lissettej - COMPORTAMIENTO Y CONDUCTA HUMANA
   
  lissettej
  Inicio
  RECETAS DOMINICANA
  El CuerPo HuMaNo
  PLANTAS Y REMEDIOS CASEROS
  Trucos de belleza
  Vitaminas y Minerales
  PRIMEROS AUXILIOS
  ETICA MEDICA
  TIPOS DE ENFERMEDADES
  VIH/SIDA
  ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL (ETS)
  ENFERMEDADES MENTALES
  ENFERMEDADES GENETICA
  EL EMBARAZO
  TU BEBE
  ABORTOS
  COMPORTAMIENTO Y CONDUCTA HUMANA
  SeXo , sExUaLiDaD y SeNsUaLiDaD
  DROGAS
  AlCohOLiSmO
  Bulimia Y Anorexia
  Obesidad
  eXaMeNeS Y pRuEbAs mEdIcA
  EDUCACION SEXUAL
  RELACION DE PAREJAS
  LA VIOLENCIA
  SEXO AL DESNUDO
  AmOr Y SeXo..
  Solo para mujeres...
  PARA MUJERES
  PARA HOMBRES
  HOMBRES VS. MUJERES*
  LIBRO DE VISITANTES
  MIS FOTOS

lissettej copyrigth derechos reservados 2011



COMPORTAMIENTO Y CONDUCTA HUMANA








Probablemente una de las principales características por las cuales el ser humano suele ser caracterizado de tal forma que se puede indicar las actitudes y/o posibles futuros comportamientos dentro de la sociedad son las conductas
.






 

 

Tipos de conducta

Conducta estereotipada

Conducta aprendida

Conducta compleja




Conducta estereotipada

Es innata, puede ser un tactismo por el que todo el órgano se mueve en relación con un determinado estímulo externo. 



Conducta aprendida

El aprendizaje es la modificación de la conducta estereotipada o adquisición de nuevos tipos de conducta. 









Los criterios para distinguir la conducta aprendida de las modificaciones de la estereotipada:

 
a) el aprendizaje debe ser permanente, 

b) no será alteración permanente en la conducta. Los distintos grados de aprendizaje descubiertos en el reino animal son: habito, rastreo, condicionamiento, colaboración y aprendizaje por tentativa. 



 

Conducta compleja

El razonamiento es la facultad de utilizar experiencias pasadas, con deducción lógica, para resolver problemas nuevos más o ménos complicados.

 









 

 

Desordenes de la Conducta





Los "desórdenes de la conducta" en los jóvenes constituyen un grupo complicado de problemas emocionales y del comportamiento. 

Los niños y adolescentes que sufren de estos desórdenes tienen mucha dificultad en seguir las reglas y en comportarse de manera socialmente aceptable.

Otros niños, los adultos y las instituciones sociales los consideran "malos" o delincuentes en lugar de enfermos mentales.
 
Muchos factores pueden contribuir al desarrollo de los desórdenes de la conducta en el niño, incluyendo un daño al cerebro, el haber sufrido abuso, vulnerabilidad genética, el fracaso escolar y las experiencias traumáticas de la vida.







Los niños y adolescentes con problemas de la conducta pueden manifestar algunos de los siguientes problemas del comportamiento



Agresión hacia las personas y los animales:

  • acosa, intimida o amenaza a los demás

  • a menudo inicia peleas físicas

  • ha usado un arma que puede causar daño físico serio a otros (por ejemplo: palos, ladrillos, botellas rotas, cuchillos o armas)

  •  es físicamente cruel con las personas o animales

  • roba a sus víctimas mientras las confronta (por ejemplo: asalto)

  • obliga a otro a llevar a cabo una actividad sexual

 

Destrucción de la propiedad:

  • deliberadamente prende fuegos con la intención de causar daño

  • deliberadamente destruye la propiedad de otros
  • fuerza la entrada en el edificio, casa o automóvil de otros

  • miente para que le den las cosas, para obtener favores o para evitar las obligaciones

  • roba artículos sin confrontar a la víctima (por ejemplo: roba en las tiendas, pero sin forzar su entrada para robar)

 





Violación seria a las reglas:

  • se queda la noche fuera de la casa aun pese a la objeción de sus padres

  • se escapa de la casa

  • deja de asistir a la escuela cuando le parece


Los niños que demuestran estos comportamientos deben de recibir una evaluación comprensiva. 















LA DISCIPLINA

 


El ayudar al niño a comportarse de una manera aceptable es una parte esencial de su crianza. La disciplina varía con la edad. 






No hay una manera correcta de criar a los niños, pero los psiquiatras de niños y adolescentes recomiendan las siguientes reglas:

Generalmente, los niños quieren complacer a sus padres. Los padres, si son sabios, integran este deseo de complacer a sus actividades disciplinarias.

Cuando los padres demuestran su alegría y aprobación por el comportamiento que les agrada, esto refuerza el buen comportamiento del niño.


Cuando los padres demuestran su desaprobación al comportamiento peligroso o desagradable del niño pequeño, tienen mayor posibilidad de éxito cuando el niño sea mayor.

La forma en la que el padre corrige el mal comportamiento del niño o adolescente tiene que hacerle sentido al hijo.
 

El padre no puede ser tan estricto, que el niño o el adolescente no sienta más adelante el amor y la buena intención del padre.

Los niños y adolescentes pueden hacer que sus padres se enojen. Los padres deben tener control de sí mismos cuando están enojados. 


Aunque un grito de "no" puede atraer la atención de un niño pequeño que está por cruzar la calle, puede conseguir intranquilizar al bebé que está llorando. 


Los niños mayores deben de saber lo que se espera de ellos. Los padres deben de ponerse de acuerdo y deben de explicarle claramente las reglas al niño o al adolescente.

Se le puede permitir a un niño ir y venir cuando quiera, mientras que a otro se le pueden imponer horas fijas de regresar a la casa. 


Cuando los padres y los niños no están de acuerdo sobre las reglas, ambos deben de tener un intercambio de ideas que los ayude a conocerse. Sin embargo, los padres son los responsables de establecer las reglas y los valores de la familia.

Evitar que el comportamiento indeseable comience es más fácil que ponerle fin luego.














La familia

EDUCAR

Sembrar un saber esperar

Sembrar con amor y paciencia

.... En familia ....

RASGOS NECESARIOS PARA EDUCAR

·         Amor, cariño, afecto, comprensión

·         Alegría, buen humor.

·         Paz, serenidad, tranquilidad

·         Autoridad, firmeza y temple. Nadie se educa sino con autoridad.

 




RASGOS QUE FAVORECEN LA COMUNICACIÓN EDUCATIVA

Confianza mutua, calor humano, sinceridad, transparencia

 






 

OBJETIVOS de un buen PADRE/MADRE 


  • Formación integral del hijo.

 

  • Ayudarle a crecer como persona, la tarea inacabada siempre de ser hombre/mujer

 

  • Conseguir personas libres y autónomas que superen el egoísmo

 

  • Exigir lo mejor que cada uno pueda dar de si mismo

 

  • Desarrollo de la capacidad crítica

 

  • Apertura a los valores: La TV se está adueñando de la familia, de los hogares. Apagad la televisión, porque las familias tenéis toda la fuerza si os da la gana, ponéis y quitáis al periodista que queráis no viendo los programas que ponen. La familia tiene toda la fuerza, lo que pasa es que no os dais cuenta. Sois todo. Un país es lo que hacen las familias. La TV no es nadie si a vosotros os da la gana.

 

 



 

 

RASGOS DEL MATRIMONIO CARA A LA EDUCACIÓN

Unidad de criterios - Evitar discusiones delante de los niños - No contradecirse - Concordia, coherencia y ejemplaridad - Asumir ambos las responsabilidades educativas - Ser constantes los dos.

 





RASGOS QUE HA DE TENER LA DISCIPLINA


  • Disciplina no es castigo, es orden, responsabilidad, es que tú te haces cargo de ti mismo.
  • Firmeza cargada de razón.
  • Tolerancia y flexibilidad
  • Afán de superación
  • Armonía entre la exigencia y respeto a la persona
  • Pocas normas pero claras y exigir su cumplimiento.

 








LOS PROBLEMAS EN LAS FAMILIAS CAUSADOS POR LOS SEGUNDOS MATRIMONIOS








Cuando se forma la segunda familia, sus miembros no tienen un historial común o no tienen el mismo modo de hacer las cosas; muchas veces sus creencias son muy diferentes. 



Además, un niño puede tener una lealtad dividida entre el padre con quien vive y el que vive en otro lugar y a quien visita de vez en cuando. Frecuentemente, los recién casados no han pasado suficiente tiempo juntos para adaptarse a la nueva relación. 




Los miembros de la nueva familia combinada necesitan crear vínculos fuertes entre ellos, lo cual pueden hacer de la siguiente manera: 




  • reconociendo y lamentando lo que han perdido,

 

  • desarrollando nuevas maneras de tomar decisiones en familia.

 

  • fomentando y fortaleciendo las nuevas relaciones entre padres, padrastros, hijastros y hermanastros,

 

  • ayudandose los unos a los otros, y

 

  • manteniendo y fomentando las relaciones originales con los padres naturales.

 


Aunque estos problemas son difíciles de resolver, la mayor parte de las segundas familias logran resolverlos. Las segundas familias utilizan a menudo a abuelos (u otros parientes), miembros del clero, grupos de apoyo y otros programas disponibles en la comunidad para que los ayuden con los ajustes. 








Los padres deben de considerar obtener una evaluación psiquiátrica del niño que manifieste sentimientos muy fuertes de:

 

 

  • sentirse dividido entre los dos padres y las dos familias,

 

  • sentirse aislado por sus sentimientos de culpabilidad y de ira o enojo,

 

  • no estar seguro de lo que es correcto,

 

  • sentirse incómodo con cualquier miembro de la familia original o de la nueva familia.







Además, si los padres observan que los síntomas siguientes persisten, deben de considerar una evaluación psiquiátrica del niño o de la familia completa si: 



  • el niño dirige su ira hacia un miembro en particular de la familia o expresa resentimiento contra el padrastro o el padre,

 

  • uno de los padres sufre mucho estrés y no puede ocuparse de las necesiades crecientes del niño,

 

  • uno de los padres o padrastros demuestra favoritismo por uno de los niños,

 

  • el disciplinar al niño se deja en manos de los padres naturales, en vez de incluir también a los padrastros,

 

  • algunos miembros de la familia dejan de disfrutar de sus actividades normales (por ejemplo, aprender, asistir a la escuela, trabajar, jugar o estar con los amigos y la familia).



Los psiquiatras de niños y adolescentes han sido entrenados y son expertos en evaluaciones psiquiátricas tanto del niño como de la familia.

La mayor parte de las segundas familias, dandole tiempo suficiente para que desarrollen sus propias tradiciones y formen nuevas relaciones entre ellos, pueden proveer relaciones emocionales excelentes y duraderas en el matrimonio, que pueden ayudar a los niños a desarrollar la autoestima que necesitan para disfrutar de la vida y enfrentar sus desafíos.

 

 






 

 

 

Desarrollo del niño 



¡Su hijo ya no es más un bebé! El comienzo de la escuela les recuerda a los padres que sus hijos están creciendo.

Los niños entre 6 y 12 años de edad crecen y maduran a velocidades muy distintas. Es difícil definir lo que es "normal". 

Pueden existir grandes diferencias de altura, peso y contextura entre los niños sanos. Algunos factores relacionados con ello son la dieta, el ejercicio y los genes. Algunos niños comienzan la pubertad o están cerca de ella antes de ser adolescentes.

Los niños empiezan a ser más independientes de sus padres. Pueden volverse rebeldes. También admiran lo externo, como a sus amigos, quienes suelen ser del mismo sexo. La aprobación de sus pares es muy importante. 

Su hijo puede probar algunos comportamientos nuevos para ser parte del "grupo". Éste puede ser un momento en el que los padres o los maestros identifican
trastornos del aprendizaje o problemas de conducta en los niños. Estos problemas pueden empeorar a medida que el tiempo pasa, de modo que es importante buscar ayuda precozmente.










Hablar de sexo con

tu hijo



Más tarde o más temprano tu hijo empezará a hacer preguntas sobre sexo. Algunos padres más modernos creen que cuando llegue el momento la discusión sobre el tema será fácil, que todo será una cuestión de ponerse a hablar.
 
Todo parece muy fácil, pero cuando llegue la hora de la charla, seguramente en la mayoría de los casos, parecerá más complicado, tratándose de niños.
 
¿Si existe algún truco? Pues sí. El truco estar en mantenerse firme, jamás inventar o mentir, no evadirse de la pregunta, y no contestar más de lo que tu hijo pregunte. Lo ideal es hablarle de sexo en cuentagotas, es decir, a la medida de su curiosidad según la edad que tenga.

Es conveniente hablar de sexo con tu hijo desde el momento en que él empiece a conocer su cuerpo y a nombrarlo. Para los niños es muy importante que cada parte de su cuerpo tenga un nombre y no un "apodo". Si se habla de cabeza es cabeza, de mano es mano, de pene es pene, de nalga es nalga y así siempre. 

Evita darles otros nombres para que el niño no se sienta confundido. Otra ventaja de charlar con los hijos sobre sexo es aumentar la intimidad y la afectividad entre ambos, abrir caminos para que se pueda discutir en casa sobre todo y dar al niño la seguridad de que piense que "voy a preguntar a papá y a mamá porque ellos siempre me contestan". 








Las preguntas de los

niños
sobre el sexo



Las preguntas que los niños más hacen a los padres y algunas sugerencias de respuestas:





¿Por qué soy distinto a mí hermanita?


A partir de los dos años, y en algunos casos hasta antes, los niños y niñas notarán sus diferencias al buscar conocer sus propios cuerpos. 

En este caso, lo mejor es decirle que un niño es distinto de una niña y que él no se preocupe porque todos los hombres son distintos de las mujeres. Para un niño pequeño esta respuesta es suficiente.





¿De donde nací yo?


Esta es una pregunta que suelen hacer los niños a partir de los cuatro años de edad. 

Los niños saben que las frutas vienen del mercado, que las galletas vienen del supermercado, y los juguetes de las tiendas, y por eso quieren saber de donde han venido. En este caso, limítese a decir que él vino de los papás.










¿Por qué los niños hacen pis de pie y las niñas sentadas?


Es lo mismo que preguntar el por qué los niños cambian el pañal por los calzoncillos y las niñas por las braguitas. No hay mucho qué explicar. Explique el concepto de la diferencia. 

Que los niños y las niñas son distintos físicamente y que también se difieren en la forma de vestir. Las niñas llevan vestido, y los niños llevan más pantalones, entre otras cosas. 








¿Cómo salí de dentro de su barriga?

Dependiendo de la edad que tenga el niño, la respuesta debe ser dada de una forma más o menos clara. Si el niño es muy pequeño, limítese a decir que él salió de la barriga y nada más. Pero si con eso el niño no se siente satisfecho y notas que puede entender porque ya es un poco mayor, dile que él salió por uno de los tres agujeritos que tienen las mujeres. 

Uno es para salir la caquita, el otro para orinar, y el otro para salir el bebé. Con eso, seguramente, el niño se sentirá satisfecho y no te preguntará nada más.

Más importante qué responder a su hijo cuando surjan las preguntas sobre la sexualidad, es la actitud que tendrás al contestarlas. El tono de la voz, la seguridad en las informaciones, el hecho de estar o no tranquilos, todo eso es captado por el niño en forma de información.











La identidad 

sexual del niño





El desarrollo de la sexualidad humana empieza con el contacto físico, cuando los bebés son sujetos y acariciados. Eso es necesario y natural que ocurra. No se debe privar al bebé de contactos corporales.
 
Es necesario reconocer al niño como ser sexuado, en relación consigo mismo y con otros, para que se construya una identidad sexual propia. La sexualidad infantil es una de las puertas por la cual el niño desarrolla su personalidad y sus relaciones con la afectividad. 

La sexualidad es una cosa natural en los seres humanos, una función como tantas otras, como comer, caminar, leer, estudiar, etc. Y como tal, debe ser un tema tratado con naturalidad, honestidad, cariño, y teniendo su propio espacio dentro del proceso educacional del niño.

 

 





Educación sexual y
 
los padres



Los caminos que llevan al conocimiento de su propio cuerpo, de sus sensaciones, etc., no siempre son los más adecuados para los niños. 

