) de lo que pasa mientras bebe?
  4. ¿Sus problemas en el colegio, trabajo o en sus relaciones personales han empeorado desde que usted comenzó a beber?
  5. ¿Usted sigue bebiendo a pesar de que sabe que esto le está ocasionando problemas?
  6. ¿Usted bebe cuando está estresado?
  7. ¿Usted bebe solo?
  8. ¿Usted puede beber mucho más ahora de lo que antes podía?
  9. ¿Alguna vez se siente incómodo cuando no se ha tomado un trago?
  10. ¿Usted bebe cuando es importante mantenerse sobrio?







El test que revela cuándo uno tiene problemas de alcohol

Lo propone Alcohólicos Anónimos. Consta de 12 preguntas simples sobre el comportamiento con la bebida. Infobae.com habló con la entidad para saber cuándo una persona puede considerarse alcohólica

La bebida alcohólica parece haberse convertido en la actualidad en una forma de intercambio social siempre presente, siempre recurrida en los grupos de jóvenes, pero también en adultos. Y su aceptación es tan extendida que se podría pensar que, de alguna manera, se ha “naturalizado” a la borrachera como evento plausible de un buen fin de semana.

Hay quienes sólo toman el sábado, quienes lo hacen todos los días, quienes beben mucho o poco, quienes alcanzan más o menos rápido el estado de embriaguez. Pero, ¿cuál es la medida justa para un bebedor? O, mejor, ¿cuándo el alcohol debe preocupar?




El test

Responda SI o NO a las siguientes preguntas:

1 - ¿Ha tratado alguna vez de dejar de beber durante una semana o más, sin haber podido cumplir el plazo?
La mayoría de los A.A. hicimos todo tipo de promesas a nosotros mismos y a nuestras familias. No pudimos cumplirlas. Luego llegamos a A.A., y A.A. nos dijo: Trate de no beber hoy. (Si no bebe hoy, hoy no se emborrachará.)

2 - ¿Le fastidian los consejos de otras personas en cuanto a su forma de beber - le gustaría que dejasen de entrometerse en sus asuntos?
En A.A. no decimos a nadie lo que tiene que hacer. Hablamos simplemente de nuestras experiencias con la bebida, los líos en que nos metíamos, y cómo logramos dejar de beber. Nos agradaría ayudarle si así lo desea.

3 - ¿Ha cambiado de una clase de bebida a otra con objeto de evitar emborracharse?
Intentamos multitud de trucos. Nos hacíamos bebidas suaves. Tomábamos solamente cerveza. No tomábamos cócteles. Bebíamos solamente los fines de semana. Todo lo que se pueda imaginar, ya lo hemos probado. Pero si tomábamos algo que contuviera alcohol, generalmente acabábamos por emborracharnos.

4 - ¿Se ha tenido que tomar algún trago al levantarse por la mañana durante el año pasado?
Necesita un trago para ponerse en marcha, o para quitarse los temblores? Esta es una indicación bastante segura de que usted no es un bebedor "social".

5 - ¿Tiene envidia de las personas que pueden beber sin meterse en líos?
Casi todos nosotros nos hemos preguntado alguna vez por qué no somos como la mayoría de la gente, que pueden realmente tomarlo o dejarlo.

6 - ¿Ha tenido algún problema relacionado con la bebida durante el año pasado?
Sea sincero! Los médicos dicen que si se tiene un problema con el alcohol y se sigue bebiendo, el problema va a empeorar, nunca mejorar. Al final, morirá, o acabará en una institución para pasar confinado lo que le quede de vida. La única esperanza está en dejar de beber.

7 - ¿Ha causado su forma de beber dificultades en casa?
Antes de llegar a A.A., casi todos solíamos decir que lo que nos impulsaba a beber eran nuestros problemas familiares o las personas con quienes vivíamos. No se nos ocurrió nunca que la bebida lo hacía todo cada vez peor, que nunca solucionó problema alguno.

8 - ¿Trata usted de conseguir tragos "extras" en las fiestas, por temor de no tener suficiente?
La mayoría de nosotros solíamos tomarnos "unos cuantos" tragos antes de ir a una fiesta, si creíamos que no nos iba a bastar la ración. Y si no nos servían con la suficiente rapidez, íbamos a otra parte para conseguir más.

9 - ¿Persiste usted en decir que puede dejar de beber en el momento que quiera, a pesar de que sigue emborrachándose cuando no quiere?
Muchos de nosotros nos engañábamos diciendo que bebíamos porque queríamos beber. Después de unirnos a A.A., llegamos a saber que una vez que empezábamos a beber, no podíamos parar.

10 - ¿Ha faltado a su trabajo o a la escuela a causa de la bebida?
Muchos de nosotros ahora reconocemos que a menudo nos ausentábamos "por estar enfermos" cuando en realidad estábamos con resaca o borrachos.

11 - ¿Ha tenido "lagunas mentales"?
Ha pasado horas o días bebiendo sin poder acordarse de lo que hizo o qué le pasó? Al llegar a A.A., descubrimos que esa era una indicación bastante segura del alcoholismo.

 

12 - ¿Ha pensado que llevaría una vida mejor si no bebiera?
Muchos de nosotros empezamos a beber porque la bebida hacía que la vida nos pareciera más agradable, al menos por algún tiempo. Luego nos sentimos atrapados. Estábamos bebiendo para vivir y viviendo para beber. Estábamos hartos de estar hartos y recurrimos a A.A.




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
El ejercicio físico es necesario para la salud.