Hoy día, las interferencias en este proceso de aprendizaje hacen con que el niño esté, cada vez más temprano, expuesto a unas manifestaciones severas, y en muchos casos incomprensibles, de la sexualidad. 

El culto a la belleza, al físico y la seducción, en los medios de comunicación, no distinguen la edad de su publico. Hay un abuso de las manifestaciones sexuales, al cual los niños están indiscriminadamente expuestos.
 
Los contenidos sexuales pueden acelerar las manifestaciones de los niños en el tema de la sexualidad, considerando que ellos aprenden imitando lo que ven de sus padres, de la televisión, out-doors, de bailes y ropas eróticas de moda, etc. Las malas influencias conceden nociones equivocadas y perjudiciales al niño.

De una forma general lo único que puede evitar estas malas interferencias es la familia. Son los adultos, los padres, que deben ejercer el papel de filtro de las informaciones. 

Es necesario crear y mantener un canal abierto de comunicación con los hijos, espacios de discusión e de intervención sobre lo que es correcto y lo que no, relacionados a todos los temas, y en especial a la sexualidad. Es conveniente vigilar de muy cerca el entorno y las actividades del niño, para orientarle cuando crea necesario. En la medida de lo posible, no se debe perder ninguna oportunidad para entablar conversación sobre sus dudas, intereses, etc.

 






 

 

 

 

Trastornos de la conducta del niño 




Otros nombres: Problemas de comportamiento del niño 

Todos los niños se comportan mal algunas veces, pero los trastornos de la conducta van más allá del mal comportamiento y la rebelión. 

En los casos de trastornos de la conducta, el niño o el adolescente muestran comportamientos hostiles, agresivos o desordenados durante más de 6 meses. 









Los signos de advertencia pueden incluir:


  • Dañar o amenazar a otras personas, mascotas o a sí mismos

  • Dañar o destruir las pertenencias ajenas

  • Mentir o robar

  • No tener buen rendimiento escolar, faltar a la escuela

  • Comenzar a fumar, beber o consumir drogas 
  • prematuramente 
  • Actividad sexual prematura
     

  • Rabietas y discusiones frecuentes

  • Hostilidad constante hacia las figuras de autoridad

 





Qué es un comportamiento normal para un niño?

 

 

El comportamiento normal en los niños depende de la edad, personalidad y desarrollo físico y emocional del niño. El comportamiento de un niño puede ser un problema si no cumple con las expectativas de la familia o si causa perturbación.

 
El comportamiento normal o "bueno" usualmente está determinado por si desde el punto de vista social, cultural y del desarrollo es o no es apropiado. Saber qué debe esperar de su niño en cada edad le ayudará a decidir qué es comportamiento normal.

 






¿Qué puedo hacer para cambiar el comportamiento de mi niño?


Los niños tienden a continuar un comportamiento cuando éste es recompensado y a frenar un comportamiento cuando es ignorado. 

La consistencia en su reacción a un comportamiento es importante puesto que recompensar y castigar por el mismo comportamiento en ocasiones diferentes confunde a su niño. 









Cuando el comportamiento de su niño es un problema usted tiene tres opciones:

  • Decidir que el comportamiento no es un problema pues es apropiado para la edad y etapa de desarrollo del niño.

  • Intentar frenar el comportamiento ya sea ignorándolo o castigándolo.

  • Presentar un nuevo comportamiento que usted prefiere y reenforzarlo premiando a su niño.










¿Cómo freno el mal comportamiento?




La mejor manera de frenar el comportamiento que usted no desea es ignorándolo. 

Esto funciona mejor con el tiempo. Cuando usted quiere que el comportamiento pare enseguida, usted puede usar el método de tiempo-fuera.

 

 









¿Cuáles son algunas buenas formas de premiar a mi niño?






Ganarle al reloj ( buen método para un niño holgazán)

  • Pídale al niño que haga una tarea. Ponga el reloj a contar el tiempo. Si la tarea se cumple antes de que suene el reloj, su niño recibe el premio.

 

  •  Para decidir la cantidad de tiempo que le debe dar a su niño determine el "mejor tiempo" en que la labor se puede completar y añádale cinco (5) minutos.









El juego del buen comportamiento (bueno para enseñar un comportamiento nuevo)

  • Escriba una lista corta de buenos comportamientos en una tabla y marque la tabla con una estrella cada vez que usted observa el buen comportamiento.

 

 Después de que su niño se ha ganado un número pequeño de estrellas (dependiendo de la edad del niño) dele un premio.









Marcas buenas / marcas malas (el mejor método para niños difíciles y muy activos)

  • En un período de tiempo corto (más o menos de una hora) ponga una marca en una tabla o en la mano de su niño cada vez que lo ve comportándose bien. Por ejemplo, si ve que su niño está jugando en silencio, resolviendo un problema sin pelear, recogiendo juguetes o leyendo un libro usted pone una marca. Después de un cierto número de marcas dele un premio a su niño.

 

Usted también puede hacer marcas negativas cada vez que los malos comportamientos ocurren. Si hace esto, solo dele un premio al niño si tiene más marcas positivas que marcas negativas.

 

Haciendo silencio por un tiempo (con frecuencia útil mientras usted está preparando la cena)

  • Pídale a su niño que juegue en silencio solo o con un hermano durante un período de tiempo corto; probablemente unos 30 minutos.

 

Fíjese qué está haciendo el niño con frecuencia (cada dos a cinco minutos dependiendo de la edad del niño) y dele un premio o una ficha por cada par de minutos que estuvieron callados o que jugaron bien. 

 

  • Gradualmente aumente los intervalos de tiempo que espera para chequear el comportamiento de su niño desde cada dos (2) a cinco (5 ) minutos hasta cada 30 minutos, pero continúe dándole premios por cada período de tiempo que su niño estuvo callado o jugó bien.







¿Porqué no debería usar el castigo físico?



Los padres pueden elegir usar el castigo físico (por ejemplo una palmada) para frenar un comportamiento inapropiado.


La gran desventaja que tiene este método es que a pesar de que el castigo frena el mal comportamiento por un tiempo, no le enseña a su niño a cambiar su comportamiento. 


Disciplinar a su niño es realmente enseñarle a él o a ella a escoger buenos comportamientos. Si su niño no conoce un buen comportamiento es muy probable que él o ella repita el mal comportamiento. 


El castigo físico se hace menos efectivo con el tiempo y puede hacer que el niño se comporte de una manera agresiva. 



Además se puede llevar hasta el extremo: a abuso infantil. Otros métodos de castigo son preferibles y deben usarse cuando sea posible.

 








¿Es aceptable golpear a mi niño?


Golpear a su niño no es la mejor manera de disciplinarlo. La meta de la disciplina es enseñarle a los niños a controlarse a si mismos. 


Golpear a un niño sólo le enseña al niño a dejar de hacer algo por miedo. Existen mejores maneras de disciplinar a los niños.


Una buena forma para los infantes y los niños que ya comienzan a andar es reorientarlos. Cuando usted reorienta a un niño reemplaza un comportamiento indeseable (malo) por uno aceptable (bueno). 

Por ejemplo, si tirar una bola dentro de la casa no es permitido, saque a su niño afuera para tirar la bola.



Con niños más grandes trate de hacer que ellos entiendan las consecuencias de sus acciones y que tomen responsabilidad de ellas. 


Por ejemplo, usted puede explicarle a su hijo que todos tuvieron que esperar para comer porque él o ella no puso la mesa cuando se suponía que debería hacerlo. Explíquele que tiene que lavar los platos después de la cena porque no puso la mesa antes de cenar.










¿Cómo puedo ser un buen padre o madre?


No existe una sóla forma correcta de criar niños. Y tampoco existe el padre o el hijo perfecto. Pero aquí hay algunas pautas para ayudar a que sus niños crezcan sanos y felices.



  • Demuéstreles su amor. Cada día dígales a sus niños: "Te quiero. Eres especial para mí". Deles muchos abrazos y besos.

  • Escuche cuando sus niños hablan. Escuchar a los niños les demuestra que usted piensa que ellos son importantes y que usted está interesado en lo que ellos tienen para decir.

 

  • Proporcione orden en sus vidas. Mantenga un horario regular para comidas, siestas y para la hora de dormir. Si tiene que cambiar el horario, dígales con anterioridad que va a haber cambios.

  • Elogie a sus niños. Cuando sus niños aprenden algo nuevo o se comportan bien, dígales que está orgulloso u orgullosa de ellos.

  • Critique el comportamiento no el niño. Cuando su niño cometa un error no le diga "fuiste malo". En cambio, explíquele al niño lo que hizo mal. Por ejemplo dígale: "Cruzar la calle corriendo y sin mirar no es seguro". Luego dígale al niño lo que debe hacer en vez de eso: "Primero mira a ambos lados para ver si vienen carros".

 

  • Sea consistente. Sus reglas no tienen que ser iguales a las que otros padres tienen, pero tienen que ser claras y consistentes. Consistentes quiere decir que las reglas son iguales todo el tiempo. Si dos padres están criando a un niño ambos necesitan usar las mismas reglas. Además, asegúrese de que las niñeras y los parientes conocen y siguen las reglas de su familia.

  • Pase tiempo con sus niños. Hagan cosas juntos tales como leer, caminar, jugar y limpiar la casa. Lo que los niños más desean es su atención. El mal comportamiento con frecuencia es su manera de llamar la atención.

 













La rivalidad entre hermanos

 

Se entiende como "rivalidad entre hermanos" los sentimientos y acciones competitivas que ocurren frecuentemente entre los niños en la familia. 





Hay cosas que usted puede intentar para reducir las rivalidades entre hermanos.

*       Trate a cada hijo como un individuo. Ayúdales a entender que usted les trata de diferente manera y que tienen diferentes privilegios y responsabilidades porque son individuos diferentes. 


 

*       Respete el espacio, juguetes, y tiempo de cada hijo, y también su deseo de estar solo/sola o lejos de sus hermanos. 


 

*       Evite el calificar o comparar un hijo con el otro. Esto fomenta la competitividad de cada hijo. 

   

*       Cuando un nuevo hijo llega a la familia, prepare al hermano/a mayor para su nuevo e importante rol. Hágale sentir que el bebé también es suyo. 


   

*       Juegue al detective. Mire y note cuando los hermanos no se están llevando de acuerdo (antes de la cena, en el automóvil, antes de ir a dormir) y planee actividades separadas para cada uno de esos eventos. 


 

*       Observe como trata a cada hijo para ver si usted está contribuyendo a la rivalidad. Asegúrese que no esté teniendo favoritos. 


 

*       Tenga expectativas realistas acerca de cómo sus hijos se deberían llevar, cooperar, compartir, y gustarse. 


       

*       Refuérceles positivamente cuando ellos se lleven bien o cuando ellos resuelvan sus propios conflictos. 


      

*       Haga que cada niño se sienta especial e importante. Intente pasar tiempo con cada hijo todos los días. 


       

*       Tome tiempo para re-energizarse. Recuerde, las rivalidades entre hermanos es una parte normal de cada familia.

 

 






 

 

 Comportamiento Violento de Ninos y Adolescentes

Los niños pueden demostrar comportamiento violento aún desde la edad pre-escolar. Los padres y otros adultos que presencian este comportamiento pueden preocuparse por el niño, pero por lo general, "esperan que lo supere al crecer". 

Hay que tomar muy en serio el comportamiento violento de un niño, no importa su edad. No debe descartarse diciendo que "está pasando por una fase".






La gama del comportamiento violento:

El comportamiento violento en niños y adolescentes puede incluir una amplia gama de comportamiento:

explosivos arrebatos de ira, agresión física, peleas, amenazas o intentos de herir a otros (inclusive pensamientos homicidas), uso de armas de fuego, crueldad hacia los animales, encender fuegos, destrucción intencional de la propiedad y el vandalismo.







Factores que aumentan el riesgo de la violencia


Muchas investigaciones han llegado a la conclusión de que hay una interacción compleja o una combinación de factores que lleva a un aumento en el riesgo de un comportamiento violento en niños y adolescentes.
 
Hay gran preocupación por la incidencia del comportamiento violento entre niños y adolescentes. Este complejo y perturbador asunto necesita ser cuidadosamente entendido por padres, maestros y otros adultos.

Los niños pueden demostrar comportamiento violento aún desde la edad pre-escolar. Los padres y otros adultos que presencian este comportamiento pueden preocuparse por el niño, pero por lo general, "esperan que lo supere al crecer".

Hay que tomar muy en serio el comportamiento violento de un niño, no importa su edad. No debe descartarse diciendo que "está pasando por una fase".

La gama del comportamiento violento:
El comportamiento violento en niños y adolescentes puede incluir una amplia gama de comportamiento: explosivos arrebatos de ira, agresión física, peleas, amenazas o intentos de herir a otros (inclusive pensamientos homicidas), uso de armas de fuego, crueldad hacia los animales, encender fuegos, destrucción intencional de la propiedad y el vandalismo.









Estos factores incluyen:

  • Comportamiento agresivo o violencia previa;

  • Ser la víctima de un abuso físico y/o sexual;

  • Exposición a la violencia en el hogar y/o la comunidad;

 

  • Factores genéticos (hereditarios de la familia);

  • Exposición a la violencia en los medios de difusión (televisión, radio, etc.);

  • Uso de drogas y/o alcohol;

  • Presencia de armas de fuego en la casa;

  • Combinación de factores de estrés socioeconómico en la familia (pobreza, carencia de medios, privación severa);

  • Separación matrimonial, divorcio, padre/madre soltero, desempleo, y falta de apoyo por parte de la familia)

  • Daño cerebral debido a heridas en la cabeza.








¿Cuáles son las "señales de alerta" de la violencia infantil?


Los factores de riesgo en los niños que presentan lo siguiente en su comportamiento y los cuales deben de ser cuidadosamente evaluados:

  • Ira intensa,

  • Ataques de furia o pataletas,

  • Irritabilidad extrema,

  • Impulsividad extrema,

  • Frustrarse con facilidad.




Los padres y los maestros deben de tener cuidado de no minimizar este comportamiento en los niños.








¿Qué se debe de hacer si el niño demuestra comportamiento violento?

Cuando el padre u otro adulto está preocupado, debe de inmediatamente hacer arreglos para que se le haga al niño una evaluación completa y comprensiva por un profesional de la salud mental cualificado. 

El tratamiento oportuno por un profesional puede muchas veces ayudar. 





Los objetivos del tratamiento típicamente se enfocan en:

ayudar al niño a aprender cómo controlar su ira, a expresar su frustración y su ira de manera apropiada, asumir responsabilidad por sus acciones y aceptar las consecuencias.
 
Además, los conflictos familiares, los problemas escolares, y asuntos comunitarios se deben tratar.









¿Se puede prevenir el comportamiento violento infantil?


Los estudios de investigación demuestran que la mayor parte del comportamiento violento se puede reducir o impedir si se reducen o eliminan los factores de riesgo enumerados arriba. 

Lo que es más importante, los esfuerzos se deben dirigir a reducir dramáticamente la exposición del niño o adolescente a la violencia en el hogar, la comunidad y los medios de difusión. Es evidente que la violencia fomenta la violencia.









En adición, se pueden usar las siguientes estrategias para reducir o prevenir el comportamiento violento:



  • Prevención del abuso infantil (a través de programas sobre la crianza de los niños, apoyo a la familia, etc.).

 

  • Educación sexual y programas para enseñar a los adolescentes cómo criar los niños.

  • Programas de intervención temprana para niños y jóvenes violentos.

  • Supervisión de la violencia que ven los niños en los programas de televisión, los videos y las películas.

 

















 

 

Los Ninos y la Violencia en la Televisión


Desgraciadamente, una gran parte de la programación actual es violenta. 





Cientos de estudios sobre los efectos de la violencia en la televisión en los niños y los adolescentes han encontrado que los niños pueden:


  • volverse "inmunes" al horror de la violencia

  • gradualmente aceptar la violencia como un modo de resolver problemas

  • imitar la violencia que observan en la televisión

  • identificarse con ciertos caracteres, ya sean víctimas o agresores





Los niños que se exponen excesivamente a la violencia en la televisión tienden a ser más agresivos. Algunas veces, el mirar un sólo programa violento puede aumentar la agresividad. 


Los niños que miran espectáculos en los que la violencia es muy realista, se repite con frecuencia o no recibe castigo, son los que más tratarán de imitar lo que ven. 


Los niños con problemas emocionales, de comportamiento, de aprendizaje o del control de sus impulsos puede que sean más fácilmente influenciados por la violencia en
la TV.

 
El
impacto de la violencia en la televisión puede ser evidente de inmediato en el comportamiento del niño o puede surgir años más tarde y la gente joven puede verse afectada aun cuando la atmósfera familiar no muestre tendencias violentas.


Esto no indica que la violencia en la televisión sea la única fuente de agresividad o de comportamiento violento, pero es ciertamente un factor contribuyente significativo.






Los padres pueden proteger a los niños de la violencia excesiva en la televisión de la siguiente manera:


  • prestándole atención a los programas que los niños ven en la televisión y mirando algunos con ellos

  • estableciendo límites a la cantidad de tiempo que pueden estar mirando televisión; considerando quitar el televisor del cuarto del niño

  • señalándoles que, aunque el actor no se ha hecho daño ni se ha muerto, tal violencia en la vida real resulta en dolor o en muerte

  • negándose a dejar que los niños miren programas que se sabe contienen violencia y cambiando el canal o apagando la televisión cuando se presenta algo ofensivo, explicandoles qué hay de malo en el programa

  • no dando su aprobación a los episodios violentos frente a sus hijos, enfatizando la creeencia de que tal comportamiento no es la mejor manera de resolver un problema

  • contrarrestando la presión que ejercen sus amigos y compañeros de clase, comunicándose con otros padres y poniéndose de acuerdo para establecer reglas similares sobre la cantidad de tiempo y el tipo de programa que los niños pueden mirar.




Los padres deben de también tomar ciertas medidas para prevenir los efectos dañinos de la televisión en temas tales como los asuntos raciales y los estereotipos sexuales.

 
La cantidad de tiempo que los niños miran televisión, sin importar el contenido, debe de ser moderada, ya que reduce el tiempo para que los niños lleven a cabo otras actividades de mayor beneficio, tales como leer y jugar con sus amigos, y desarrollar aficiones. 


Si los padres tienen dificultades serias estableciendo límites, o mucha preocupación sobre cómo su niño está reaccionando a la televisión, ellos deben de ponerse en contacto con un psiquiatra de niños y adolescentes para una consulta y ayuda.

 



















 

LOS NIÑOS Y LAS MUDANZAS




El mudarse a una comunidad nueva puede ser una de las experiencias que mayor estrés produzca en la familia. Las mudanzas frecuentes, o aún una sola mudanza, pueden ser especialmente difíciles para un niño o un joven y el estrés ocurre aun cuando el niño tiene hermanos. 


La mudanza interfiere con las amistades. A un niño nuevo en una escuela, al principio le puede parecer que todos los demás tienen un amigo preferido o que otros tienen sus grupitos de amigos selectos.

 
El niño tiene que adaptarse a un currículo nuevo y se puede encontrar más adelantado o más atrasado que los otros, lo que le causa aburrimiento y ansiedad. 

Los niños que parecen estar deprimidos por una mudanza podrían estar reaccionando menos a la relocalización que al estrés de sus padres al establecerse en un área nueva. Algunas veces uno de los padres está en contra de la mudanza y los niños lo captan y reaccionan a la discordia familiar.

Si el niño demuestra señales persistentes de depresión o de tensión, los padres pueden pedirle al médico de familia, al pediatra, o a la sociedad médica local que los refiera a un psiquiatra de niños y adolescentes, quien podrá diagnosticar y tratar los problemas físicos y emocionales que puedan estar afectando al niño como resultado del estrés.







Para hacer que la mudanza se le haga más fácil a los niños y a los padres, se pueden seguir los siguientes pasos: 



  • explicarle claramente a los niños por qué es necesario el mudarse,

 

  • familiarizar al niño lo mejor posible con el área nueva, ya sea mediante mapas, fotografías o usando el periódico diario,

 

 

  • después de la mudanza, envolverse en las actividades para niños que lleven a cabo localmente las iglesias o sinagogas, PTA, los niños y niñas escuchas, YMCA, etc.,

 

  • si un hijo o hija está en su último año de secundaria, considere la posibilidad de permitirle quedarse con una familia de confianza hasta que termine el año escolar.




















EL NIÑO QUE SE ORINA EN LA CAMA




La mayor parte de los niños dejan de orinarse en la cama alrededor de los tres años de edad. Cuando un niño se sigue orinando después de los tres años mientras duerme, enuresis nocturna, los padres se inquietan. 


Los médicos enfatizan que la enuresis no es una enfermedad, sino un síntoma bastante común. Accidentes ocasionales pueden ocurrir, particularmente cuando el niño está enfermo. 









Se presentan algunos datos que los padres deben saber acerca de la enuresis: 


  • Aproximadamente el 15 porciento de los niños mayores de los tres años se orinan en la cama mientras duermen.

 

  • Los niños se orinan en la cama con mayor frecuencia que las niñas.

 

  • La enuresis puede ser común en la familia.

 

  • La enuresis cesa generalmente en la pubertad.



El orinarse persistentemente en la cama después de los tres o cuatro años raramente significa que el niño tiene un problema de los riñones o de la vejiga. Algunas veces puede estar relacionado con un desorden del dormir. 


Los padres deben de recordar que los niños no se orinan en la cama a propósito y que por lo general les da vergüenza cuando esto sucede. 

En vez de hacer que el niño se sienta avergonzado o tímido, los padres deben de alentarlo y demostrarle confianza de que pronto logrará dormir la noche entera sin orinarse. El consejo del pediatra a menudo puede ser muy útil.

 







 

 

.

 

 

 

 

EL NIÑO DEPRIMIDO





No son sólo los adultos los que se deprimen. Los niños y los adolescentes pueden sufrir también de depresión, que es una enfermedad tratable.

 
La depresión se define como una enfermedad cuando la condición depresiva persiste e interfiere con la habilidad de funcionar del niño o del adolescente.

Aproximadamente el 5 por ciento de los niños y adolescentes de la población general padece de depresión en algún momento. 


Los niños que viven con mucha tensión, que han experimentado una pérdida o que tienen desórdenes de la atención, del aprendizaje o de la conducta corren mayor riesgo de sufrir depresión. La depresión tiende a correr en las familias.

El comportamiento de los niños y adolescentes deprimidos es diferente al comportamiento de los adultos deprimidos. Los psiquiatras de niños y adolescentes le recomiendan a los padres que estén atentos a síntomas de depresión que puedan presentar sus niños.







Los padres deben de buscar ayuda si uno o más de los siguientes síntomas de depresión persisten: 



  • Tristeza persistente, lloriqueo y llanto profuso

 

  • Desesperanza

 

  • Pérdida de interés en sus actividades favoritas; o inhabilidad para disfrutar de las actividades favoritas previas

 

  • Aburrimiento persistente y falta de energía

 

  • Aislamiento social, comunicación pobre

 

  • Baja autoestima y culpabilidad

 

  • Sensibilidad extrema hacia el rechazo y el fracaso

 

  • Aumento en la dificultad de relacionarse, coraje u hostilidad

 

  • Dificultad en sus relaciones

 

  • Quejas frecuentes de enfermedades físicas, tales como dolor de

 

  • Ausencias frecuentes de la escuela y deterioro en los estudios cabeza o de estómago

 

  • Concentración pobre

 

  • Cambios notables en los patrones de comer y de dormir

 

  • Hablar de o tratar de escaparse de la casa

 

  • Pensamientos o expresiones suicidas o comportamiento autodestructivo





Un niño que jugaba a menudo con sus amigos empieza a pasarse la mayor parte del tiempo solo y pierde interés por todo. 


Las cosas de las que disfrutaba previamente ya no le dan placer al niño deprimido. Los niños y adolescentes deprimidos dicen a veces que quisieran estar muertos o pueden hablar del suicidio. Los adolescentes deprimidos pueden abusar del alcohol o de otras drogas tratando de sentirse mejor.

















 

LOS NIÑOS Y LA PENA POR LA MUERTE DE UN SER QUERIDO





La reacción de un niño por la muerte de un ser querido es muy diferente a la reacción de las personas mayores. Los niños de edad pre-escolar creen que la muerte es temporera y reversible; esta creencia está reforzada por los personajes en dibujos animados que se "mueren" y "reviven" otra vez.

 
Los niños de entre cinco y nueve años comienzan a pensar más como los adultos acerca de la muerte, pero todavía no pueden imaginarse que ellos o alguien que ellos conozcan pueda morir. 

Los padres deben de estar conscientes de cuáles son las reacciones normales de los niños ante la muerte de un familiar, así como de las señales de peligro.

 
De acuerdo a los psiquiatras de niños y adolescentes, es normal que durante las semanas siguientes a la muerte algunos niños sientan una tristeza profunda o que crean que el ser querido continúa vivo. 


Sin embargo, la negación a largo plazo a admitir que la muerte ocurrió o el evitar las demostraciones de tristeza no es saludable y puede resultar en más problemas severos en el futuro. 

Una vez que el niño acepta la muerte, es normal que manifieste su tristeza de vez en cuando a través de un largo período de tiempo, a veces en momentos inesperados. 


Sus parientes deben de pasar todo el tiempo posible con el niño y hacerle saber bien claro que tiene permiso para manifestar sus sentimientos libre y abiertamente. 

Después de la muerte de un padre o una madre, muchos niños actuarán como si tuviesen menor edad. El niño temporeramente actúa de manera más infantil exigiendo comida, atención, cariño y habla "como un bebé". 


Los niños más pequeños creen que ellos son la causa de lo que sucede a su alrededor. El pequeño puede creer que su papá, abuelito, hermano o hermana se murió porque él una vez "deseó" que se muriera. 







El niño se siente culpable porque cree que su deseo se "realizó". Algunas señales de peligro que hay que velar: 


  • un período prolongado de depresión durante el cual el niño pierde interés en sus actividades y eventos diarios;

 

  • insomnio, pérdida del apetito o el miedo prolongado a estar solo;

 

  • regresión a una edad más temprana por un período extendido de tiempo;

 

  • imitación excesiva de la persona muerta;

 

  • decir frecuentemente que quisiera irse con la persona muerta;

 

  • aislamiento de sus amiguitos; o

 

  • deterioro pronunciado en los estudios, o el negarse a ir a la escuela.




















LOS NIÑOS Y EL "INTERNET"







Tanto los adultos como los jóvenes piensan que las computadoras son una fuente de información exacta y confiable. 

 
A través del "modem" de la computadora y de una línea de teléfono, los niños tienen acceso a una cantidad infinita de información y tienen la oportunidad para la interacción. Sin embargo, puede haber riesgos reales y peligros para el niño que no tiene supervisión. 

La mayor parte de los servicios de conexión les proporcionan a los niños recursos tales como enciclopedias, noticieros, acceso a bibliotecas y otros materiales de valor. 


Ellos pueden usar la computradora para comunicarse con sus amigos y para jugar. La capacidad de ir de un lado a otro con un solo "click" de la computadora le atrae a la impulsividad, la curiosidad y a la necesidad de gratificación inmediata o realimentación que tiene el niño.

 

Los padres no deben de suponer que los servicios de conexión en línea protegerán y supervisarán a los niños.

 
La mayor parte de las "salas de conversación" (chat rooms) o los "grupos de noticias" (news groups) no están supervisados. Dado que los "nombres de pantalla" (screen names) o seudónimos son completamente anónimos, los niños no pueden saber si están "hablando" con otro niño o con alguna persona pervertida que aparenta ser un niño o adolescente. 









Otros riesgos y problemas incluyen: 


  • Fácil acceso para los niños a áreas que no son apropiadas o son abrumadoras,

 

  • Información "en línea" que fomenta el odio, la violencia y la pornografía,

 

  • Anuncios clasificados intensivos que engañan y bombardean al niño con ideas noscivas,

 

  • Invitación para que los niños se inscriban para ganar premios o se unan a un club que requiera proveer información personal o del hogar a fuentes desconocidas, y

 

  • El tiempo que se pasa frente a la computadora es tiempo perdido para el desarrollo de las destrezas sociales.







Para ayudar a los niños a tener experiencias "en línea" seguras y educativas, los padres deben de: 


 

  • Limitar el tiempo que pasan los hijos "en línea" y "navegando" en el Internet.

 

  • Enseñarle a los niños que hablarle a los "nombres de pantalla" en una "sala de conversación" es lo mismo que hablarle a desconocidos o a extraños.

 

  • Enseñarle al niño que nunca debe darle información personal que lo identifique a otra persona o "sitio" en el Internet.

 

  • Nunca darle al niño el número de su tarjeta de crédito o cualquier otra contraseña que se pueda usar para comprar cosas en línea o para tener acceso a servicios o "sitios" (website) inapropiados.

 

  • Enseñarle al niño que nunca se debe de ir a conocer en persona a alguien a quien conoció en línea.

 

  • Recordarle que no todo lo que ve o lee "en línea" es verdadero.

 

  • Usar las modalidades de control que su servicio de conexión en línea le ofrece a los padres, y obtener uno de los programas comercialmente disponibles que permiten que los padres limiten el acceso a las salas de conversación, los grupos de noticias y otros sitios no apropiados.

 

  • Proveerle una dirección, "e-mail", sólo si su hijo es lo suficientemente maduro para controlarla; supervisar periódicamente los mensajes que manda y recibe y planificar su actividad "en línea".

 

  • Enseñarle al niño a que use la misma cortesía que usa al hablar de persona a persona para comunicarse en línea; que no use malas palabras, lenguaje vulgar o profano, etc.

 

  • Insistir en que el niño obedezca las mismas reglas cuando use otras computadoras a las que tenga acceso como, en la escuela, biblioteca, o en casa de sus amigos.






















LOS NIÑOS Y LOS DEPORTES

 



Los deportes ayudan a los niños a desarrollar destrezas físicas, a hacer ejercicios, a socializar, a divertirse, a aprender a jugar formando parte de un equipo, a aprender a jugar limpio y a mejorar su autoestima.
 


Es importante recordar que las actitudes y el comportamiento que se les enseña a los niños en los deportes ellos a su vez lo mantendrán y lo continuarán en su vida de adultos. 


Los padres deben de tener un papel activo ayudando al niño a desarrollar la honradez en el deporte. 









Para ayudar a su hijo a lograr el máximo en los deportes, se necesita que usted tome parte activa; esto incluye: 


  • Proveerle apoyo emocional y realimentación positiva,

 

  • Asistir a algunos juegos y comentar con él sobre ellos después,

 

  • Tener expectativas realístas sobre su hijo,

 

  • Aprender el deporte y apoyar el que su hijo esté envuelto,

 

  • Estimular a su hijo para que hable con usted sobre sus experiencias con el entrenador y con otros miembros del equipo,

 

  • Ayudar a su hijo a manejar las decepciones y a que aprenda a perder, y

 

  • Comportarse como espectador modelo y respetuoso.





















 

LA INFLUENCIA DE LA MUSICA Y DE LOS VIDEOS DE "ROCK"


Las canciones y la música siempre han jugado un papel importante en el aprendizaje y la comunicación de la cultura. Los niños aprenden de sus modelos de comportamiento lo que ven y lo que oyen. 



La mayoría de los padres se preocupan por lo que ven y oyen los niños, pero al crecer los niños, los padres dejan de prestarle atención a la música y los videos que entretienen a sus hijos. 



El compartir gustos musicales entre varias generaciones de la familia puede ser una experiencia muy entretenida. La música es también parte del mundo exclusivo de los adolescentes. A los adolescentes les gusta mucho excluir a los adultos y así causarles preocupación. 



Una de las preocupaciones de los que se interesan en el desarrollo y crecimiento de los adolescentes es el deterioro pronunciado en los mensajes que aparecen en la música "rock", inclusive de los álbumes más populares y de mayor venta. 






Los siguientes temas son problemáticos y prominentes. 




  • La promoción y exaltación del abuso de drogas y bebidas alcohólicas;

 

  • Representaciones y palabras que presentan el suicidio como una "alternativa" o "solución";

 

  • La violencia gráfica;

 

  • La preocupación con lo oculto; canciones acerca del satanismo y el sacrificio humano y su aparente representación en conciertos;

 

  • Sexo que enfatiza el controlar el sadismo, el masoquismo, el incesto, el menosprecio de las mujeres y la violencia contra ellas




Los padres pueden ayudar a sus hijos adolescentes prestándole atención a lo que el hijo compra, escucha y ve y ayudándolo a identificar las tendencias destructivas en la música. 

La música no es por lo general un peligro para un adolescente cuya vida es feliz y saludable. 


Pero si el adolescente demuestra tener preocupación excesiva con música de temas destructivos y si tiene además cambios en su comportamiento como el aislamiento, la depresión o el uso de alcohol o drogas, se recomienda que se le haga una evaluación psiquiátrica.

 

El cambiar el comportamiento apropiado del niño puede ayudarlo a obtener el dominio de sí mismo que necesita para que sea reponsable y considerado con otros.

El dominio de sí mismo o auto-control no ocurre automáticamente o de repente. Los niños pequeños necesitan que sus padres los guíen y apoyen para que comiencen el proceso de aprender a controlarse. 


El auto-control corrientemente comienza a los seis años. Cuando los padres guían el proceso, el auto-control aumenta durante los años escolares. 


Los adolescentes pueden todavía experimentar y rebelarse, pero la mayor parte de ellos pasa por este período y llega a ser un adulto responsable, especialmente si desde temprana edad han experimentado un buen entrenemiento.





















LOS NIÑOS Y EL MENTIR

La honradez se aprende en el hogar. Los padres a menudo se preocupan cuando su niño o adolescente dice mentiras.
 





El mentir que probablemente no es un problema serio: 

A los niños pequeños (de 4 a 5 años) les gusta hacer cuentos e inventar historias. Esta es una actividad normal porque ellos se divierten oyendo e inventando cuentos. Muchas veces confunden un poco la realidad con la fantasía. 

Un niño mayor o un adolescente puede decir mentiras interesadas (por ejemplo, para no tener que hacer algo o negando responsabilidad por sus acciones). 


Los padres deben de reaccionar a este tipo de mentir ocasional hablando con el niño y explicándole cuán importantes son la verdad, la honradez y la confianza. 






Cuando el mentir puede indicar problemas emocionales: 


Algunos niños, aun sabiendo la diferencia entre la verdad y la mentira, elaboran historias que parecen verdaderas. Estos niños o adolescentes suelen relatar este tipo de historias con gran entusiasmo, ya que reciben mucha atención mientras cuentan la mentira. 

Otros niños y adolescentes, que por lo general actúan de manera responsable, caen en el patrón de mentir repetidamente. 



Ellos creen que el decir mentiras es la mejor manera de satisfacer las demandas de sus padres, maestros y amigos. Estos niños usualmente no están tratando de ser malos o maliciosos, pero el mentir repetidamente se convierte en un mal hábito.








Qué se debe de hacer si el niño o el adolescente miente: 


Los padres son el modelo de mayor importancia para los hijos. Cuando el niño o el adolescente miente, los padres deben de sacar tiempo para hablar seriamente con él acerca de:

 

  • la diferencia entre la fantasía y la realidad, la mentira y la verdad,

 

  • la importancia de la honestidad en el hogar y en la comunidad, y

 

  • las alternativas a mentir.

 
























 

 

LOS NIÑOS QUE ROBAN



Cuando un niño o adolescente roba, los padres naturalmente se preocupan. Ellos se preocupan por las causas del comportamiento del niño y se preguntan si su hijo o hija es un "delincuente."


Es normal que un niño pequeño tome algo que exite su interés o que le llame la atención. Esto no se puede considerar como robo hasta que el niño sea suficientemente mayor, generalmente de tres a cinco años, y pueda entender acerca de que las cosas pertenecen a una persona en particular. 



Los padres tienen que educar de forma activa a sus niños acerca de los derechos a la propiedad y la consideración hacia los demás. 

Aunque hayan aprendido que el robar es malo, los niños mayores y los adolescentes roban por varias razones. Un joven puede robar para tener cosas iguales a las de su hermano o hermana, quien aparentemente es favorecido con regalos y cariño. 



Algunas veces, un niño puede robar como muestra de valentía ante sus amigos, o para hacerles regalos y así aumentar su popularidad en la escuela. 

Los padres deben de preguntarse si es que el niño ha robado por la necesidad de recibir mayor atención. En tales casos, el niño puede estar expresando ira o tratando de "cobrárselas" con sus padres, y el objeto robado se convierte en un substituto del afecto.


 
Los padres deben de hacer un esfuerzo y darle más reconocimiento al niño como miembro importante de la familia. 

Si los padres toman las medidas adecuadas, en la mayoría de los casos el robo cesa según el niño va creciendo. 







Los psiquiatras de niños y adolescentes recomiendan que cuando los padres se den cuenta de que su niño ha robado, ellos: 




  • ayuden al adolescente a pagar o a devolver el objeto robado;

 

  • le digan al niño que robar es malo;

 

  • se aseguren de que el niño no se beneficie del robo bajo ninguna circunstancia;

 

  • eviten sermonearle, pronosticar el mal comportamiento futuro, o el decir que ahora se le considera al niño un ladrón; y

 

  • hacerle claro que su comportamiento es totalmente inaceptable dentro de las costumbres familiares y de la comunidad.





Cuando el niño ha pagado o ha devuelto la mercancía robada, los padres no deben de traer de nuevo el caso, de manera que el niño pueda comenzar "en limpio" otra vez. 

Si el niño roba persistentemente y los robos continúan a pesar de haberse tomado estas medidas, el robar probablemente es el resultado de un problema mayor en el desarrollo emocional del niño. 



Los niños que roban repetidamente tienen dificultad para confiar en los demás y para establecer buenas relaciones con otros. En vez de sentirse culpables, ellos culpan a otras personas por su comportamiento y le echan la culpa a los demás alegando que, "ya que ellos se niegan a darme lo que necesito, yo lo cojo". 



Algunos niños roban por el temor a una dependencia; ellos desean no tener que depender de nadie, de manera que roban lo que necesitan.




 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
LOS PADRES Y LAS ESCUELAS:
TRABAJANDO JUNTOS




 
Los padres y los maestros necesitan colaborar hacia una meta común y compartir las responsabilidades de la educación de los niños a fin de trabajar juntos hacia el éxito de los niños en la escuela. 

Cuando los niños ven que ambos, padres y maestros se interesan en su educación, ellos, los niños, se esmeran más en sobresalir en sus clases. Una madre o un padre debe estar al tanto del importante papel que desempeña en el aprendizaje de sus hijos, y de cómo puede colaborar con la escuela. 


  • Averigüe cuál es la mejor manera en que la escuela puede ayudar a sus hijos. Comuníque al director y a los maestros tanto sus preocupaciones, como las cosas positivas de la escuela.

 

  • Siéntase cómodo/a en la escuela. Las escuelas también pertenecen a los padres. Informe al director y a los maestros sobre las diferentes medidas que pueden adoptar para que los padres se sientan más cómodos al participar en las actividades escolares. Visite las aulas y a los maestros de sus hijos.

 

  • Participe en el diálogo y las actividades escolares. Participe en las actividades que premian el progreso y el rendimiento de los alumnos. Averigüe acerca de los reglamentos y planes de acción de las escuela. Averigüe también sobre las reglas que rigen la disciplina de los alumnos, y de los problemas de comportamiento en la escuela. Por ejemplo, averigüe que sucede cuando un estudiante falta o llega tarde a la escuela, o cuando se comporta mal en ella.

 

  • Participe activamente en la escuela. Por ejemplo, ofrézcase como voluntario para ayudar a los maestros o vigilar los almuerzos en el comedor de la escuela. Desempeñe el papel de líder o de miembro del Concilio o Consejo Local de la escuela o de la Asociación de Padres de Familia, o del comité bilingüe.
 


 
AYUDE CON LA TAREA



  • Participe en el aprendizaje de sus niños: revise como y cuando sus hijos hacen las tareas.

 

  • Emplee algunas horas de su tiempo para estar con sus hijos, y revise la tarea que sus hijos hacen en diferentes materias como matemáticas, inglés, ciencias naturales o estudios sociales.

 

  • Pregunte a los maestros sobre el progreso de sus hijos en la escuela, y averigüe qué es lo que necesitan aprender, a fin de que usted pueda participar más activamente en su aprendizaje.

 

  • Avise a los maestros si sus hijos hacen o no las tareas o si tienen , o no, problemas haciendo las tareas.

 

  • Responda a las preguntas que le hagan los maestros con relación a las tareas de sus niños, o con relación al progreso de éstos en cualquiera de sus cursos.

 

  • Acuda a otros miembros de su familia o vecindad para que ayuden a sus hijos en su tarea cuando usted no esté disponible.

 

  • Solicite al maestro, o al ayudante de maestro, que ayude a su hijo o hija en sus tareas cuando él o ella lo necesite fuera del horario escolar.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Adaptación a la escuela
 
 
Consejos de una mejor adaptación del niño a la escuela


 
Nuestra capacidad de adaptación a las nuevas situaciones no se puede comparar con la capacidad de un niño al enfrentarse con personas y lugares distintos. 

Nosotros llevamos un bagaje de experiencias que hace con que la adaptación sea una situación más suave y controlada. Y eso exactamente no es el caso de los niños. 

En la primera infancia, todo es nuevo para ellos. Y solo nosotros, los padres, podemos ayudarles con el apoyo y la comprensión.


La integración del niño a una escuela ha de ser pasito a pasito, sin prisas ni agobios. Es muy importante respetar el tiempo y las exigencias de vuestro hijo. 







Consejos para 

una buena

 adaptación




-          Al principio, lleve al niño solo por algunas horas y poco a poco va aumentando el horario. Cada niño necesita de su tiempo.

- Deje que el niño lleve, se así lo desea, su juguete preferido, algo que le sea familiar y le mantenga unido con su hogar.

- No prolongue las despedidas en exceso. Hay que pasar seguridad al niño de que lo que estás haciendo es lo mejor para él.

- Es conveniente que la madre o el padre vaya a llevarle y a buscarle. Eso le proporcionará seguridad. Y se acostumbrará antes al cambio.

- Siempre que lo consideres necesario habla con la profesora sobre sus dudas, sus inquietudes y sobre algún cambio observado en el niño.

- Busque estar informada sobre las actividades que están desarrollando en clase: fichas, canciones nuevas, estaciones del año, etc, para entender y potenciar sus adquisiciones.

- Los aspectos de la evolución del niño deben ser coordinados con las educadoras (retirada del pañal, del chupete, etc).

- Procura tener en cuenta qué es lo que come cada día en la guardería para poder ofrecerle una dieta mas equilibrada.
 




 
Cómo ayudar al niño que siente miedo de ir a la escuela


 

Con calma y mucha tranquilidad. Por lo general, el asistir a la escuela es un evento agradable para los niños pequeños. Infelizmente parar otros eso representa miedo o pánico. 

Los padres tienen motivos suficientes de preocupación cuando el niño se enferma debido a la tensión. Hay niños que "fingen estar enfermos" o exageran los síntomas físicos para quedaren en casa y no ir a la escuela. 

A menudo, el niño de entre cinco y diez años de edad que se comporta de esta manera está padeciendo un temor paralizante por tener que dejar la seguridad de la familia y de la casa. 

Es muy difícil para los padres hacerle frente a este pánico infantil, pero estos temores pueden tratarse exitosamente con o sin la ayuda profesional. Todo dependerá del grado de temor que tenga el niño. Si los padres notan que puede ser algo pasajero, es cuestión de insistir en llevarlo que todo pasará. 






¿Como lograré saber si mí hijo es un niño superdotado?


 

De una forma segura, solamente con la orientación de un profesional especializado en el tema. Pero existen algunas características que pueden ayudar a los padres a que identifiquen a un niño superdotado:




1
. Duerme poco.

2. Aprende a leer en un corto espacio de tiempo.

3. Dice su primera palabra con seis meses.

4. Dice su primera frase con doce meses.

5. Mantiene una conversación entre 18 y 24 meses. Vocabulario impropio para su edad.

6. Aprende el abecedario y cuenta hasta 10 a los dos años y medio.

7. Resuelve mentalmente problemas de suma y resta hasta 10 con tres años.

8. Pregunta por palabras que no conoce desde los tres años.

9. Realiza preguntas exploratorias a edades tempranas.

10. Alta capacidad creativa.

11. Posee una alta sensibilidad hacia el mundo que le rodea.

12. Preocupación por temas de moralidad y justicia.

13. Enérgico y confiado en sus posibilidades.

14. Muy observador y abierto a situaciones inusuales.

15. Muy crítico consigo mismo y con los demás.

16. Gran capacidad de atención y concentración.

17. Le gusta relacionarse con niños de mayor edad.

18. Baja autoestima, tendencia a la depresión.

19. Se aburre en clase porque sus capacidades superan los programas de estudio convencionales.

20. Son, aparentemente, muy distraídos.

21. Su pensamiento es productivo más que reproductivo. Se basan en la construcción de las cosas.

22. Tienen muy poca motivación hacia el profesor.

23. Llegan a sentirse incomprendidos, raros.

24. Son independientes e introvertidos.

 

 
















¿Qué es la adolescencia?

 

 
Es la etapa que marca el proceso de transformación del niño en adulto, es un período de transición que tiene características peculiares.

 
Se llama adolescencia, porque sus protagonistas son jóvenes de identidad y de una clara definición, que ya no son totalmente niños, pero tampoco son adultos, son una especie de híbrido, con rasgos de adulto y resabios de niño. 



La evolución que los muchachos viven en esa etapa, los hace entrar en crisis, pues se encuentran en la búsqueda de su propia identidad, en el proceso de configurar su personalidad. En ocasiones, la familia o el adolescente se verán desbordados y precisarán de ayuda externa a la familia.









 
Problemas en la adolescencia




Las preocupaciones sobre problemas con el desarrollo físico pueden ser discutidas con el médico de cabecera, quien también podrá ayudarle con los problemas emocionales.






 
Cómo afrontar los cambios en la adolescencia


Aunque la adolescencia puede ser percibido como una época difícil, el proceso de maduración que implica puede dar lugar a cambios positivos en la persona que faciliten la superación de los problemas del pasado.

La preocupación de los padres se suele asociar con los períodos de incertidumbre, confusión e infelicidad experimentados por los adolescentes. Pero, a pesar de todo esto, es importante no olvidar que, aunque pueden venir tiempos difíciles, la mayoría de los adolescentes no desarrollará problemas graves.



La mayoría de las dificultades en la adolescencia, por tanto, no son ni graves ni duraderas, aunque esto es de poco consuelo para aquellos que tienen que afrontarlas. Los padres pueden llegar a sentir que han fallado. Sin embargo, aunque pueda decirse cualquier cosa en el calor del momento, los padres
todavía juegan un papel crucial en la vida de sus hijos. 



Una de sus tareas es la de suministrar una base segura para que sus hijos vuelvan. Para que esto ocurra, los padres tienen que estar de acuerdo entre sí sobre como están manejando las cosas y apoyarse el uno al otro. Generalmente es muy perjudicial cuando un padre se alía con su hijo contra el otro padre.









Los cambios de los adolescentes

El siguiente requerimiento son reglas. 




Aunque los adolescentes crezcan rápidamente, los padres todavía son sus mantenedores y es razonable que sean ellos quienes decidan cuales son las reglas del juego, aunque algunas de estas puedan ser negociadas. 


A pesar de que los adolescentes puedan protestar, unas reglas sensibles pueden ser la base para la seguridad y pueden realmente reducir las discusiones.

 
Las normas deben ser claras de forma que todo el mundo pueda saber en qué situación se encuentra, y deben ser aplicadas con justicia y de forma consistente. 


Las reglas también deben ser razonables y menos restrictivas según el adolescente madura y se hace más responsable. 


Los padres necesitan diferenciar que es importante y qué no lo es, ya que no pueden existir reglas para todo. Mientras que algunas cosas no serán negociables, debería
existir un margen para la discusión en otras.

 
Las sanciones o castigos del tipo de no poder salir o quedarse sin paga funcionarán mejor si son establecidas con anterioridad a la infracción, y no deberá nunca amenazarse con las mismas si no se van a llevar a cabo.










Consejos de acción y actitud para padres de hijos adolescentes


 
Consejos de acción y actitud para padres de hijos adolescentes en los conflictos en la adolescencia. 



¿Cómo pueden
los padres ayudar a que sus hijos pasen por esa
transición, de tal manera que se renueven y crezcan, en vez de que salgan del proceso deteriorados, sin retos que enfrentar y desilusionados?
 



He aquí algunas sugerencias de acciones que dan resultado.



Orientarlos para que aprendan y saquen provecho de sus errores.En lugar de someterlos a interrogatorios policiacos que lo único que consiguen es hartarlos, conviene preguntarles ¿por qué crees que falló?, ¿qué crees que convendría haber hecho?. 



En lugar de darles "recetas", dejarlos que asuman responsabilidades y preguntarles ¿qué piensas hacer ahora para resolver esta situación? 



Evitar forzarlos a que hagan las cosas "a la manera" de los padres, en vez de tratar de convencerlos, darles oportunidad para que juzguen y experimenten, como por ejemplo, en el caso del vestuario. 













Buenos consejos para padres de adolescentes


Ayudarlos a que descubran lo que es valioso en su persona. Que tomen conciencia de que valen por lo que son, no por lo que traen puesto o por lo que tienen. 


Darles oportunidad de que vivan sus propias experiencias en situaciones que no implican mayor riesgo. Por ejemplo en el caso del dinero, se les puede asignar una cierta cantidad, para que la administren bajo su propio riesgo. 


Hacer que en casa haya "claridad de reglas", que sepan el qué y el por qué, para ayudarlos y formarlos. Que haya límites claros pero razonados, no impuestos, pues eso les da seguridad. 


Tener cuidado con lo que los hijos ven y leen, no a base de represión, sino de reflexión. Puede aprovecharse o provocar el ver con ellos un programa de televisión o una película y luego, discutir y evaluar, para ayudarles a formarse un criterio. 









 
Consejos de diálogo y comunicación entre padres e hijos adolescentes



Padres con hijos adolescentes 



El ejemplo, como ven, es anticuado, pero una cosa queda muy clara: no se trata de ceder en todo, sino de dar razones de las decisiones de los papás. Esa es la clave, escuchar al hijo y dar las orientaciones acompañadas de razones.Conocer los hijos adolescentes .



Ustedes estarán de acuerdo conmigo en que esto tampoco es comunicación. Mejor dicho, es comunicación formal, pero no real. Nosotros tenemos que buscar una comunicación real, que no se quede sólo en el buenos días, ¿cómo te fue?, sino que nos ayude a conocernos a fondo.


 
No se trata de interrogar al muchacho en forma inquisitoria violando su intimidad, pero sí de hacerme presente en su mundo aprovechando los momentos en que esté más accesible, buscando las ocasiones, yendo a fondo. 



Se trata de exponer mis orientaciones razonadas, con suavidad, con cariño, con interés, hacer que en cierta forma me necesite y me busque porque yo puedo ayudarle, porque puede confiar en mí. 












Cuando el hijo adolescente quiere huir de casa


 
Aunque no hay nada que garantice que su hijo no se escapará de casa, una mejor comunicación puede mejorar su relación con su hijo y crear confianza.







 Presentamos algunas sugerencias:
 





Presta atención. Su hijo sabe cuando usted está escuchando de verdad. Escúchale atentamente y responda sus preguntas.



Demuestra respeto. Reconozca que la progresión a la madurez es muy difícil para su hijo, y apóyelo durante estos años. Dígale que usted va a responder a cualquier pregunta con respeto y honestidad.



Trate de entender a su hijo. Trate de entender el punto de vista de su hijo y acordar su experiencia cuando usted era joven.




Nada de sermones. Hable en una manera clara y concisa. Ofrézcale sugerencias constructivas en vez de concentrarse en los defectos.



Discuta los sentimientos. Hable de los problemas de ser padre. Cuando los padres están disponibles de ser honestos y hablan de sus sentimientos libremente, los hijos también compartirán sus sentimientos.




Crea responsabilidad. Dé la oportunidad a su hijo de escoger en vez de dar órdenes. Enséñele que sus decisiones y acciones crean consecuencias.


Trate de trabajar en conjunto. Trabajen juntos, discutan los problemas, exploren soluciones aceptables para ambos.

Conozca a las amistades de su hijo. Establezca una relación con sus amigos. Hable con los padres de ellos. Esto le ayudará a conocer mejor a su hijo y establecerá una base de comunicación para el futuro.













Lo que debe y lo que No debe hacer un padre




 
Ser padre nunca es fácil especialmente cuando sus hijos llegan a la edad de adolescencia. Éste es el momento cuando ellos tratan de ser más independientes. 





Aquí encontrará algunas sugerencias que le ayudará en facilitar la experiencia:
 



Lo que un padre debe hacer



Concentrarse en lo positivo. Sea consistente en notar y apreciar el comportamiento positivo de su hijo. Trate de recompensar a su hijo cuando actúa en una manera positiva. 


 
Los jóvenes aprenden con el ejemplo. Sea un modelo de comportamiento que le gustaría ver en su hijo. Si quiere que sean honestos y abiertos usted también tiene que ser así.
 
Sea consistente con las reglas que impone y en las maneras en que espera que su hijo las siga. 

 
Reconozca sus propios errores. Su hijo necesita saber que usted también comete errores pero que usted actúa de una manera responsable para corregirlos. 

 
Haga preguntas. Cómo pasaste el día? Cómo te sientes? Aprendiste algo interesante hoy? Has conocido a alguna persona? Con hacer preguntas y escuchar atentamente, usted puede mantener las líneas de comunicación abiertas con su hijo y le demostrará a su hijo que usted de veras tiene un interés en su vida. 



 
Escuche activamente. Ponga atención a las emociones juntas a las palabras y repítalas a si mismo. Si su hijo confía en usted que, por ejemplo, "odia la escuela," contéstele con "parece que estás pasando por algo muy difícil en la escuela. Qué pasó? Esto puede ayudar a su hijo a empezar a comunicarse con usted, y usted entenderá la situación. 
 
Si usted está ocupado con una actividad explíquele a su hijo que éste no es el tiempo apropiado para poder charlar pero que usted está interesado en comunicarse con él. Dedique tiempo más tarde para poder escucharle. De esta manera el tendrá toda su atención. 
 
Hable y comparta libremente el orgullo que usted siente por su hijo y complemente cualquier evento positivo. 

 
Establezca reglas realistas. Considere ser más flexible con los quehaceres de la casa. Por ejemplo, si usted le ha mandado a su hijo llegar a casa a la una, pero los compañeros de sus hijos tienen permiso para quedarse más tarde, dele permiso de quedarse más tarde y hágalo responsable para observar esa regla.
Esto creará confianza y un sentido de responsabilidad.
 













Lo que un
padre NO
se debe hacer


 
Ser demasiado crítico. Criticar todas las cosas enfoca en lo negativo. Acuérdese que todos cometen errores y es mejor enfocar en enseñarle a su hijo aceptar los errores como una experiencia de la vida. Y usted debería hacer lo mismo. 



Decir una cosa pero hacer lo contrario. Los jóvenes encuentran que esta manera de "decir una cosa pero hacer lo contrario" es ser un hipócrita y para ellos es confuso. 
Cambiar la manera de pensar y las reglas de la casa constantemente puede llegar a manipulación. 




Ignorar el comportamiento de su hijo. Si ignora cambios repentinos del comportamiento de su hijo que afecta la manera en que duerme o come. Usted puede estar ignorando un problema más grande. 















Los cambios físicos del adolescente y el sexo


 
Los dramáticos cambios físicos de la adolescencia pueden llegar a ser muy preocupantes para algunos adolescentes, especialmente para aquellos que son tímidos y que no desean hacer preguntas al respecto. 



En el otro extremo, las preocupaciones pueden ponerse de manifiesto en forma de presunción excesiva tanto sobre su capacidad sexual como sobre sus experiencias. Más de la mitad de los adolescentes tendrán su primera experiencia sexual completa antes de los 16 años. 



Aquellos que comienzan tempranamente con relaciones sexuales tienen un mayor riesgo de embarazos no deseados y de problemas de salud. Los nuevos riesgos para la salud que suponen la infección por HIV y el SIDA constituyen una preocupación adicional. 















Homosexualidad y SIDA en la adolescencia


Además, un adolescente puede no estar seguro de su orientación sexual, sobre si es homosexual o no. Esta preocupación puede ser compartida por sus padres. 



El apoyo sensible, una guía clara e información exacta acerca de estos diferentes aspectos de la sexualidad son muy apreciados por los adolescentes ya sean procedentes de sus padres, del colegio, del médico de cabecera o de los centros de orientación familiar. 



La mayoría de los adolescentes son bastante cuidadosos a la hora de la elección de sus parejas. 



La promiscuidad sexual y la relaciones de riesgo repetitivas sin protección suelen ser signo de la presencia de problemas emocionales subyacentes, aunque también pueden reflejar un estilo de vida al límite - los adolescentes que asumen riesgos en algunos aspectos de su vida tienden a asumirlos en otras facetas de la misma.












Los diez problemas más graves entre los adolescentes



1. Consumo de alcohol
. Lo hace, habitualmente, más del 60% de los jóvenes de 14 a 20 años. 




2. Iniciación en las drogas
. Según datos del Plan Nacional sobre Drogas, el 31% de los adolescentes ha probado el cannabis. 





3. Embarazos no deseados
. Cada año se quedan embarazadas más de 18.000 menores de 19 años, según la Sociedad Española de Medicina de Familia. 



4. Acoso escolar o 'bullying'
por parte de sus compañeros. Ocurre, según diversos estudios promovidos por el Ministerio de Educación, en hasta el 12% de los alumnos no universitarios. 





5. Trastornos de la imagen y la alimentación
. Anorexia, bulimia nerviosa… Las sufren el 3% de las adolescentes españolas, según el Ministerio de Educación.
 



6. Malos tratos
. Una cuarta parte de las denuncias interpuestas por mujeres que sufren malos tratos son de menores de 20 años. 




7. Problemas derivados del mal uso de Internet
. La adicción a Internet afecta, sobre todo, a chicos mayores. Según un estudio publicado en "Evidencias de Pediatría", son jóvenes que dedican más de 20 horas semanales a la web y la utilizan para jugar "on line". 




8. Sectas y socioadicciones
. Según el Instituto de Sociología Aplicada, en España hay 150.000 jóvenes que pertenecen a sectas. 




9. Depresión y trastornos emocionales
. Responsables del 10,75% de las muertes de adolescentes, según el Instituto de la Juventud (INJUVE.) 




10. Accidentes de tráfico
. Son responsables del 33% de los fallecimientos de jóvenes, según estudios del INJUVE.












PROBLEMAS DE LA ADOLESCENCIA EN LA ACTUALIDAD


 
Los principales problemas actuales de la adolescencia son



 
1    Faltan valores. 

2)     Faltan ideales. 

3)     Faltan modelos a seguir. 

4)     Falta interés en la actualidad. 

5)     Falta interés en los problemas del país. 

6)     Falta interés en las soluciones a dichos problemas. 

7)     Falta interés en la historia. 

8)     Falta educación. 












 
Los problemas más 

frecuentes
 
que pueden atravesar los 

adolescentes son:







Problemas 

emocionales
:




Que adolescente no se ha sentido tan triste que ha llorado y deseado alejarse de todo y de todos; pensando que lo vida no merece la pena vivirla.
 
Estos sentimientos pueden dar lugar a un estado depresivo que puede esconderse bajo excesos alimenticios, problemas para dormir y preocupaciones excesivas sobre su apariencia física. También pueden expresarse estos trastornos
en forma de miedos o ataques de pánico
.













Problemas de 

conducta
:


Por un lado los adolescentes desean que sus padres sean claros y les suministren límites precisos pero cuándo esto se realiza, ellos sienten que le quitan la libertad y no le permiten tomar sus propias decisiones. 

Se producen desacuerdos y muchas veces los padres pierden el control no sabiendo que les está pasando a sus hijos, ni donde están.

Por lo tanto, es importante que los padres pregunten y conozcan donde están sus hijos, con quién están y adonde van. Y los hijos informen a sus mayores.








Problemas escolares:



Muchas veces los adolescentes rechazan ir al colegio expresando así una dificultad en separarse de sus padres. Esto se puede expresar en forma de “dolores de cabeza” o “estómago”.


Otros de los problemas puede ser la dificultad de integración al grupo de pares o conflictos con algún alumno, puede estar siendo acosado por algún compañero. Todas estas situaciones pueden hacer que concurrir al colegio se convierta en una experiencia solitaria y amenazadora.


Otros problemas pueden estar asociados a estados depresivos, ansiosos y a la falta de confianza en sí mismos para encarar los desafíos del aprendizaje escolar y el de hacerse de amigos.



Estos problemas emocionales afectan al rendimiento escolar, pues es difícil poder concentrarse en la tarea cuando se está preocupado por uno mismo, los problemas familiares o de amistades.









Problemas sexuales: 



A veces los adolescentes son tímidos y están preocupados por su físico y esto lleva a que no hagan preguntas acerca del sexo a sus mayores. En otras oportunidades pueden recibir información errónea de sus amigos y compañeros.


En otras ocasiones, puede ocurrir que sus experiencias sexuales las realicen en situaciones de riesgo de embarazos no deseados o de posibles contagios de enfermedades de transmisión sexual.
 
El frecuentar situaciones de riesgo puede indicar problemas emocionales o reflejar una necesidad de vivir al límite.


Para prevenir dichos problemas sexuales es importante que los padres, docentes, médicos de cabecera o centros de orientación familiar, ofrezcan a nuestros jóvenes la adecuada información y orientación sexual.








 
Problemas con el uso
 
de alcohol, drogas y 

pegamento
:
 



El alcohol es la droga que mayor frecuencia causa problemas en los adolescentes. Los padres deben estar atentos a cualquier cambio repentino y grave de conducta de sus hijos.

La mayoría de las dificultades en la adolescencia no son ni graves ni duraderas, pero el adolescente tiene que pasar por alguna de ellas para constituirse en un ser libre e independiente con un proyecto de vida.

Los padres todavía cumplen un papel importante brindando una base segura a sus hijos. Para ello tienen que ponerse de acuerdo entre sí sobre como están manejando las cosas y apoyarse el uno al otro. No hay que realizar alianzas con el hijo, contra el otro progenitor.


Los padres son los que mantienen a sus hijos, por eso ellos tienen que decidir cuáles son las reglas del juego aunque a veces puedan ser negociadas y acordadas entre padres e hijos. Dichas reglas deben ser razonables y serán menos restrictivas cuándo el adolescente se haga más responsable.


Se debe mantener un diálogo fluido y permanente con los hijos así ellos podrán acudir a nuestro encuentro cuándo lo necesiten. Para ello es preciso que se sientan escuchados, no criticados y no avasallados.


Diálogo y escucha, dos principios fundamentales para afrontar todos los cambios que se suceden en este maravilloso momento de la vida de nuestros hijos.
 
 
 






 
 
Cómo educar al adolescente


 
Cuatro ideas para educar a adolescentes en la afectividad


El desarrollo sentimental y emocional del adolescente requiere amor, un amor consciente; es decir, amar y ser amado. Es una necesidad primaria que requiere la autoconservación de todo individuo humano como expresión de un desarrollo psicológico y personal equilibrado.

 
1.- Hay que recordar que la identidad sexual se adquiere primeramente en el ámbito familiar como resultado de un proceso interior, no consciente, fruto de la experiencia con los modelos femenino y masculino presentes. Es allí donde aprendemos a ser y sentir y a vernos aceptados y respetados como hombres o como mujeres.


  2.- Hay que enseñar a respetar y a cuidar el propio cuerpo y el de los demás mediante el pudor. Más allá de la higiene sexual debida, hay que dar a conocer que el cuerpo es también el vehículo que nos permite vivir y expresar nuestra intimidad personal. Nuestro cuerpo es parte de nuestra persona. 

El impudor consistiría en presentar a los demás nuestro cuerpo como un objeto sexual, en destacar lo estrictamente sexual para llamar la atención de los otros. 

Es importante que nuestros hijos e hijas vistan a la moda pero a la vez con decencia. Y corregirles para que no hablen soezmente.


 3.- Hay que desechar aquellos libros y revistas que expliquen la fisiología de la relación sexual fuera del contexto del amor. Amar es lo que nos diferencia de los animales. Ellos no se casan nosotros sí. 

Educar para la amistad y el amor interpersonal es necesario para un desarrollo sano del impulso sexual. Hay que prevenirles del chantaje que constituye tener relaciones sexuales fuera de su ámbito natural que es el matrimonial.




  4.- Hay que vacunar a nuestros hijos e hijas contra el hedonismo ambiental y educarles en la responsabilidad. 


Esto exige revalorizar el verdadero significado humano del placer sexual sin reducirlo únicamente a su dimensión placentera, olvidando que tenemos que usar con responsabilidad ese "valor añadido" del don de la vida cuyas fuentes no debemos cegar.
 
Se debe rescatar el sentido de compromiso y entrega total del encuentro sexual y abandonar la falacia de la simple necesidad física, porque las personas somos seres complejos y nuestras necesidades también.















Enseñemos a Nuestros Hijos a Pensar en forma Positiva y Realista

Uno de los grandes problemas a los cuales nos enfrentamos cotidianamente se refiere a la existencia de un humor depresivo, de ausencia de valoración de logros y de comparación con los demás, lo que generalmente nos causa frustración.

Esta forma de pensar nuestros problemas, por lo general ha sido transmitida a través de las generaciones, por lo tanto tenemos el riesgo de enseñarle a nuestros hijos una manera de planificar su vida de manera poco esperanzadora.

Es difícil enfrentar las obligaciones diarias y el estrés que éstas nos causan, pero no deja de ser significativo que han aumentado las estadísticas sobre depresión en la infancia.
Como una forma de enfrentar el problema, se ha intentado rescatar la importancia de las emociones, especialmente las positivas como una forma de resolver las dificultades diarias.

De esta manera, los conceptos como autoestima o inteligencia emocional, entre otros, se incorporan en lenguaje común, escapándose de los ámbitos de la investigación.

A pesar del creciente interés por estos temas, todavía no se han incorporado métodos concretos en la crianza. Y aún sabiendo que cada persona es distinta, quisiera exponerles algunos consejos que podrían ayudarles.


Por lo general, cuando estamos con nuestros hijos tendemos a evitarles el sufrimiento, pero esto no los ayuda...evitar hablar de nuestras dificultades o de los problemas que observan diariamente en la televisión y en el Colegio, los deja sin repertorio para reflexionar y actuar.No los fortalece. 

Otro ejemplo, es la tendencia a pensar que alabarlos por todo y reforzar su conducta es una forma de desarrollar su autoestima, pero esta conducta no los ayuda como deseamos; .es importante alabarlos, pero también ser realistas, pues cuando se enfrentan a otros contextos, por ejemplo el Colegio, el refuerzo no es la conducta más frecuente, pues existen niños que realizan actividades mejor que ellos . 


Además, el refuerzo usado sin discriminación dificulta la motivación por alcanzar nuevos logros, pues siempre buscarán un resultado inmediato a lo que hacen.
Una ayuda bastante útil es ayudarles a los niños a ser objetivos en su modo de pensar. Cuando generalizamos lo bueno o malo, les enseñamos a pensar de manera dicotómica, es decir en blanco y en negro.


Es distinto decir "siempre eres desordenado", que decir: " hoy, cuando fui a tu dormitorio no lo ordenaste"; "eres desobediente", a manifestarle " no obedeciste el horario y llegaste tarde".


Ellos deben hacer la diferencia entre lo que hacen y sus consecuencias y lo que no hacen y sus efectos.

Por último, ser precisos les ayuda a ser realistas y rescatar emociones positivas como la intención de cambiar , que una emoción más esperanzadora. Pues les enseña que el cambio depende de su voluntad no de efectos externos, que es la clave de un pensamiento positivo.

Un pensamiento positivo para que se prolongue en el tiempo debe manifestarse en acciones que lo refuercen por nuestra voluntad y esfuerzo, por lo tanto, al generalizar impediremos que nuestro deseo se concrete, pues las metas serán demasiado altas.










 
Aprender a decir que no


La capacidad para decir que no está basada en la seguridad en sí mismo y ésta en la solidez de la relación que hayamos establecido con nuestro hijo. 

Uno de los eventos más difíciles de enfrentar es " aprender a decir que no" ante la petición o exigencia de los demás. Desde pequeños nos han enseñado a ser obedientes y complacientes en todo, en particular con los adultos; siendo considerada esta actitud como un signo de buena educación. 



Sin embargo, tal actitud de aceptación de la autoridad "a ciegas" puede ser un punto desfavorable en el momento de prevenir el consumo de drogas.


Sabemos que la disciplina y la aceptación de nuestro rol como autoridad es importante para el cuidado de los niños.
 

Pero, también es importante reconocer que éste no puede ser impuesto de una manera indiscutible, somos nosotros las primeros modelos y nuestro hijo nos creerá en la medida que seamos consistentes con ellos. No sólo porque somos sus padres.


La capacidad para decir que no está basada en la seguridad en sí mismo y ésta en la solidez de la relación que hayamos establecido con nuestro hijo. 













Cómo ayudar a nuestro hijo

No es sólo decir que no, sino también brindar estrategias para que él pueda hacerlo. Es importante que el niño aprenda a resistir la presión de los pares, para lograrlo es vital establecer una relación de confianza. 


Aceptarlo, a pesar de sus problemas y tener expectativas concretas acerca de sus logros, para que pueda sentirse valorado por cada esfuerzo que realice.


Decir que no, es aprender a rechazar una oferta de manera confiada y no violenta. Planteemos el tema en la mesa, hablemos de drogas y que éstas no serán ofrecidas en grandes cantidades. Aceptemos el tema.



No cuestionemos. Nuestro hijo requiere de apoyo, apoyemos sus consultas....escuchemos: ¿qué conoce sobre drogas?, ¿qué nos puede sugerir para enfrentar un ofrecimiento de consumo?.


Su confianza en nosotros es nuestra mejor herramienta. Ayudémoslo a establecer relaciones profundas y estables con otros. Esto le enseñará a ser selectivo y a buscar ayuda en alguien que realmente sea un buen amigo.....decir que no, a veces es más fácil si otro nos acompaña.

Por último , la consistencia que le entreguemos será relevante para darle un mensaje útil, revisemos nuestra conducta, por ejemplo ¿qué le estamos enseñando si cada vez que vamos a una fiesta consumimos alcohol, especialmente en exceso?¿asociará pasarlo bien y consumir drogas?.

La mejor manera de ayudar a nuestro hijo es a través de la prevención y ésta es tan simple como decir que no de una manera segura, aunque tenga que decirlo ante un pequeño ofrecimiento de droga o alcohol "para probar". 










 
Aprendiendo a vivir con tu adolescente


Aprender a expresar nuestros sentimientos 


- De saber que el conflicto y el roce son parte de la vida en común 

-Saber que para lograr el cambio de conducta se necesita de un trabajo constante 

- Dejar abiertas permanentemente las puertas de la comunicación con nuestros hijos (as) 

- Dejarlos decidir, pero sabiendo siempre que ellos son los principales responsables de sus actos y que tendrán que asumir sus consecuencias 

- Recordar que nosotros también fuimos jóvenes 


- Negociar y negociar, esa es la herramienta de oro para no romper la delgada línea que separa el respeto de la autoridad. 















Hablando con los Adolescentes Sobre
 S-E-X-O

Los adolescentes son curiosos y sus hormonas están en efervescencia. Los mismos estarán experimentando sentimientos y emociones con las cuales nunca antes han tenido que lidiar. 

Y, enfrentémoslo, la mayoría de ellos/as harán exactamente lo contrario a lo que usted les aconseje. Pero ésto no significará que no serán capaces de comportarse responsablemente. 

No obstante, si usted limitara el conocimiento sexual de sus hijos/as, utilizando una actitud de "si no saben nada al respecto, no lo harán" , podría estar perjudicándolos en lugar de beneficiarlos. 


Los adolescentes tendrán sexo sin importar si usted lo permite o no. Algunos decidirán que preferirán esperar o abstenerse por razones morales o religiosas. 








Desarrollando una Buena Relación 


Es muy importante mantener una comunicación abierta con sus hijos. También es importante acordarse de no darles sermones. 

El hecho de no decirles qué es lo que deben pensar es lo mejor para ellos; pero sería esencial que les contara las experiencias de cuando usted fue adolescente.
 
¿Qué clase de problemas tenía?. ¿Cómo pudo lidiar con ellos?. ¿Qué pensaba de sus padres cuando éstos trataban de ayudarla/o (o evitar alguna situación de manera conjunta)? .









 
Dé un Buen Ejemplo

No olvide que sus hijos aprenden de lo que ven, no sólo de lo que oyen; es por ello que debería asegurarse de dar buenos ejemplos para que ellos pudieran tomarlos como referencia. 

Cerciórese de tratar a los demás con respeto y de actuar responsablemente en todas sus relaciones. 

Enséñele a su hija a estar preparada para afrontar las circunstancias de la vida y explíquele que puede decir que no al sexo, a las drogas o a cualquier otra cosa que no quisiera hacer sin tener que sentirse culpable por ello.





 
Conozca a su Amigos

Por otra parte, usted debería conocer a sus amigos. Incluso si nunca los hubiera visto, al menos debería saber sus nombres y la manera en la que su hija/o conoció a sus amigos. Si salieran a divertirse, pregúnteles a dónde van, con quién y cuándo volverán a casa. 


Para poder lograr que sus hijos se sientan cómodos con estas preguntas y le obedezcan, usted también debería seguir esta regla. Si decidiera establecer un toque de queda, incluya a sus hijas/os adolescentes en el proceso a través del diálogo abierto. 


Si sus hijos adolescentes pensaran que son parte del proceso de toma de decisiones, será más probable que respeten las reglas.
 
Si su hija/o de 12 o de 13 años comenzara a mostrar interés en salir a divertirse o en tener novio; usted debería animarlos a salir junto a un grupo de amigos en lugar de en una cita de a dos. 









La Importancia de la Educación




Otra
área sumamente importante en la vida de un adolescente es la escuela. 

Para muchos adolescentes, la escuela pasa a ser un lugar para socializar con otros jóvenes en lugar de ser un sitio donde pueden aprender, una vez que cumplen los 13 años más o menos.
 
Anime a su hija/o a que balancee ambos aspectos. Muéstreles la importancia de tener una buena educación y todas las oportunidades que existen para aquellos que poseen un alto nivel en materia educativa. 

Lo más recomendable sería que investigara sobre diferentes universidades o escuelas superiores que se encontraran fuera del área en la cual reside o incluso aquellas emplazadas en el extranjero.
 

Muchos adolescentes no pueden esperar para comenzar a vivir las aventuras que les depara la vida. El hecho de saber que tendrán innumerables y emocionantes oportunidades en un futuro cercano podría ayudarlos a realizar las elecciones más apropiadas en sus vidas. 

















Factores que influyen en el inicio de la sexualidad adolescente   


El embarzo en jovenes en la actualidad, aumenta asombrosamente devido a las actitudes tomadas por los jovenes en la actualidad, la poca conciencia que toman y la necesidad de experimentar nuevas sensaciones al igual que los grupos de amigos con los que socialisan, son las razones por que los jovenes son orillados a experimentar del sexo antes de tener una madurtez necesaria para rasonar las concecuencias que puede traer la decición de tener sexo con una pareja.

 
          Tambien nuestros padres por no tener un conocimiento sobre el tema o por verguenza de tratar estos temas de sexualidad con sus hijos les niegan la saviduria que ellos poseen, los padres de la actulidad deven de tener tiempo para hablar con  sus hijos de las deciciones que tomen y que deven tener una resposabilidad por cada decicion que tomen como individuos productivos de una socidad tan abierta a los cambios.








Riezgo en embarzo en adolecentes

Los riegos que puede traer un embrazo no esperado o anticipado puede que gaste la salud de la joven que esta embarazada la joven probablemente no esta sexualmente preparada para dar a luz a una vida o para soportar los largos y duros nuve meses de mebrazo.

    
Mientras que en los jovenes la presion de trabajar y ser padres a tan poca edad y ser responsable, ya de la vida de una familia es poco saludable para un joven. 
 
Sin contar con los problemas sociales que hay que soportar y los problemas familiares si es que la familia de los jovenes involucrados no le dan el apoyo a la joven pareja que esta intentando darle una vida aun ser humano, tam bien hay que tomar encuenta las tensiones que surgen en la pareja por no tener la madurez necesaria ´para soportar ese tipo de presion.









Consecuencias que trae el embarazo adolescente


 
  Las concecuencias que puede traer el embarazo en jóvenes es desintegración familiar una vida infeliz e inclusive llegar a utilizar drogas como un recurso totalmente desesperado.


    Tener sexo y procrear una vida puede que lleve a una vida de insatisfacciones si es que los padres no estan preparados para traer una nueva vida.
 


    Se debe tomar encuesta que los padres jóvenes no disfrutan de la flor de su vida a lo que lleva que los jovenes y su poca madurez podría llevarlo a tomar varias decisiones que podría orillar a que la pareja decida vivir sin el apoyo de cónyuge.














 
Los Adolescentes: el Alcohol y Otras Drogas

Algunos adolescentes experimentan un poco y dejan de usarlas o continúan usándolas ocasionalmente sin tener problemas significativos. 

Otros desarrollarán una dependencia, usarán luego drogas más peligrosas y se causarán daños significativos a ellos mismos y posiblemente a otros.



La adolescencia es el tiempo de probar cosas nuevas. 

Los adolescentes usan el alcohol y las otras drogas por varias razones, incluyendo la curiosidad, para sientirse bien, para reducir el estrés, para sentirse personas adultas o para pertenecer a un grupo. 


Es difícil el poder determinar cuáles de los adolescentes van a experimentar y parar ahí, y cuáles van a desarrollar problemas serios.
 







Los adolescentes que corren el riesgo de desarrollar problemas serios con el alcohol y las drogas incluyen aquellos:


  • con un historial familiar de abuso de substancias

 

  • que están deprimidos

 

  • que sienten poco amor propio o autoestima

 

  • que sienten que no pertenecen y que están fuera de la corriente






Los adolescentes abusan de una variedad de drogas, tanto legales como ilegales. Las drogas legales disponibles incluyen las bebidas alcohólicas, las medicinas por receta médica, los inhalantes (vapores de las pegas, aerosoles y solventes) y medicinas de venta libre para la tos, la gripe, el insomnio y para adelgazar. 


Las drogas ilegales de mayor uso común son la marijuana (pot), los estimulantes (cocaína, "crack" y "speed"), LSD, PCP, los derivados del opio, la heroína y las drogas diseñadas (éxtasis). 


El uso de las drogas ilegales está en aumento, especialmente entre los jóvenes o adolescentes. Primero el uso de la marijuana ocurre en la escuela intermedia (middle school) y el uso del alcohol puede comenzar antes de los 12 años. El uso de la marijuana y el alcohol en la escuela superior (high school) se ha convertido en algo común.


El uso de las drogas y el alcohol está asociado con una variedad de consecuencias negativas, que incluyen el aumento en el riesgo del uso serio de drogas más tarde en la vida, el fracaso escolar, el mal juicio que puede exponer a los adolescentes al riesgo de accidentes, violencia, relaciones sexuales no planificadas y arriesgadas y el suicidio.







Las señales principales del uso de alcohol y del abuso de drogas por los adolescentes pueden incluir:



  • Físicas: fatiga, problemas al dormir, quejas continuas acerca de su salud, ojos enrojecidos y sin brillo y una tos persistente.

 

  • Emocionales: cambios en la personalidad, cambios rápidos de humor, irritabilidad, comportamiento irresponsable, poco amor propio o autoestima, carencia de juicio, depresión, retraimiento y una falta general de interés.

 

  • De Familia: el comenzar argumentos, desobedecer las reglas, el retraerse o dejar de comunicarse con la familia.

 

  • En la Escuela: interés decreciente, actitud negativa, calificaciones bajas, ausencias frecuentes, faltas al deber y problemas de disciplina.

 

  • Problemas Sociales: amigos o pares envueltos con drogas y alcohol, problemas con la ley y el cambio dramático en el vestir y apariencia.
 







Las presiones de los amigos


En la medida en que sus hijos llegan a la adolescencia, ellos empiezan a pasar mucho más tiempo con sus amigos y mucho menos tiempo con usted.

 
Esto es normal. Los adolescentes con amigos se mantienen física y emocionalmente más saludables que aquéllos que no tienen amigos.

 
En los años de la adolescencia, los amigos son fuente de cuidado, respeto y confianza. Los amigos de sus hijos están atravesando por la misma etapa de desarrollo que sus hijos.

 
Actuando juntos son capaces de entenderse mutuamente, hablar de sus problemas y encontrarles posibles soluciones.
 
Los adolescentes escogen a sus amigos porque tienen intereses similares o para hacerse más populares. Sus amigos influyen en aspectos tales como la moda o las actividades en que participan--lo importante es ser parte del grupo.
 

Antes de tomar decisiones, los adolescentes a menudo se preguntan: "¿que pensarán mis amigos?" Esto no significa que sus decisiones sean estúpidas; significa, en cambio, que para ellos no es lo mismo hacer lo que se considera correcto y lo que los otros adolescentes consideran correcto. 


También significa que usted y su adolescente son capaces de identificar las diferentes consecuencias de un cierto tipo de comportamiento y evaluar tales consecuencias de distintas formas. 





Por ejemplo

  • No ir a la fiesta del sábado en la noche puede no ser un problema grave para usted, pero puede ser una de las peores cosas que le pueden pasar a un adolescente.

 

  • Aunque la ropa que sus hijos adolescentes usan y la música que escuchan pueden no resultar de su agrado, para ellos su ropa y su música son generalmente parte de su identidad. Los adolescentes necesitan recibir su guía con comprensión y respeto.

 

  • Para usted tener sexo antes del matrimonio puede ir en contra de sus valores y su religión, mientras que es posible que su hija adolescente piense que no tener sexo podría hacerle perder a su novio.













¿Es conveniente o no que nuestras hijas adolescentes tengan novio?

Una de las etapas más difíciles con la que se enfrentan los padres, es la adolescencia, sobre todo cuando nuestras hijas quieren iniciar un noviazgo. 


En los últimos tres años, he impartido pláticas dirigidas a mujeres adolescentes y a sus madres, acerca de si es necesario tener novio durante la etapa de la adolescencia. 


Una de las mayores experiencias para las madres, es darse cuenta de que muchas de las hijas reconocen de qué forma negativa puede afectar el noviazgo en sus vidas; pero más interesante es cuando las adolescentes platican el por qué desean tener novio.

El tema del noviazgo en la adolescencia debe ser tratado antes de las hijas conciban la idea de tener novio (entre los once y trece años). Ahora hay hijas que por ellas mismas no son “novieras” (coloquialmente hablando), puesto que están tan involucradas con la escuela que muestran poco –o nulo- interés en iniciar una relación de noviazgo.
 

Pero, aun siendo el caso, es de suma importancia el llevar a cabo conversaciones que versen sobre el tema del noviazgo y las relaciones afectivas y/o amorosas, para así lograr apertura en la comunicación. 

Si lo anterior no ocurrió de esta manera y las hijas ya tienen novio, es necesario aconsejarlas y establecer un lazo de confianza.













El propósito de este artículo se basa en el hecho de compartir con ustedes algunas sugerencias para iniciar conversaciones acerca del noviazgo en la adolescencia.





1. Hablar con sus hijas antes de tener novio.

2. Establecer reglas de común acuerdo y el por qué: el novio debe estudiar o trabajar, el novio no debe ser un alcohólico o usar drogas, el novio no debe de abusar emocional, sexual o físicamente.

3. Qué edad se recomienda para comenzar un noviazgo.

4. Visitas del novio, horarios y explicar el por qué de estas normas.

5. Cuáles son los comportamientos apropiados que se deben seguir con la pareja y por qué.

6. Hablar si los celos son señal de amor.

7. Saber decir No.

8. Por qué quieren tener novio y cuáles son las ventajas y desventajas.

9. ¿Qué carrera quieren estudiar? ¿A dónde quieren viajar? ¿Cómo se pueden lograr estas metas y de qué manera puede afectar un noviazgo prematuro en la realización de los sueños de nuestras hijas?
Las fiestas de los adolescentes


A muchos padres les da miedo el solo hecho de pensar en las fiestas que hacen los adolescentes. Sin embargo, si se planean bien de antemano, pueden ser divertidas y seguras al mismo tiempo.





Aquí les damos algunas sugerencias para cuando su adolescente prepare una fiesta en su casa:

 

 

  • Haga que su adolescente escriba una lista de invitados. Tenga cuenta que una fiesta grande puede escapársele de las manos más fácilmente.

 

  • Considere el lugar.

 

  • Ayude a decidir cómo hacer las invitaciones que deben decir que a la fiesta sólo se puede ir con invitación.

 

  • Hablen sobre la comida, bebida y actividades. Ponga las bebidas alcohólicas y los objetos de valor bajo llave.

 

  • Establezca un plan para los que vengan sin invitaciones. Salude a los jóvenes cuando lleguen.

 

  • Especifique que no se permitirá el uso de alcohol o drogas. Cuando entren, los jóvenes pueden dejar sus mochilas y bolsos en un lugar preestablecido. Avíseles que si alguno de ellos trae sustancias ilegales, incluso alcohol, usted llamará a sus padres de inmediato.

 

  • Nunca los deje conducir si han bebido alcohol. En Minnesota, si una persona mayor de 21 años le sirve alcohol a un menor de 21 años a sabiendas de que es menor de edad, puede ser legalmente responsable por los daños causados por el o la menor.
 





Cuando la fiesta no es en su propia casa, ahora tenemos algunas sugerencias. Pregunte:


  • ¿Dónde es la fiesta?

 

  • ¿Quiénes van a estar allí?

 

  • ¿Qué van a hacer?

 

  • ¿A qué hora empieza y a qué hora termina?
 

También puede llamar a los padres dueños de casa para asegurarse de que sus hijos estarán allí, aún si su hijo o hija no quiere que usted lo haga. Pídales que, por favor, le avisen a usted si sus planes cambian. 









Ser madre o padre de un adolescente





La adolescencia es una de las etapas más complicadas en la vida de los humanos, no solo para los adolescentes, sino también para los padres. 


Habrá momentos en que te parecerá que una persona irreconocible ha ocupado el puesto de tu hij@ y añorarás un pasado más fácil en cuanto a la disciplina se refiere.


Pero es importante recordar que durante la adolescencia nuestros hijos aprenden a ser su propia persona, a tomar decisiones ellos solos, a convivir más con sus compañeros, a vivir situaciones de amor correspondido o amor no correspondido y, en definitiva, a servir como ser independiente en el mundo.



Es una tarea tan importante para su futuro como adulto, como complicado y hay que respetar su forma de afrontar los retos de esta edad y, en la mayor medida posible, comprender su complejidad.

 

Es fácil desesperarse cuando vemos a nuestros hijos tambalear entre la dependencia de un niño y la independencia de un adulto según el desafio del momento, pero hay que armarse de paciencia e intentar no dejarle ver nuestra frustración. 



No podemos trasladar (todavía) nuestras reglas y soluciones de adultos a los problemas y situaciones de nuestros adolescentes. 


Los adultos afrontamos los retos con un sentido mucho más desarrollado sobre quiénes somos, cuáles son los valores importantes, qué deseamos y cómo lo conseguimos. 



Pero no podemos - ni debemos intentar - trasladar este sentido (logrado después de muchos años de aprendizaje personal y profesional) a nuestros hijos. No debemos imponer nuestra manera de hacer las cosas o arreglar situaciones difíciles, por mucho que estemos más preparados para ellos para hacerlo. 



Podemos - y debemos - escuchar, aconsejar, ayudar o ensayar con ellos. Pero nada más. Tienen que aprender, y debemos respetar su manera de hacerlo en la mayor medida posible.



Errores, falsos inicios, opiniones equivocadas, acciones impulsivas, obsesiones pasajeras, lealtades cruzadas, fracasos..... todo forman parte de este aprendizaje.
 
Los adolescentes no solo tienen que aprender la respuesta correcta a una dada situación, sino que tienen que comprender el valor de esa respuesta y esto es algo que a veces solo se aprende a través de la experiencia. 



Es un camino complicado, confuso y difícil, que requiere la comprensión y el apoyo de madres, padres, y familiares mayores. 



Adolescentes que se sienten capaces de contarles a sus padres sus temores, sus fracasos y sus aspiraciones sin ser juzgados, tienen mucho más posibilidades para convertirse en adultos seguros y buenas personas que aquellos adolescentes que sienten la necesidad de esconderles todo a sus padres. 




Nuestro reto como padres de adolescentes es mantener abiertas las vías de comunicación, trasladar nuestras inquietudes a nuestros hij@s sin predicarles, aprender a explicar nuestra postura sin menospreciar la suya, respetarles y conseguir que nos respetan, contar hasta diez antes de gritar... 
















Prevenir que tu adolescente consuma drogas


Cuando se trata del consumo de drogas es mucho mejor prevenir desde el principio que luego tratar una adicción. 





Pero ¿
cómo pueden los padres prevenir o impedir que sus hijos adolescentes consuman drogas? 



Es complicado, y la última decisión sobre si consumir drogas o no solo puede ser tomada por nuestros hijos, pero sí podemos ayudar a que sean responsables y sepan las consecuencias del posible consumo. Y también darles armas para rechazar. 










Aquí ofrecemos algunos consejos.

 
Sinceridad en todas las conversaciones relacionadas con la droga. 



Muchos de los que ahora somos padres hemos probado sustancias en el pasado, y es un error mentir a nuestros hijos adolescentes al respecto. Intenta no evadir la pregunta, ponerte incómodo ni tampoco responder con un "a tí ¿qué te importa?".
 


Ya hemos tratado la importancia de
lograr tener una buena comunicación con los hijos adolescentes. Y cuando se trata de un tema tan grande como el de la droga, es especialmente importante que su hijo pueda confiar en ti. 




Si intuye que mientas, perderás credibilidad




Además, reconocer que has tomado ciertas sustancias da mayor credibilidad a tu rechazo actual. 


Si eres uno de los que sí tomó en el pasado, utiliza la experiencia para darle información. Subraya los daños que hacen ciertas drogas y cómo afectan de forma negativa la capacidad de concentración (algo especialmente importante durante la adolescencia), de razonamiento y de relaciones. 

Hablale de casos reales, de posibles amigos que lo perdieron todo por culpa de una adicción.
 
 
Conviértate en aliado o aliada de tu adolescente.


 Si no sabe cómo decire que no, que te utilice a ti. "Mi padre me mataría". Si tiene algun contacto con una de las llamadas drogas blandas (tobaco, alcohol, hachis...), no le recrimines de forma automática. 



Es preferible que pueda compartir estas primeras ( y, en muchos casos, inevitables) experiencias para que tu puedas ayudarle a que no se conviertan en hábito. 

Si te conviertes en aliado/a (NO amigo, porque debes retener tu autoridad como madre o padre) en cuanto al consumo de drogas, se sentirá capaz de llamarte para que vayas a sacarle de una posible situación o fiesta que vaya fuera de control.
 

 
Conocer a los amigos de tu adolescente.




 Es importante conocer a los amigos - y si es posible los padres de los amigos - de tu hij@ adolescente. Esto te ayudará a seguirle la pista si está en una época evasiva o poco comunicativa.

 
Mantenerte en contacto con tu adolescente cuando no estáis juntos. A esta edad los teléfonos móviles son una gran ventaja. 


Envíale mensajes, dile que te llame a ciertas horas, o deja notas en tu casa si no vas a estar cuando llegue del colegio. Si pasas muchas horas fuera de casa, no dejes a tu adolescente solo en casa sin nada que hacer.
 








Búscale alguna actividad extraescolar, contrata clases particulares para que aprenda algún instrumento musical.... 



Hay estudios que indican que los adolescentes que tienen intereses y una vida ocupada tienen menor probabilidad de consumir drogas que los adolescentes que quedan en la calle o salen con amigos sin realizar ninguna actividad más allá que estar juntos. 






Si le gusta hacer deporte, anímale en todo lo que puedas.
 



El deporte supone un magnífico escudo contra las drogas.

Hablar con frecuencia sobre el tema de las drogas con tu adolescente.
 
Aprovecha programas de televisión para verlos juntos y comentar sobre los contenidos.
 

 
Crea un ambiente anti-droga en el hogar. 



Establece unas normas muy claras. En tu familia, nadie toma drogas. Esto no quiere decir que vayas a marginar a un hijo adolescente que te confiesa haber tomado alguna sustancia. 

Pero sí demuestra un rechazo colectivo al asunto, y que existen actividades más divertidas y sanas en las que emplear el tiempo. 
 



 
Organiza actividades en familia.



 Planifica alguna excursión y deja que tu adolescente colabora en la organización. 

Desayunar y cenar en familia, porque las estadísticas indican que niños que cenan habitualmente con su familia tienen menor probabilidad de liarse con las drogas.














 
 
¿Cómo saber si un hijo toma drogas?
 

 

Si sospechas que un hijo adolescente esté consumiendo drogas, hay algunos cambios de comportamiento o hábitos que nos pueden servir como pista. 


No obstante, es importante subrayar que ver en tu adolescente una o más de estas señales no significa que su hijo sea consumidor de drogas. 


A veces la propia adolescencia u otro tipo de problema que nada tiene que ver con el las drogas puedan ser la causa de un cambio de comportamiento o actitud específico.

Por otra parte, si crees que tienes motivo para preocuparte, y si durante un tiempo notas algunos de los cambios de personalidad, apariencia o comportamiento listados a continuación, es conveniente que hablas con tu adolescente y que busques ayuda profesional.
 







 
Cambios de comportamiento en el hogar relacionados con consumo de droga


  • Pérdida de interés en actividades familiares

 

  • Falta de respeto hacia las reglas familiares

 

  • Aumento o pérdida notable en su apetito

 

  • Falta de cumplimiento con las responsabilidades y tareas

 

  • Falta de cumplimiento con la hora acordada para llegar a casa

 

  • Tendencia a ser abusivo verbalmente o físicamente con terceros

 

  • Desaparacen cosas de valor o dinero en la casa

 

  • No quiere decirte dónde va

 

  • Ofrece excusas constantemente por mal comportamiento

 

  • Pasa mucho más tiempo en su habitación




Objetos raros en su habitación como: papel de fumar, pipas, discos de cristal, bolsitas de plástico...





 
Cambios de personalidad relacionados con consumo de droga


  • Signos de depresión. No quiere salir

 

  • Empieza a insultar a los demás miembros de la familia

 

  • Parece huir del ámbito familiar y de la gente a la que quiere

 

  • Parece muy enfadado o confundido

 

  • Sufre de paranoia o cambios muy bruscos y extremos en su estado de ánimo

 

  • Parece preocupado, argumentativo y negativo

 

  • Parece demasiado cansado o hiperactivo

 

  • Excesivo rebeldía

 

  • No parece tan feliz como antes

 

  • Ya no habla de sus problemas personales

 

  • Engaña, roba, miente

 

  • Cambia de amigos










Cambios en su aspecto físico


  • Huele a alcohol o marihana

 

  • Pierde o gana mucho peso de repente

 

  • No se lava, no se peina parece descuidado

 

  • No se preocupa por su aspecto físico

 

  • No duerme ni come mucho, por lo que tiene aspecto de cansado

 

  • Le falta energía
 






Actividades sociales
 

  • Empieza a fugarse del colegio

 

  • Abandona a sus viejas amistades y hace amigos que no conoces

 

  • Pierde interés en las actividades escolares y empieza a sacar peores notas

 

  • Se duerme en clase

 

  • Pierde concentración y le cuesta acordarse de las cosas

 

  • No hace sus deberes

 

  • Cuestiona la autoridad de sus profesores y de sus padres

 

  • Pierde interés en actividades deportivas u otros hobbies

 

  • Le cuesta concentrarse



 

 




LOS ADOLESCENTES PUEDEN DECIR NO AL SEXO
 


 

Decir no al sexo (abstinencia) significa que no hay preocupación por las enfermedades transmitidas sexualmente como la sífilis, la gonorrea o el SIDA. Algunas enfermedades transmitidas sexualmente causan dolor, esterilidad y hasta la muerte.

El sexo no hará más popular a su adolescente, no lo hará mayor, ni parte del grupo popular.






Como decir "No"

Su adolescente puede decir "No" al sexo y seguir teniendo amigos.
 


Aquí le decimos como:

"Me gustas, pero no estoy listo(a) para tener relaciones sexuales."


"Me gusta estar contigo, pero no estoy en edad para tener relaciones sexuales."
"Quiero esperar hasta que me case." 


Como padre, su adolescente depende de usted para aprender acerca del sexo y como relacionarse con los demás.

Esto puede ser duro para usted, pero su adolescente debe saber que las personas jóvenes que tienen relaciones sexuales corren mucho riesgo.





¿Por qué decir "No" al sexo?

Las relaciones sexuales pueden resultar en embarazo. Pregunte a su adolescente: 


"¿Puedes mantener a un niño tu solo(a)?"

"¿Estás dispuesto(a) a dejar tu escuela, tus amigos y diversiones para cuidar al bebé?"

"¿Estás listo para ser un padre soltero? una madre soltera?" 




  • Las niñas jóvenes tienen más problemas durante el embarazo.

 

  • Los bebés de madres jóvenes, solteras tienen más chance de nacer con problemas de salud serios.

 




Hay otras maneras de demostrar afecto como abrazarse, agarrarse de las manos o besarse.










 

Tips para hablar



Tome tiempo para hablar con su adolescente. 


  • Pregunte a su adolescente que piensa sobre el sexo.

 

  • Escuche sus ideas.

 

  • Tome sus sentimientos en serio.

 

  • No se burle de ellos.

 

  • Respete y confíe en su adolescente y ellos harán lo mismo.

 

  • Apóyelos, esté siempre ahí para ellos.

 

  • Sea honesto.







Hablarle a su adolescente acerca del sexo no es fácil. Usted puede sentirse apenado. Su adolescente puede no creerle, pero usted está demostrando interés en ellos. ¡Su adolescente vale la pena!

 

 

 

 

 

 

 

La familia es lo mas importante y cuidadoso que debemos tener. 

Tener una buena familia es construir una buena educación y formación para nuestro hijo.  La familia debe ser unida en todas las situaciones que la vida nos da.

En una familia debemos tener comprensión, respeto, dialogo, colaborarse y tratar que juntos las cosas se un poco mas fácil.
 
El reflejo de una familia se ve en las formaciones y educación de sus hijos, el deber como padres es tratar de darles a los hijos un buen ejemplo para que en el futuro ellos tengan una buena familia.









 
Tips  para una buena familia.


  • Respeto
  • Amor
  • Comprensión
  • Responsabilidad
  • Unión
  • Dialogo
  • paciencia

 



Valores de familia 


Los padres son uno de los modelos más importantes para los jóvenes que crecen. Ellos tienen una influencia enorme en sus niños. Los niños crecerán haciendo lo que sus padres hacen – en lugar de lo que dicen. 

Si no damos un buen ejemplo, no podemos esperar normas elevadas de nuestros niños.

  

 

 

Una palabra poderosa  

Algunos de nosotros tal vez nunca hayamos oído a nuestros padres disculparse con nosotros cuando estábamos creciendo.
 
Sin embargo, los padres también son humanos. Ellos no siempre aciertan. El decir a veces ‘lo siento’ puede ser la frase más fuerte, más poderosa.
  

 

PLAN DE ACCION
Aprender a disculparse con todos – ya sea un niño, padre, compañero o colega – siempre que se necesite hacerlo. 

 



Aprender a expresar los sentimientos


Trabajé con un mecánico. El decía, ‘¡Si no funciona, normalmente lo hago funcionar a golpes! Sin embargo, esto no anda muy bien con los niños o mi esposa. No sé explicar cómo me siento.’  

 

 

Si nosotros, como adultos, no podemos expresar cómo nos sentimos, nuestros niños tampoco aprenderán a hacerlo. Los sentimientos de desilusión, tristeza, frustración y dolor pueden estar encerrados dentro. 


Sólo se expresan como arranques de enojo. La gente necesita expresar cómo se siente antes de que estos sentimientos exploten y hieran a
alguien.  



PLAN DE ACCION
Decirle honesta y abiertamente a alguien cómo uno se siente – sin herir a nadie.
 
Hablar sobre la relación que tiene mayor significado para uno. Ser honesto consigo mismo. Los sentimientos no pueden herirlo a uno, pero el tratar de ignorarlos sí que puede.
 

 

 


Atesorar los recuerdos especiales  

 

 

 

Los recuerdos son importantes, ya sean felices o tristes. Es bueno recordarlos. Con los niños menores, ayudarlos a que hagan una caja de tesoros. 


Encontrar o hacer con ellos un receptáculo y pensar en un lugar especial para guardarlo. 


Ayudar al niño a que use su caja de tesoros para guardar artículos pequeños que tengan recuerdos especiales de diferentes acontecimientos. Si uno de los padres se está muriendo, ésta es una actividad a desarrollar juntos para ayudar al niño a recordarlo. 

 

 


Estar disponibles 

 

La gente siempre está ocupada. Los padres están ocupados. Las madres están ocupadas. Los niños están ocupados. 


Estamos todos ocupados, pero si no encontramos tiempo para compartir mutuamente, las cosas se interponen entre nosotros. Las buenas relaciones rara vez sólo suceden. Hay que hacerse del tiempo para desarrollarlas. 


PLAN DE ACCION Nuestras opciones reflejan nuestras prioridades. Asegurarse de que los miembros de la familia se tomen el tiempo para discutir problemas y preocupaciones. Las comidas compartidas son un fácil punto de arranque. 

 




Disfrutar juntos la diversión y la relajación 



 
Nunca hay suficiente tiempo en la vida. Sin embargo, es tan importante reservar tiempo de calidad para la familia. 



Si fuese posible, sugerir una hora de la semana cuando todos los miembros de la familia (o de la familia más amplia) puedan pasarla juntos – más tiempo si fuese posible. Permitir por turnos a cada miembro de la familia escoger cómo usar este tiempo. 





Una semana un niño puede escoger un juego, la madre puede decidir hacer bizcochos juntos, la abuela puede escoger un paseo. Todos comparten en esta actividad. 

 

 

El toque curativo  





A veces un abrazo cariñoso puede parar el sufrimiento y ayudar a sanar. Sin embargo, en algunas familias la gente simplemente no expresa sus sentimientos mediante el tacto. 




Los niños crecen creyendo que no es correcto abrazarse. Pero nosotros nunca dejamos de necesitar abrazos y caricias.  


PLAN DE ACCION Abrazar a las personas queridas – ¡pero sólo si ellos lo quieren! Ambos se sentirán mejor con esto. 

 




¿Qué ayuda a mantener una familia sólida?  


Reflexionar sobre estas palabras y lo que significan para uno: 




  • seguridad

 

  • amor

 

  • aliento

 

  • comprensión

 

  • justicia

 

  • paciencia

 

  • bondad

 

  • comunicación clara

 

  • gracia

 

 





La familia supone una profunda unidad interna de dos grupos humanos:

 
padres e hijos que se constituyen en comunidad a partir de la unidad hombre-mujer. La plenitud de la familia no puede realizarse con personas separadas o del mismo sexo.



Toda familia auténtica tiene un "ámbito espiritual" que condiciona las relaciones familiares: casa común, lazos de sangre, afecto recíproco, vínculos morales que la configuran como "unidad de equilibrio humano y social". 


La familia tiene que equilibrarse a sí misma. De esa manera enseña el equilibrio a los hijos. Ese equilibrio de la familia va a contribuir al equilibrio social.


La familia es el lugar insustituible para formar al hombre-mujer completo, para configurar y desarrollar la individualidad y originalidad del ser humano.






¿Por qué es tan necesaria e importante la educación familiar?



1.       Biológicamente.- Todo niño nace absolutamente inseguro, necesitado e incompleto. Cualquier cervatillo y nada más nacer se pone de pie y el ser humano tarde un año –aprox.- en andar.

 

1.       Psicológicamente.- En la medida en que un cerebro está más evolucionado más tiempo necesita para educarse y desarrollarse hasta llegar a la edad adulta. Porque tiene mayor número de zonas finas en toda su personalidad. No puede vivir sin la ayuda del adulto, sin la formación. 





 

1.       Su autonomía la alcanzará tras un largo proceso:



lactancia, niñez, adolescencia. No basta el hecho biológico.
 
Necesita desarrollar su inteligencia, voluntad, armonía, autonomía, autoestima: Nadie es nada si no se quiere a si mismo y nadie que no se quiera a si mismo puede querer a los demás. 


La autoestima es el motor del hombre. Esto solo lo logra en el Claustro protector de la familia. 


Los niños que crecen privados de un ambiente familiar, aunque crezcan físicamente, las deficiencias: psicológicas, afectivas, emocionales intelectuales y sociales son clarísimas.
 



1.       Sociológicamente.- El influjo de los padres es imprescindible. El niño aprende a saber quién es a partir de su relación con sus padres -personas que le quieren-. 


Nadie puede descubrirse a si mismo si no hay un contexto amor y de valoración. Proporcionan el mejor clima afectivo, de protección...


El niño aprende a ser generoso en el hogar. Protección,seguridad, aceptación, estima y afecto. Cinco aspectos que debe aportar la familia a todo niño. Lo que aprende el niño en la familia es determinante.




 

Tres anillos de formación de la persona:

  • Familia

  • Colegio

  • Sociedad. Es el que hoy tiene más poder. Absorbe a los otros dos anillos. Es necesario que los dos primeros anillos se unany apoyen juntos. La sociedad educa hoy, sobre todo a través de la TV, la calle, los amigos.




Muy importante: ver la TV con los niños y ayudarles a ser críticos frente a todo lo que nos ponen en la tele.Sin darnos cuenta se nos pegan los modales de la sociedad si no luchamos contra ellos, como se pega el olor a tabaco en el pelo y la ropa si estamos con personas que fuman..

El niño llega a ser alguien por la consideración, aprecio y valor que le dan los demás.

 

 



NADIE PUEDE SER UNO MISMO SI NO ES ALGUIEN EN SU CASA



La familia hoy más que nunca es la mayor fuerza personalizante contra la domesticación y el espíritu borreguil que amenaza al mundo de hoy. 


Mucha gente cree que es libre, nadie que no luche por su libertad es libre. Compran lo que les mandan, hacen lo que les mandan..




Gran interrogante::la falta de interés por la cultura y la formación. La verdadera cultura es la de la libertad, la de ser uno mismo. Se aprende a ser libre en la familia.


La familia: comunidad de personas creadas sobre el sólido fundamento del amor y no puede realizarse nada pedagógicamente sino a través del amor.



El vínculo de la sangre debe dar paso a otros vínculos más espirituales: el respeto, el amor, la felicidad, el disfrutar de la vida juntos, el ayudarse. Nuestros hijos nos brindan cada día ya a cada momento la oportunidad de convertirnos en los padres que hubiéramos querido ser.


En una familia sana todos recuerdan a todos sus virtudes y en las familias enfermas se está esperando para reprochar los defectos y limitaciones y hacerlo públicamente.






El ejemplo vivo de lo que somos es la única forma importante de influir en los demás



  • La sociedad es el desarrollo de la familia

 

  • La primera palestra de  la virtud está en la familia

 

  • Todos los pueblos hostiles a la familia terminan por un empobrecimiento del alma.

 






EDUCAR EN VALORES HUMANOS



La acción educativa es una orientación del niño hacia el mundo de los valores.


El niño tiene que responder a la pregunta ¿quién soy yo?.

Es imprescindible un sistema de valores que sirva de referencia.





 

VALORES DE SIEMPRE DE LA FAMILIA

 

 

1.       ALEGRÍA.- 


2.       RESPETO.- Trátale como si ya fuera tan buenapersona como tú quisieras que sea; dejar que el otro sea él mismo. "Eres tonto", se convierte en realidad.



3.       AMOR.- Como algo permanente. "Como no has aprobado ya no te quiero". Un niño necesita la seguridad en el amor para tener confianza en si mismo.


4.       HONRADEZ.- Que los demás puedan confiaren nosotros


5.       VALENTÍA Y VALOR.- Tesón, saber encarar las cosas, afrontar lasdificultades. El no carecer de nada es un lastre en la educación. 

En la medida en que estás haciendo lo que no te gusta pero te conviene , en esa medida te estás formando.


6.       ESPERANZA.- Actitud mental positiva, creeren lo que se está haciendo.


7.       GENEROSIDAD .- Deseosde hacer el bien, de salir de uno mismo, de ayudar a los demás.


8.       DAR SENTIDO A LA VIDA .- Espiritualidad, metea Dios en tu vida.


9.       EDUCA A TUS HIJOS EN VALORES .- No admitir que los demás leprogramen el cerebro.. Si no le educas tú , le va a educar la calle, la tele...


10.    LA SAGACIDAD .- Estar bien despiertosy descubrir las alarmas de la sociedad: la droga...

 








 La conducta antisocial se está convirtiendo en un problema serio entre la infancia y la adolescencia.



Causas de la conducta antisocial

Suele aparecer en niños de familias marginales o muy inestables. Es frecuente que ellos, a su vez, hayan sido víctimas de malos tratos o de abusos sexuales. 

Los trastornos mentales graves (esquizofrenia, paranoia, trastornos de la personalidad) o anormalidades neurológicas suelen abundar en sus entornos familiares A menudo vemos trastornos de la conducta en niños que presentaban TDAH.. 

Evolución

Las conductas antisociales tienen, a menudo, consecuencias inmediatas serias tanto para el que las lleva a cabo (expulsión de la escuela, clima familiar alterado, hospitalización...etc) como para aquellos con los que interactúa (padres, maestros, compañeros...etc). 

Aparte de estos efectos inmediatos, las consecuencias a largo plazo son también lamentables, ya que los problemas de estos jóvenes suelen continuar en la vida adulta aumentando, con ello, el riesgo de una mala adaptación personal y social.

Hay un conjunto de medidas problemáticas tales como pelearse, desobedecer, mentir, robar, que los padres y maestros deben afrontar en el curso del desarrollo normal. 
De todas formas, lo más significativo de las conductas antisociales en los niños normales, es que tienden a desaparecer durante el desarrollo y/o en respuesta a las actuaciones de los padres, maestros y compañeros. 
Su persistencia e intensidad extrema es lo que les da carácter de disfunción clínica. 


Diversa investigaciones citadas por Azrin (1.988) concluyen:

  1. Las conductas antisociales tales como pelearse, negativismo, destructividad, mentir y otras son relativamente frecuentes en distintos momentos del desarrollo normal. El hecho de que ocurran en proporciones significativas de niños, a menudo cerca de o sobrepasando la mayoría, significa que su mera aparición no es clínicamente significativa ni predictiva del curso futuro. 
  2. Muchas conductas antisociales declinan en el curso del desarrollo normal. Así pues, la significación de la conducta antisocial desde el punto de vista clínico puede proceder de varias consideraciones del desarrollo. El momento del desarrollo en que aparecen determinadas conductas y su curso y persistencia a lo largo del tiempo son relevantes para el pronóstico.

El inicio temprano y la amplitud de la perturbación (afectando diversas áreas de funcionamiento) así como su intensidad, son indicadores de mal pronóstico.

En este tipo de trastornos hay que temer complicaciones, en forma de problemas con la ley, traumatismos (peleas, etc.). En personas con estos trastornos, si persisten en la edad adulta, abunda también el número de muertes violentas.

El curso del trastorno es imprevisible. Son más leves los casos secundarios en los que el negativismo desafiante es consecuencia de un proceso tratable, como por ejemplo una depresión.

 

 

TRATAMIENTO DE LAS PERTURBACIONES DE LA CONDUCTA.

Son varios los tratamientos en los que existen pruebas empíricas acerca de su eficacia y que se revelan como prometedores para el tratamiento de los menores con problemas de conducta.

El adiestramiento educativo de los padres ha demostrado ser muy efectivo en disminuir la conducta agresiva y provocativa de los chicos. Después del entrenamiento de los padres, la conducta de los chicos con problemas de comportamiento (en casa y en la escuela) desciende hasta las mismas tasas de sus compañeros no problemáticos.

La terapia de conducta es muy efectiva (su efectividad aumenta aún más si se combina con el adiestramiento de los padres) para el tratamiento de conductas específicas. Tales terapias deben ser aplicadas en el marco de centros especialmente dedicados al acogimiento, tratamiento y reinserción de los niños con tales alteraciones.

En el negativismo desafiante las terapias cognitivas son un camino prometedor. Por ahora los datos disponibles demuestran que sus efectos sobre la conducta agresiva o los cambios conductuales sobre la vida diaria, son mejores que los que producen las terapias anteriormente citadas.

Farmacológicamente no se dispone de un tratamiento específico para el trastorno de conducta y/o para la conducta agresiva. La unión de técnicas de modificación de conducta y determinados fármacos (haloperidol/carbonato de litio, e incluso anfetaminas) ha producido modificaciones interesantes en conductas agresivas. Desgraciadamente estos cambios se han observado en casos puntuales, y no han demostrado ser permanentes.

 

 

 

TRASTORNOS ANTISOCIALES DE LA CONDUCTA


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
El ejercicio físico es necesario para la salud.